X
Tiene más de diez años de experiencia en investigación criminal. Aprobó las instancias para conducir la Policía Judicial bonaerense, pero su nombramiento, asegura, está congelado por el procurador.
Por 10/11/2018 10:23

Lorena Di Rocco es una abogada de La Plata que tiene más de diez años de experiencia en investigaciones criminales. En 2016 aprobó todas las instancias evaluatorias y quedó al tope de la terna para ser nombrada directora general de la Policía Judicial Bonaerense, un área de elite para investigaciones complejas. Tenía fecha de juramento, estaba invitada la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, pero, de golpe, todo se frenó. La funcionaria no descarta que su condición de mujer le juegue en contra ante la mirada del procurador general bonaerense, Julio Marcelo Conte Grand. “Tengo un derecho adquirido, hay otras cuestiones acá que no alcanzo a entender”, dijo en una entrevista concedida a Letra P.

Junto a ella, fueron seleccionados otros profesionales. Todos siguen esperando la convocatoria. El concurso para la selección de los postulantes y para la evaluación y defensa del plan de gestión se llevó a cabo durante el final del mandato de María del Carmen Falbo, anterior jefa de los fiscales provinciales y actual asesora del ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano. La salida del cargo de la ex dama de hierro de la justicia bonaerense y la llegada del vidalista Conte Grand puso en crisis el funcionamiento de la fuerza especial de investigación, una de las promesas de campaña del oficialismo.

Por definición, la Policía Judicial es una “institución civil, técnico-científica, organizada jerárquicamente, que asistirá y trabajará con el agente fiscal en la investigación, búsqueda, recolección, preservación y análisis de elementos de convicción y prueba en los procesos penales”. En la estructura administrativa depende del Ministerio Público Fiscal.

 

 

BIO. Es abogada egresada por la Universidad Católica de La Plata, con maestría en derecho penal de la Universidad Austral. Especializada en criminalística y en investigación de homicidios. Es soltera, tiene 40 y más de una década de experiencia como instructora judicial. Actualmente cumple esa función en la Unidad Fiscal de Instrucción y Juicio 3 de La Plata, a cargo del fiscal Marcelo Martini. En el concurso fue evaluada y aprobada por el ex ministro de Seguridad bonaerense León Arslanián y por el titular de la Policía Judicial de Córdoba, Federico Storni, quien hace más de dos décadas que está al frente de la repartición.

 

-¿Qué pasó con su designación?

-No tengo explicación. La Procuradora (Falbo) en el expediente utiliza la palabra “designar” cuando la que designa es la Suprema Corte bonaerense. Ella tendría que haber puesto “proponer”, pero en ese lapso la procuradora se estaba yendo, una cuestión politizada. Ya se sabía que venía Conte Grand con todo el apoyo de la gobernadora. Cuando él jura en diciembre de 2016, nuestro nombramiento quedó congelado, sólo resta que nos tome juramento. Cada paso que se hizo en el expediente tuvo el visto bueno de la Corte. La Procuración cambió, pero la Corte es la misma, tiene pleno conocimiento.

-¿Recurrieron a la justicia?

-Hubo concursantes que presentaron amparos y la jueza Silvina Cairo, del juzgado Civil y Comercial 17 de La Plata, avaló el concurso, dijo que era legítimo. Tenemos la derecha, lo único que tienen que hacer es tomarnos juramento.

-¿Qué pasó tras la asunción de Conte Grand?

-Vino la feria judicial y empezó a querer cambiar la ley. Nos dio una sola entrevista. Nos dijo que no estaba de acuerdo con la ley, que la quería cambiar, porque tenía mucha autarquía la Policía Judicial y que no podía ser. Estimo que todo lo que viene de la gestión anterior no sirve; una cuestión interna de ellos, yo soy ajena a eso.

 

 

-Pero en la actualidad, de manera acotada, la Policía Judicial están funcionando.

-El Procurador sacó una resolución, la 464/18, y designó como interino al fiscal Esteban Lombardo, que era el secretario de la vieja policía judicial, pero nada dice de nosotros y de nuestro concurso. Hay un estado de incertidumbre que genera de nosotros una acción contra el Estado. Quiere dejar sin efecto el concurso, pero tampoco convoca a otro. Mi objetivo no es hablar mal de Lombardo; él, de alguna manera, también es víctima de esta situación, pero Conte Grand debe definir y no seguir en silencio. Le pedí cinco audiencias y nunca respondió. Que nos diga cuál es nuestra situación. En noviembre de 2016 teníamos fecha de jura, estaba invitada la gobernadora. De tener una fecha de jura pasamos a esto.

-¿Cree que su condición de mujer le juega en contra?

-Sí. Creo que también hay una cuestión de género. Lo pone a Lombardo y no me pone a mí. Ni siquiera me convoca. Creo que hay un tema de género, pese a que la gobernadora es una mujer.

