JUDICIALES

Bonadío, el nuevo actor en la guerra fría entre Garavano y Lorenzetti

En el Ministerio de Justicia sostuvieron que no comparten la visión del juez federal, que los acusó de no tener reformas profundas en política criminal. En el Gobierno hablan de "cambios silenciosos".

En menos de 48 horas, el ministro de Justicia Germán Garavano recibió dos mensajes fuertes del Poder Judicial. El primero fue vivido en carne propia por el titular de la cartera de Justicia, cuando el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, lanzó un programa de reformas, y consultas, que desconoció al menos una docena de iniciativas impulsadas por la Casa Rosada, dentro del programa Justicia 2020. El segundo fue verbal y pronunciado este jueves por el juez federal Claudio Bonadío que redobló la apuesta. "Descreo que el Ministerio de Justicia acompañe las reformas que impulsa la Corte, porque en estos dos o tres años de gestión no ejecutaron políticas de fondo, sobre todo en el área criminal", disparó el magistrado que está al frente del Juzgado Criminal y Correccional Federal 11.

 

Bonadío aprovechó un panel dentro de las jornadas que convocó este miércoles Lorenzetti para abrir el año judicial y desconoció en los gestos el mismo programa de reforma judicial del Ejecutivo, que el titular del máximo tribunal también ignoró en su alocución. En el caso del juez, considerado uno de los aliados más cercanos a Cambiemos, el mensaje retumbó en las oficinas del Ministerio de Justicia, justo durante el lanzamiento de la inscripción del “registro de profesionales que formarán parte del Cuerpo de Abogadas y Abogados para Víctimas de Violencia de Género”, que fue creado por la Ley Nacional 27.210, una de las primeras leyes que promulgó el presidente Mauricio Macri pocos días después de llegar a la Rosada.

 

 

 

TELÉFONO PARA BONADÍO. El lanzamiento de Garavano se concretó un día antes del Paro Internacional de Mujeres del 8 de marzo. Ante las consultas de Letra P, en el Ministerio de Justicia buscaron relativizar las críticas del magistrado. “Lo de Bonadio es su visión y no la compartimos, porque hay avances silenciosos como los resultados de la ley de flagrancia, como todo lo que se está haciendo con el sistema acusatorio. Pero falta mucho y celebramos que la justicia también sea parte porque sino es imposible, aunque todos los aportes que debatieron los pueden hacer en justicia 2020”, retrucó un vocero de Garavano.

 

En la Casa Rosada destacaron “la agenda positiva” del titular de la cartera de Justicia, ante “un anuncio de reforma judicial que hizo la Corte, que nadie sabe todavía a que conclusión llegó”.

 

El Plan Justicia 2020 es el programa preferido de Garavano y posiblemente uno de los pocos con los que puede mostrar gestión, además de los Centros de Acción Judicial, que son una red de oficinas locales que vienen de la administración anterior. Por esa razón, el jurista radical y ex juez Ricardo Gil Lavedra le envió este miércoles una carta a Lorenzetti, para recordarle que hay 12 iniciativas que ya están en marcha y que esperaba que fueran analizadas dentro las jornadas que convocó Lorenzetti y que concluyeron este miércoles, en la sede de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional.

 

 

 

A pesar del interés que planteó el Ejecutivo para que las iniciativas fuera incluidas en las comisiones, no hubo mención del Programa en las comisiones convocadas para debatir la “celeridad de los juicios penales: narcotráfico, corrupción, trata de personas” y las situaciones de los fueros Civil y Comercial, Laboral y Previsional y Electoral. También hubo un panel sobre “organización institucional del Poder Judicial”, y del “trabajo de magistrados, funcionarios y empleados judiciales”. Por la tarde se repitieron los mismos foros, e incluyeron uno dedicado a “nuevas tecnologías” y “educación legal”.

 

 

 

Durante el lanzamiento del nuevo cuerpo de abogados, Garavano eludió los dardos de Bonadío, pero reivindicó el Programa Justicia 2020. “Establecimos redes de cooperación institucional para generar un sistema que garantice la calidad en el servicio y la cobertura efectiva en toda la Argentina“, sostuvo el ministro -casi en tono de candidato- y revindicó la iniciativa, porque es realizada “a partir de los aportes de los más de 35.000 inscriptos que discuten, evalúan y siguen la implementación de leyes”.

 

 

 

Sus palabras llegaron a conmover a las jornadas que concluyeron este jueves en la Asociación de Magistrados. Quizás por el 8M, el Centro de Información Judicial (CIJ), que responde al máximo tribunal, informó que "entre septiembre de 2008 y el 31 de diciembre de 2017, la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia de la Nación atendió 80.078 casos de personas que se presentaron por estar directamente afectadas por hechos de violencia familiar. El 89% correspondió a presentaciones realizadas por mujeres y el 11%, por varones", indicó el organismo, poco después de anunciar la firma de un acta compromiso entre la jueza Elena Highton de Nolasco, "con la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación para capacitar en perspectiva de género", dentro del acercamiento que Lorenzetti construye con Julio Piumato, titular de ese sindicato

 

Mauricio Macri
Omar de Marchi y Mauricio Macri. 

También te puede interesar