X

Los votos y las ausencias que le facilitaron a Vidal el endeudamiento 

El unibloque del Movimiento Evita faltó a la sesión, al igual que el massista D’Onofrio. El acuerdo con los intendentes continuó y Mosca cerró con aliados por la ley que más precisaba la gobernadora.
Por 04/12/2018 18:08

La gobernadora María Eugenia Vidal consiguió un importante respaldo legislativo de la oposición para aprobar el endeudamiento por más de 68 mil millones de pesos. Para llegar a esa instancia, sus negociadores trabajaron y tuvieron que dar lugar a cambios al proyecto original. En la madrugada de este martes, la ausencia del unibloque del Movimiento Evita, del massista Jorge D’Onofrio y el peronista Carlos Urquiaga fueron vitales. A eso hay que sumarle el acompañamiento de parte del bloque del Frente Renovador (FR), de la mayoría del PJ, de la bancada del Frente Amplio Justicialista (FAJ) y el unibloque Integrar. 
 


El combo del acompañamiento hay que desmenuzarlo. El pedido de autorización para tomar deuda por más de 68 mil millones de pesos era lo que más le interesaba al Poder Ejecutivo. Por eso, cerró junto a los intendentes del peronismo un esquema de negociación tal que dejara a todos los sectores conformes. 

A grandes rasgos, el acuerdo fue que los intendentes del peronismo introdujeran cambios al proyecto del presupuesto, que fueran aceptados y, a cambio, que habilitaran el endeudamiento. En la Cámara de Diputados, el bloque del PJ Unidad y Renovación votó, en su mayoría, a favor. La única que tuvo una zona gris fue la legisladora Fabiana Bertino. Según la diputada, votó en contra, pero la Secretaría Legislativa lo computó a favor. Luego giró una nota en la que rectifica y pide su voto sea anotado como negativo

En el Senado, la votación de ese bloque también había sido dividida. De los cuatro integrantes, los senadores Gustavo Soos y Luis Vivona rechazaron la iniciativa de endeudamiento, mientras que Darío Díaz Pérez y Gabriela Demaría lo hicieron a favor. Estos acuerdos fueron cerrados entre el Poder Ejecutivo, con los ministros Hernán Lacunza, Joaquín de la Torre Federico Salvai a la cabeza, y el grupo de intendentes peronistas. 
 

 

En Diputados, también hubo votos a favor del endeudamiento de otros bloques minoritarios. La sumatoria de esos acompañamientos se tradujo en cinco manos a favor de proyecto y una ausencia que también favoreció la ecuación para el vidalismo. 

Detrás de estos votos estuvo el presidente de la Cámara baja, Manuel Mosca. En la semana previa, el vidalista cerró con el bloque del Movimiento Evita por un lado y con el del FAJ por el otro. 

Al Evita no le pidió mucho. Solo que su bloque, que integra la diputada Patricia Cubría, faltara a la sesión. Una foto entre Mosca y el líder del espacio, Fernando Chino Navarro, que adelantó Letra P, dio a entender que todo iba a ir en ese sentido. Así ocurrió: el Evita no fue.
 

 

En Diputados hubo otras dos ausencias. La más llamativa acaso fue la del massista Jorge D’Onofrio. Fue el único del Frente Renovador que no se sentó en su banca. La ausencia bajó el número que necesitó Cambiemos para llegar a los dos tercios de los votos. Según le informaron a Letra P, el legislador se habría enojado por el rumbo que tomaron las negociaciones y decidió no presentarse en la sesión. 

Es paradójico: D’Onofrio quiere ser candidato a gobernador por el massismo. Como diputado, existen pocas ocasiones más trascendentes que la votación de un presupuesto y un endeudamiento para hacer público su rechazo o su acompañamiento. El legislador faltó. 

También hubo foto con José Ottavis, uno de los integrantes del bloque del FAJ. En la antesala de la sesión, este bloque se mostró reticente. De hecho, al igual el PJ, votó de forma negativa al presupuesto. Días más tarde también hubo foto con Mosca. Así, los cuatro integrantes de la bancada acompañaron la autorización de deuda.

Otro voto enfilado a Cambiemos fue el del diputado Fabio Britos, del unibloque Integrar. Ya alejado del Frente Renovador, Britos, que  responde al intendente de Chivilcoy, Guillermo Britos, apoyó endeudamiento y presupuesto. Se diferenció, incluso, de su ex bancada. Mosca también se había sacado una foto con el jefe comunal del distrito del interior bonaerense. 