-La Procuración General alega que no tiene presupuesto.

-Hay un tema administrativo que me escapa a mí. Yo rendí examen y aprobé. Si es una cuestión presupuestaria, lo desconozco, pero si hubo nombramientos, evidentemente ése no es el problema.

 

 

-¿Tomó contacto con alguna autoridad y qué le dijeron?

-Me entrevisté con el fiscal general de La Plata, Héctor Vogliolo, que en la actualidad es mi superior jerárquico máximo. No me respondió nada, solo que debería presionar por mis derechos ya que es un derecho adquirido. Hay una dilación innecesaria de un organismo constitucional que es altamente necesario como es la Policía Judicial. No es un capricho, es una promesa de la gobernadora que nunca se puso en marcha.

-¿Ante qué casos actuaría la fuerza de investigación?

-Casos complejos a requerimiento del fiscal, homicidios dolosos o investigación de funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones. Están todas las herramientas. Por una decisión de Conte Grand no funciona.

 

 

-¿Qué viene a aportar la Policía Judicial?

-A descomprimir, a dar celeridad, a que haya comunicación. No puede ser que un fiscal en el lugar del hecho, cuando hay involucrado personal policial, espera a Gendarmería y en esa demora quizás la prueba se contamina. Nos ha pasado, en el caso (del ex fiscal Fernando) Cartasegna: alegó un tiroteo en su casa y tuvimos que esperar más de siete horas a Gendarmería.

-¿Cuál o cuáles serían tus primeras medidas de gestión?

-El plan de trabajo es claramente ver el mapa del delito de la provincia de Buenos Aires, las zonas de emergencias, ver las necesidades. Inmediatamente, ocupar la Secretaría de Investigación y avanzar en convenios para obtener los medios necesarios para el funcionamiento. Se puede armar un buen protocolo de manejo de la escena del crimen, pero tengo que tener los recursos para llevarlo adelante. En un hecho hubo un perito que no tenía guantes y pedía prestado.

-¿Tiene miedo a la exposición a las represalias?

-No. Es algo que anhelé, que programé en mi vida de carrera judicial y, de repente, tener la posibilidad de jurar y que te quiten las expectativas después de rendir, aprobar y concursar... no lo puedo entender. Si es una cuestión política, que alguien lo explique. 

Acusa a Conte Grand de frenar su designación por "un tema de género"

Tiene más de diez años de experiencia en investigación criminal. Aprobó las instancias para conducir la Policía Judicial bonaerense, pero su nombramiento, asegura, está congelado por el procurador.

Lorena Di Rocco es una abogada de La Plata que tiene más de diez años de experiencia en investigaciones criminales. En 2016 aprobó todas las instancias evaluatorias y quedó al tope de la terna para ser nombrada directora general de la Policía Judicial Bonaerense, un área de elite para investigaciones complejas. Tenía fecha de juramento, estaba invitada la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, pero, de golpe, todo se frenó. La funcionaria no descarta que su condición de mujer le juegue en contra ante la mirada del procurador general bonaerense, Julio Marcelo Conte Grand. “Tengo un derecho adquirido, hay otras cuestiones acá que no alcanzo a entender”, dijo en una entrevista concedida a Letra P.

Junto a ella, fueron seleccionados otros profesionales. Todos siguen esperando la convocatoria. El concurso para la selección de los postulantes y para la evaluación y defensa del plan de gestión se llevó a cabo durante el final del mandato de María del Carmen Falbo, anterior jefa de los fiscales provinciales y actual asesora del ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano. La salida del cargo de la ex dama de hierro de la justicia bonaerense y la llegada del vidalista Conte Grand puso en crisis el funcionamiento de la fuerza especial de investigación, una de las promesas de campaña del oficialismo.

Por definición, la Policía Judicial es una “institución civil, técnico-científica, organizada jerárquicamente, que asistirá y trabajará con el agente fiscal en la investigación, búsqueda, recolección, preservación y análisis de elementos de convicción y prueba en los procesos penales”. En la estructura administrativa depende del Ministerio Público Fiscal.

 

 

BIO. Es abogada egresada por la Universidad Católica de La Plata, con maestría en derecho penal de la Universidad Austral. Especializada en criminalística y en investigación de homicidios. Es soltera, tiene 40 y más de una década de experiencia como instructora judicial. Actualmente cumple esa función en la Unidad Fiscal de Instrucción y Juicio 3 de La Plata, a cargo del fiscal Marcelo Martini. En el concurso fue evaluada y aprobada por el ex ministro de Seguridad bonaerense León Arslanián y por el titular de la Policía Judicial de Córdoba, Federico Storni, quien hace más de dos décadas que está al frente de la repartición.

