01|2|2023

El subsecretario de la Presidencia, vinculado a una cuenta offshore

16 de febrero de 2018

16 de febrero de 2018

Se trata de Valentín Díaz Gilligan, el número dos de Fernando de Andreis. Ocultó 1,2 millones de dólares. La maniobra la hizo a través de una cuenta en la Banca Privada d'Andorra (BPA).

El subsecretario general de Presidencia, Valentín Díaz Gilligan, apareció vinculado a una empresa offshore en Andorra con la que se ocultaron 1,2 millones de dólares.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Según publicó el diario español El País, el número dos de Fernando de Andreis habría ocultado 1,2 millones de dólares en Andorra, un país de menos de 80.00 habitantes, emplazado entre España y Francia, donde hasta el año pasado regía el secreto bancario.

 

 

Díaz Gilligan figuró hasta noviembre de 2014 como director de la firma Line Action, dedicada a la compra y venta de jugadores, radicada en Inglaterra pero perteneciente en un 100 por ciento a empresa panameña denominada Nashville North Inc.

 

Según la investigación del diario español, el funcionario de Cambiemos abrió la cuenta en 2012, cuando ya era asesor en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, con Macri como jefe de gobierno. La firma mantuvo actividad hasta 2014, cuando el actual subsecretario general de Presidencia había alcanzado el cargo de director general de Promoción Turística.

 

 

 

"Line Action tenía en diciembre de 2014 un saldo de 1,2 millones de dólares (980.000 euros). Y se nutría de transferencias de Uruguay de 'clubs de fútbol'", publicó El País.

 

Díaz Gilligan, quien además es vocal del River Plate, aseguró que su nombre aparece solo por hacerle un favor a su amigo Paco Casal, empresario uruguayo dueño de Gol TV e involucrado en el FIFA Gate. 

 

"Francisco Casal tenía problemas en su país y me pidió el favor. Tenía un juicio con el fisco que ganó y no podía figurar. Confiaba en él. La plata nunca fue mía. Además, yo no ejercía entonces cargo público. Era asesor y facturaba como autónomo", argumentó Díaz Gilligan.

 

Consultado sobre la continuidad de la actividad, que según los documentos del banco siguió hasta  el 3 de noviembre de 2014, once meses después de que asumiera como funcionario en Promoción Turística del gobierno porteño, el funcionario respondió: "Creí que había cesado en julio de 2014".

 

La nota publicada en El País advierte que "el dirigente abandonó entonces su puesto de director de la mercantil, pero volvió a ocupar el mismo cargo horas después, según el registro mercantil de Reino Unido".

 

 

 

Vale recordar que en los últimos días, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, quedó en la mira luego de que salieran a la luz documentos oficiales que darían cuenta de una supuesta participación en sociedades offshore no declaradas ante la Oficina Anticorrupción (OA) antes de asumir funciones públicas.

 

Si bien Caputo negó haber sido propietario o accionista del fondo que administró sumas millonarias en paraísos fiscales, varios referentes de la oposición salieron a reclamar su renuncia.

 

SAPAG TAMBIÉN TRATÓ DE OCULTAR DINERO. El ex gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, intentó distribuir 5 millones de dólares en dos cuentas vinculadas a sociedades off shore creadas en Belice que incluían como beneficiario a su ministro de Energía, Guillermo Coco.

 

 

 

El informe elaborado por el diario español reveló que la Banca privada d’Andorra (BPA) se negó a abrir en agosto de 2008 dos cuentas al entonces gobernador neuquino.

 

Los dirigentes que tienen responsabilidades gubernamentales son calificados como Persona Políticamente Expuesta (PEP) en el sistema financiero. Como tal, Sapag fue objeto de una investigación exhaustiva y el banco concluyó que el dinero que se quería depositar provenía de sobornos.