X
El plan de Lorenzetti para modernizar al Poder Judicial incomodó al Gobierno. El jurista Ricardo Gil Lavedra le envió una carta al máximo tribunal para recordarle un programa oficial similar. Internas
Por 06/03/2018 19:45

El programa para modernizar el sistema judicial que lanzó este martes el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, no tomó por sorpresa al ministro de Justicia Germán Garavano, pero confirmó una sospecha que tenía in péctore. “Hoy tuvimos que recordarle al titular de la Corte que el programa Justicia 2020 ya avanzó en una docena de puntos muy parecidos a los que mencionó en el discurso que ofreció” para abrir el año judicial, confió a Letra P un funcionario del Ministerio. Garavano escuchó en persona cada una de las iniciativas que enunció el cortesano, pero pocas horas después, el ex juez y jurista radical Ricardo Gil Lavedra, le mandó una carta formal a la Corte en su calidad de coordinador “ad honorem” del Programa Justicia 2020 para advertirle del aparente paralelismo, aunque en la danza de proyectos late la disputa que existe entre el máximo tribunal y el Gobierno.

“Lo importante para nosotros es dejar en claro que los lineamientos que discuten ahora, no habrían sido posibles sin Justicia 2020”, contestó a este medio una fuente de la cartera de Justicia, para minimizar roces con el máximo tribunal. “Dijo bien Lorenzetti que lo que ha fallado siempre es la puesta en marcha, por lo tanto yo espero que en las comisiones que se han formado hayan conclusiones”, dijo Gil Lavedra en declaraciones radiales y confirmó la carta recordatoria: “Le hemos enviado al presidente de la corte, 12 proyectos que pensamos que se pueden tratar en las comisiones que se están formando”. 

 

 

La iniciativa que lanzó Lorenzetti este martes por la mañana se llama "Políticas de Estado para la transformación del Poder Judicial, la abogacía y la educación legal” y forma parte de una jornada de dos días, con siete comisiones, para debatir distintos puntos de modernización y mejora de la calidad del Poder Judicial. Según lamentaron fuentes de la Casa Rosada, Lorenzetti la presentó con un tono de novedad y autocrítica que incomodó a los representantes del Ejecutivo.

"Los poderes judiciales han recibido miles y miles de demandas. Las transformaciones en los últimos tres años han sido mínimas. ¿Reflexionar sobre el poder judicial y examinar los procedimientos institucionales? Debemos hacer una autocrítica acerca de cómo estamos funcionando, debemos pensar en el país y en la grandeza que necesitamos", disparó el jefe de la Corte, y opinó públicamente, con Garavano delante, que "hay un exceso de coyuntura y una ausencia de estatura para ver los grandes problemas en el mediano y largo plazo". Las palabras del magistrado resonaron en el salón de actos del Palacio de Justicia con buena parte de la familia judicial delante y en especial los magistrados que forman parte de los tribunales federales de Comodoro Py.

 

 

MENSAJERO RADICAL. En el recordatorio que Gil Lavedra le mandó a Lorenzetti, el Ejecutivo le remarcó la vigencia del “Programa de Gestión de Calidad”, que “fue creado a propuesta del Ministro de Justicia Garavano”, y busca “certificar estándares internacionales de calidad a través de la norma ISO9001 en los procesos de trabajo del Ministerio, fundamentalmente en aquellos que brindan servicios y tienen contacto directo con la ciudadanía como los centros de acceso a la justicia (75 en todo el país) y los registros públicos”. Según la información de la cartera judicial, “en 2017 se certificaron un total de 75 procesos y este año se amplió el alcance a 75 procesos más, incorporándose también procesos del Servicio Penitenciario Federal: proceso de ingreso de visitas y proceso de compras”.

 

 

Para los funcionarios de Justicia 2020, también fue puesta “a disposición de la justicias provinciales, nacional y federal el equipo de profesionales del Programa para certificar estándares internacionales de calidad a través de la capacitación e implementación de la norma ISO9001 en organismos jurisdiccionales (juzgados, defensorías, fiscalías) dependientes de la Corte Suprema de Justicia, del Consejo de la Magistratura de la Nación y de los Tribunales Superiores de Justicia de las Provincias.  El resultado son 82 organismos certificados o en vías de certificación desde el 2016 a la actualidad”, argumentaron en Justicia.

 

 

Respecto a los mismos jueces federales que escucharon a Lorenzetti, Justicia retrucó que uno de los programas ya fue implementado por 84 organismos judiciales provinciales, mientras que también fue utilizado por los jueces federales Ariel Lijo y Marcelo Martínez Di Giorgi, por la Sala IV de la Cámara de Casación, compuesta por los magistrados Gustavo M. Hornos, Mariano Hernán Borinsky y Juan Carlos Gemignani. También por la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos, mientras que está en implementación por el juez de Instrucción Federal, Sebastían Ramos, además de la Cámara Electoral Federal.

 

 

Los organismos judiciales que menciona el Ejecutivo para recordar su plan revela los contornos de la disputa que se renovó este martes, con el proyecto que presentó Lorenzetti. Pero es parte de una puja que, como anticipó Letra P, incluye un virtual estado asambleario dentro del Poder Judicial, dentro de la jornada oficial, con una agenda de negociación que abrió el titular del máximo tribunal con sectores de la familia judicial. Del convite también participará el secretario general de la Unión de Empleados Judiciales de la Nación, Julio Piumatto. En todos los casos, el cemento que podría fortalecer ese nuevo esquema de alianzas, está compuesto por las críticas, aún solapadas, de los miembros del Poder Judicial con las políticas del Ejecutivo.