X
El Senado finalmente prestó acuerdo para designar a Julio Conte Grand como nuevo jefe de los fiscales bonaerenses. De Corach a Vidal, con el Opus Dei como espada.
Redacción 21/12/2016 20:44

Con los votos del peronismo, el secretario de Legal y Técnica bonaerense, Julio Conte Grand, fue designado procurador general de la Suprema Corte bonaerense. Será el jefe de los fiscales que quería la gobernadora María Eugenia Vidal para su "lucha contra las mafias”. Esta semana, el funcionario esquivó las impugnaciones en la comisión de Asuntos Constitucionales y Acuerdos. 

Este miércoles, el Senado provincial votó el acuerdo para que Conte Grand accediera a la titularidad del MInisterio Público luego de un operativo desarrollado durante un año por el Gobierno de Cambiemos para desplazar a María del Carmen Falbo de ese cargo, con el argumento de que “La Pochi” respondía al competidor de Vidal en las últimas elecciones, Aníbal Fernández. Ahora, el procurador, que comandará un organismo formalmente independiente del poder político, responderá a la actual jefa del Ejecutivo. 

El propio ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, era uno de los que llevaba adelante esa cruzada. El funcionario llegó a declarar que “hay recambios que vienen bien”, en referencia a la salida de Falbo. 

Durante la entrevista pública del martes último y tras las voces que lo impugnaban, el abogado preferido de la gobernadora contó con una serie de intervenciones que respaldaban su figura, entre ellas, las de abogados y funcionarios de la Procuración porteña, por la que pasó Conte Grand.

Dentro de esas posturas (cada de una de ellas respaldada al cierre con aplausos que buscaban marcar territorio en el salón), se focalizó en refutar el principal argumento legal para impedir que el pliego avanzara: el domicilio del candidato.

Como contó Letra P, el abogado es un reconocido numerario del Opus Dei, la orden religiosa ultra conservadora que cuenta con varios "tapados" dentro del gabinete bonaerense. Llegó a la política con el menemismo, de la mano del ex ministro del Interior Carlos Corach, para sumarse más tarde a la elite de juristas del macrismo.

En 2012, cuando fue propuesto para el cargo de procurador porteño y expuso sus antecedentes en audiencia pública, fue impugnado por su posición en materia de matrimonio igualitario, aborto no punible e identidad de género, la que fue señalada como "contraria" al espíritu de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires.

La votación de Conte Grand fue dividida dentro del bloque del Frente para la Victoria. La única legisladora que rechazó su nombramiento fue Mónica Macha de Nuevo Encuentro, el resto de los legisladores con mayoría de La Cámpora decidieron acompañar el pliego del candidato de Vidal como jefe de fiscales.