X

Río Negro: la UCR acorrala al PRO y le planta tres candidatos a la Gobernación

En Cambiemos reconocen el respaldo al diputado nacional Sergio Wisky, pero manejan otra alternativa por su bajo alcance. El planteo de un sector disidente en el macrismo.
En Cambiemos reconocen el respaldo al diputado nacional Sergio Wisky, pero manejan otra alternativa por su bajo alcance. El planteo de un sector disidente en el macrismo.
Por 10/05/2018 11:17

En la Casa Rosada apuntan a ganar la provincia que se transformó en uno de los desafíos por el bajo respaldo al Gobierno nacional en las últimas elecciones. Río Negro será uno de los objetivos a lograr para Cambiemos que ya tiene, por si acaso, cuatro postulantes anotados para la Gobernación. Tres de ellos son radicales, que aíslan al único macrista puro, a pesar del reconocimiento que tiene en la alianza.

Sentado junto a su compañera de banca, Lorena Matzen, en Allen, el mismo día que la familia Soria festejaba el triunfo en General Roca, en 2017, el diputado nacional Sergio Wisky lanzó su candidatura a gobernador. El anuncio del macrista, en medio de la euforia, generó una ebullición entre sus socios radicales que empezaron a moldear una alternativa con el ADN de la lista 3. La disyuntiva, si el barilochense -como algunos sondeos indican- no termina de consolidarse, se establecerá en la representatividad territorial de los intendentes.

 

 

Aníbal Tortoriello (Cipolletti) y José Luis Foulkes (Viedma) figuran en la lista de los que quieren competir por la provincia. El primero, después de destacar que se presentaría “si se lo piden”, se sumó al viedmense, quien había solicitado mesura, pero se anotó en la carrera y el último fin de semana -tras una cumbre en la localidad de Lamarque- reiteró sus pretensiones. En la jornada se pidió por la diputada Matzen, respaldada en los comités del Alto Valle.

Consultada por Letra P, Matzen agradeció la postulación, pero aclaró que todavía “no es tiempo de hablar de candidaturas”. Junto al presidente de la UCR rionegrina, Darío Berardi, y Foulkes, resaltaron el papel que debe jugar el partido que gobernó la provincia por 28 años e impidió, hasta 2011, que el peronismo -con sus aliados- llegara al poder. “Me siento alagada, pero creo que los tiempos se están adelantando demasiado. Es verdad que no me disgusta el cargo ejecutivo, pero no es el tiempo de largar”, sintetizó.

El próximo 30 de septiembre, se fijó la convocatoria de elección de autoridades de todos los comités radicales de la provincia. Esa jornada, también se elegirán convencionales y la renovación de la cúpula que hoy conduce Berardi para definir posteriormente la plataforma de 2019. A diferencia de la Coalición Cívica-ARI y el PRO, que fueron intervenidos en Río Negro, la UCR ya tiene los tiempos programados. Cuando las otras dos patas de Cambiemos oficialicen sus autoridades, se conformará la mesa provincial.

Como informó Letra P, la CC-ARI fue la última fuerza que ingresó al frente. Después de que la senadora Magdalena Odarda, hoy a cargo del partido Río y en permanente diálogo con el Frente para la Victoria (FpV), fuera echada, se intervino. El PRO continúa bajo el mando de Enrique “Quique” Braun y se espera por alguna novedad en el llamado a elegir autoridades.

“No es tiempo de hablar de candidaturas”, respondió el coordinador del Ministerio del Interior en la provincia, Juan Martín. “Es tiempo de trabajar”, insistió en contacto con este medio.

 

 

CANDIDATOS. Tortoriello llegó del ámbito privado como propietario de una poderosa empresa de logística y arribó a Cipolletti, la tercera comuna de la provincia, con impronta de una gestión exitosa. Así se proyectó como la esperanza del macrismo pese a negociar -en la previa de su triunfo- con el MAD, partido que responde al jefe del PJ, e intendente de General Roca, Martín Soria. Luego de unos primeros días complicados de gestión, avanzó bajo la sombra de la Casa Rosada y hasta se afilió al PRO. Hoy, con la impronta local, más la influencia de sus pares en el frente, se presenta como el principal competidor de Wisky.

Foulkes, experimentado intendente de la UCR, reconoció sus intenciones de pelear por la provincia. “Sí, tengo ganas de ser candidato. El hecho de tener la intendencia de Viedma, y de haber tenido varios años la posibilidad de administrar, me da tranquilidad”, respondió el viedmense a la consulta de Letra P. Igual, reconoció: “Me parece bien trabajar en cuestiones de partidos, pero otra cosa es molestar a la ciudadanía con quien es o no es candidato. Eso, primero, lo debemos resolver nosotros”.

Matzen, que llegó al Congreso por el acuerdo con el oficialismo provincial, Juntos Somos Río Negro (JSRN), se convirtió en una referente clave por su trabajo social y la presencia en las diferentes regiones de la provincia. Otro que se anotó fue el jefe comunal de Sierra Grande, Nelson Iribarren. Catapultado a la fama por su proyecto de instalar una planta nuclear, respaldada por el senador Miguel Pichetto, Wisky, y -en principio- por Weretilneck, deslizó que él también pretende participar de lo que hasta hoy sería una gran elección primaria.

REGLAS. En las elecciones del 2015, en las que Weretilneck y Juntos barrieran con Pichetto, la Legislatura rionegrina suspendió el sistema de primarias abiertas provinciales. En aquella oportunidad, con el respaldo del bloque Alianza por la Concertación, congeló el sistema que el oficialismo había apoyado. Es así como, si no existe una modificación, las PASO deberían implementarse.

En el último tiempo, trascendió la idea de instalar el sistema de balotaje. Si bien funcionarios reconocieron que estaba entre las posibilidades, no todos los actores están de acuerdo. “Creo que debe ser uno u otro, no las dos. Serían tres elecciones, más las municipales”, opinó Matzen.