 

-¿Qué pasó con su designación?

-No tengo explicación. La Procuradora (Falbo) en el expediente utiliza la palabra “designar” cuando la que designa es la Suprema Corte bonaerense. Ella tendría que haber puesto “proponer”, pero en ese lapso la procuradora se estaba yendo, una cuestión politizada. Ya se sabía que venía Conte Grand con todo el apoyo de la gobernadora. Cuando él jura en diciembre de 2016, nuestro nombramiento quedó congelado, sólo resta que nos tome juramento. Cada paso que se hizo en el expediente tuvo el visto bueno de la Corte. La Procuración cambió, pero la Corte es la misma, tiene pleno conocimiento.

-¿Recurrieron a la justicia?

-Hubo concursantes que presentaron amparos y la jueza Silvina Cairo, del juzgado Civil y Comercial 17 de La Plata, avaló el concurso, dijo que era legítimo. Tenemos la derecha, lo único que tienen que hacer es tomarnos juramento.

-¿Qué pasó tras la asunción de Conte Grand?

-Vino la feria judicial y empezó a querer cambiar la ley. Nos dio una sola entrevista. Nos dijo que no estaba de acuerdo con la ley, que la quería cambiar, porque tenía mucha autarquía la Policía Judicial y que no podía ser. Estimo que todo lo que viene de la gestión anterior no sirve; una cuestión interna de ellos, yo soy ajena a eso.

 

 

-Pero en la actualidad, de manera acotada, la Policía Judicial están funcionando.

-El Procurador sacó una resolución, la 464/18, y designó como interino al fiscal Esteban Lombardo, que era el secretario de la vieja policía judicial, pero nada dice de nosotros y de nuestro concurso. Hay un estado de incertidumbre que genera de nosotros una acción contra el Estado. Quiere dejar sin efecto el concurso, pero tampoco convoca a otro. Mi objetivo no es hablar mal de Lombardo; él, de alguna manera, también es víctima de esta situación, pero Conte Grand debe definir y no seguir en silencio. Le pedí cinco audiencias y nunca respondió. Que nos diga cuál es nuestra situación. En noviembre de 2016 teníamos fecha de jura, estaba invitada la gobernadora. De tener una fecha de jura pasamos a esto.

-¿Cree que su condición de mujer le juega en contra?

-Sí. Creo que también hay una cuestión de género. Lo pone a Lombardo y no me pone a mí. Ni siquiera me convoca. Creo que hay un tema de género, pese a que la gobernadora es una mujer.

-La Procuración General alega que no tiene presupuesto.

-Hay un tema administrativo que me escapa a mí. Yo rendí examen y aprobé. Si es una cuestión presupuestaria, lo desconozco, pero si hubo nombramientos, evidentemente ése no es el problema.

 

 

-¿Tomó contacto con alguna autoridad y qué le dijeron?

-Me entrevisté con el fiscal general de La Plata, Héctor Vogliolo, que en la actualidad es mi superior jerárquico máximo. No me respondió nada, solo que debería presionar por mis derechos ya que es un derecho adquirido. Hay una dilación innecesaria de un organismo constitucional que es altamente necesario como es la Policía Judicial. No es un capricho, es una promesa de la gobernadora que nunca se puso en marcha.

-¿Ante qué casos actuaría la fuerza de investigación?

-Casos complejos a requerimiento del fiscal, homicidios dolosos o investigación de funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones. Están todas las herramientas. Por una decisión de Conte Grand no funciona.

 

 

-¿Qué viene a aportar la Policía Judicial?

-A descomprimir, a dar celeridad, a que haya comunicación. No puede ser que un fiscal en el lugar del hecho, cuando hay involucrado personal policial, espera a Gendarmería y en esa demora quizás la prueba se contamina. Nos ha pasado, en el caso (del ex fiscal Fernando) Cartasegna: alegó un tiroteo en su casa y tuvimos que esperar más de siete horas a Gendarmería.

-¿Cuál o cuáles serían tus primeras medidas de gestión?

-El plan de trabajo es claramente ver el mapa del delito de la provincia de Buenos Aires, las zonas de emergencias, ver las necesidades. Inmediatamente, ocupar la Secretaría de Investigación y avanzar en convenios para obtener los medios necesarios para el funcionamiento. Se puede armar un buen protocolo de manejo de la escena del crimen, pero tengo que tener los recursos para llevarlo adelante. En un hecho hubo un perito que no tenía guantes y pedía prestado.

-¿Tiene miedo a la exposición a las represalias?

-No. Es algo que anhelé, que programé en mi vida de carrera judicial y, de repente, tener la posibilidad de jurar y que te quiten las expectativas después de rendir, aprobar y concursar... no lo puedo entender. Si es una cuestión política, que alguien lo explique.