X

Golpe a Conte Grand: Stolbizer denuncia graves falencias en la morgue de Lomas

La ONG que dirige la ex diputada elaboró un durísimo informe. Cuerpos apilados y pérdida de pruebas judiciales, en el foco del estudio que golpea al procurador vidalista.
Martín Soler 06/12/2018 9:45

Carencia de condiciones mínimas de seguridad e higiene. Morgue abarrotada de cadáveres que se colocan en el piso, sumado al espacio reducido de las instalaciones. Cámaras frigoríficas con capacidad insuficiente para la cantidad de cuerpos. Un solo baño para todo el personal (hombres y mujeres), que cumple turnos de 12 horas de lunes a lunes. Derrames de formol perjudiciales para la salud. Todos estos datos y muchos más forman parte de un informe que da cuenta de las graves deficiencias con las que funciona la morgue judicial de Lomas de Zamora, repartición oficial que depende del procurador general bonaerense, Julio Conte Grand.

Las morgues judiciales de toda la provincia de Buenos Aires deberían estar bajo la órbita de la prometida y nunca puesta en funciones Policía Judicial, una fuerza de élite científica que debe actuar en casos de investigaciones complejas o donde esté comprometido personal de fuerzas de seguridad. Este cuerpo de investigación depende del jefe de los fiscales bonaerenses designado por la gobernadora María Eugenia Vidal, con control de la Suprema Corte provincial.

El relevamiento al que accedió Letra P fue elaborado por la Asociación Civil Bajo La Lupa, que dirige la ex diputada nacional y líder del partido GEN Margarita Stolbizer. El trabajo contiene imágenes macabras que demuestran el estado de abandono y desidia del lugar y por una decisión editorial y de buena práctica periodística se omitirá la publicación de esas fotos impactantes que retratan las “irregularidades” detectadas en la “guarda, almacenamiento y resguardo de custodia de evidencias” dentro del edificio ubicado en Larroque y camino 11 de septiembre, de la localidad del sur del conurbano bonaerense.

 

 

Según se observa en las fotos que acompañan el informe, las muestras biológicas de los cuerpos se almacenan en un armario de madera “sin medidas de seguridad” al que puede acceder “cualquier persona” y adulterarlas.

Además, las prendas que llevaban las personas en vida al momento de su muerte traumática “son dejadas en cualquier lugar, sin cadena de custodia”, se detalla en el estudio. Esto genera que, al apilar la ropa, los líquidos biológicos pasan de una prenda a otras antes de ser sometidas a pericias, lo que puede llevar a resultados incorrectos del estudio forense que luego será utilizado por los fiscales en los casos de los cuerpos que estén judicializados (homicidios, accidentes de tránsito, etc).

Muchas de las prácticas periciales son únicas, irrepetibles e irreproducibles. Por lo tanto, debe buscarse en cada dependencia proteger la investigación y el resultado del trabajo pericial.

 

 

Otro de los datos salientes del trabajo detalla que la morgue realiza unas 2.000 autopsias anuales. Esas operaciones buscan determinar la causa, el mecanismo y la manera de la muerte. Se realizan sobre aquellas muertes que son judicializables por sospechas de algún crimen.

Los cuerpos deben conservarse en cámara refrigerantes, pero es habitual que esos espacios colapsen y los cadáveres terminan literalmente tirados en el piso de la morgue, fuera de la cámara frigorífica.

Esta situación ya fue denunciada por el Ministerio de Trabajo y la Asociación Judicial Bonaerense, pero nada cambió. En 2015, el Estado bonaerense reconoció que el ambiente laboral de la morgue es “insalubre”.

 

 

Se trata de una institución civil técnico-científica, organizada jerárquicamente, que asiste al agente fiscal en la investigación, búsqueda, recolección, preservación y análisis de elementos de convicción y prueba en determinados procesos penales que establezca, por disposiciones generales, el procurador general.

Las áreas científico-técnicas que forman parte de la Policía Judicial constituyen un soporte fundamental para garantizar el funcionamiento del sistema de justicia, una de las promesas de campaña de la gobernadora Vidal en 2015, que no cumplió.

Quienes confeccionaron el informe no descartan “situaciones similares” en otras morgues de otros departamentos judiciales y, por tanto, “corresponde la realización de auditorías para determinar en cada caso el estado de su funcionamiento”.

 

Golpe a Conte Grand: Stolbizer denuncia graves falencias en la morgue de Lomas

La ONG que dirige la ex diputada elaboró un durísimo informe. Cuerpos apilados y pérdida de pruebas judiciales, en el foco del estudio que golpea al procurador vidalista.

Carencia de condiciones mínimas de seguridad e higiene. Morgue abarrotada de cadáveres que se colocan en el piso, sumado al espacio reducido de las instalaciones. Cámaras frigoríficas con capacidad insuficiente para la cantidad de cuerpos. Un solo baño para todo el personal (hombres y mujeres), que cumple turnos de 12 horas de lunes a lunes. Derrames de formol perjudiciales para la salud. Todos estos datos y muchos más forman parte de un informe que da cuenta de las graves deficiencias con las que funciona la morgue judicial de Lomas de Zamora, repartición oficial que depende del procurador general bonaerense, Julio Conte Grand.

Las morgues judiciales de toda la provincia de Buenos Aires deberían estar bajo la órbita de la prometida y nunca puesta en funciones Policía Judicial, una fuerza de élite científica que debe actuar en casos de investigaciones complejas o donde esté comprometido personal de fuerzas de seguridad. Este cuerpo de investigación depende del jefe de los fiscales bonaerenses designado por la gobernadora María Eugenia Vidal, con control de la Suprema Corte provincial.

El relevamiento al que accedió Letra P fue elaborado por la Asociación Civil Bajo La Lupa, que dirige la ex diputada nacional y líder del partido GEN Margarita Stolbizer. El trabajo contiene imágenes macabras que demuestran el estado de abandono y desidia del lugar y por una decisión editorial y de buena práctica periodística se omitirá la publicación de esas fotos impactantes que retratan las “irregularidades” detectadas en la “guarda, almacenamiento y resguardo de custodia de evidencias” dentro del edificio ubicado en Larroque y camino 11 de septiembre, de la localidad del sur del conurbano bonaerense.

 

 

Según se observa en las fotos que acompañan el informe, las muestras biológicas de los cuerpos se almacenan en un armario de madera “sin medidas de seguridad” al que puede acceder “cualquier persona” y adulterarlas.

Además, las prendas que llevaban las personas en vida al momento de su muerte traumática “son dejadas en cualquier lugar, sin cadena de custodia”, se detalla en el estudio. Esto genera que, al apilar la ropa, los líquidos biológicos pasan de una prenda a otras antes de ser sometidas a pericias, lo que puede llevar a resultados incorrectos del estudio forense que luego será utilizado por los fiscales en los casos de los cuerpos que estén judicializados (homicidios, accidentes de tránsito, etc).

Muchas de las prácticas periciales son únicas, irrepetibles e irreproducibles. Por lo tanto, debe buscarse en cada dependencia proteger la investigación y el resultado del trabajo pericial.

 

 

Otro de los datos salientes del trabajo detalla que la morgue realiza unas 2.000 autopsias anuales. Esas operaciones buscan determinar la causa, el mecanismo y la manera de la muerte. Se realizan sobre aquellas muertes que son judicializables por sospechas de algún crimen.

Los cuerpos deben conservarse en cámara refrigerantes, pero es habitual que esos espacios colapsen y los cadáveres terminan literalmente tirados en el piso de la morgue, fuera de la cámara frigorífica.

Esta situación ya fue denunciada por el Ministerio de Trabajo y la Asociación Judicial Bonaerense, pero nada cambió. En 2015, el Estado bonaerense reconoció que el ambiente laboral de la morgue es “insalubre”.

 

 

Se trata de una institución civil técnico-científica, organizada jerárquicamente, que asiste al agente fiscal en la investigación, búsqueda, recolección, preservación y análisis de elementos de convicción y prueba en determinados procesos penales que establezca, por disposiciones generales, el procurador general.

Las áreas científico-técnicas que forman parte de la Policía Judicial constituyen un soporte fundamental para garantizar el funcionamiento del sistema de justicia, una de las promesas de campaña de la gobernadora Vidal en 2015, que no cumplió.

Quienes confeccionaron el informe no descartan “situaciones similares” en otras morgues de otros departamentos judiciales y, por tanto, “corresponde la realización de auditorías para determinar en cada caso el estado de su funcionamiento”.