Hubo un esperable rechazo a todas las leyes de los bloques de Unidad Ciudadana (UC) y del Frente de Izquierda y Trabajadores (FIT). A diferencia de años anteriores, UC lo hizo apuntando directamente contra la gestión de Vidal y de Mauricio Macri. Es decir, sin cruzar a sus compañeros del PJ bonaerense. El factor electoral 2019 le bajó la intensidad a la chicana interbloque. Con acuerdo de un sector de la oposición por cuarto año consecutivo, Cambiemos consiguió aprobar el presupuesto y el endeudamiento. 

Los votos y las ausencias que le facilitaron a Vidal el endeudamiento 

El unibloque del Movimiento Evita faltó a la sesión, al igual que el massista D’Onofrio. El acuerdo con los intendentes continuó y Mosca cerró con aliados por la ley que más precisaba la gobernadora. 

La gobernadora María Eugenia Vidal consiguió un importante respaldo legislativo de la oposición para aprobar el endeudamiento por más de 68 mil millones de pesos. Para llegar a esa instancia, sus negociadores trabajaron y tuvieron que dar lugar a cambios al proyecto original. En la madrugada de este martes, la ausencia del unibloque del Movimiento Evita, del massista Jorge D’Onofrio y el peronista Carlos Urquiaga fueron vitales. A eso hay que sumarle el acompañamiento de parte del bloque del Frente Renovador (FR), de la mayoría del PJ, de la bancada del Frente Amplio Justicialista (FAJ) y el unibloque Integrar. 
 


El combo del acompañamiento hay que desmenuzarlo. El pedido de autorización para tomar deuda por más de 68 mil millones de pesos era lo que más le interesaba al Poder Ejecutivo. Por eso, cerró junto a los intendentes del peronismo un esquema de negociación tal que dejara a todos los sectores conformes. 

A grandes rasgos, el acuerdo fue que los intendentes del peronismo introdujeran cambios al proyecto del presupuesto, que fueran aceptados y, a cambio, que habilitaran el endeudamiento. En la Cámara de Diputados, el bloque del PJ Unidad y Renovación votó, en su mayoría, a favor. La única que tuvo una zona gris fue la legisladora Fabiana Bertino. Según la diputada, votó en contra, pero la Secretaría Legislativa lo computó a favor. Luego giró una nota en la que rectifica y pide su voto sea anotado como negativo

En el Senado, la votación de ese bloque también había sido dividida. De los cuatro integrantes, los senadores Gustavo Soos y Luis Vivona rechazaron la iniciativa de endeudamiento, mientras que Darío Díaz Pérez y Gabriela Demaría lo hicieron a favor. Estos acuerdos fueron cerrados entre el Poder Ejecutivo, con los ministros Hernán Lacunza, Joaquín de la Torre Federico Salvai a la cabeza, y el grupo de intendentes peronistas. 
 

 

En Diputados, también hubo votos a favor del endeudamiento de otros bloques minoritarios. La sumatoria de esos acompañamientos se tradujo en cinco manos a favor de proyecto y una ausencia que también favoreció la ecuación para el vidalismo. 

Detrás de estos votos estuvo el presidente de la Cámara baja, Manuel Mosca. En la semana previa, el vidalista cerró con el bloque del Movimiento Evita por un lado y con el del FAJ por el otro. 

Al Evita no le pidió mucho. Solo que su bloque, que integra la diputada Patricia Cubría, faltara a la sesión. Una foto entre Mosca y el líder del espacio, Fernando Chino Navarro, que adelantó Letra P, dio a entender que todo iba a ir en ese sentido. Así ocurrió: el Evita no fue.
 

 

En Diputados hubo otras dos ausencias. La más llamativa acaso fue la del massista Jorge D’Onofrio. Fue el único del Frente Renovador que no se sentó en su banca. La ausencia bajó el número que necesitó Cambiemos para llegar a los dos tercios de los votos. Según le informaron a Letra P, el legislador se habría enojado por el rumbo que tomaron las negociaciones y decidió no presentarse en la sesión. 

Es paradójico: D’Onofrio quiere ser candidato a gobernador por el massismo. Como diputado, existen pocas ocasiones más trascendentes que la votación de un presupuesto y un endeudamiento para hacer público su rechazo o su acompañamiento. El legislador faltó. 

También hubo foto con José Ottavis, uno de los integrantes del bloque del FAJ. En la antesala de la sesión, este bloque se mostró reticente. De hecho, al igual el PJ, votó de forma negativa al presupuesto. Días más tarde también hubo foto con Mosca. Así, los cuatro integrantes de la bancada acompañaron la autorización de deuda.

Otro voto enfilado a Cambiemos fue el del diputado Fabio Britos, del unibloque Integrar. Ya alejado del Frente Renovador, Britos, que  responde al intendente de Chivilcoy, Guillermo Britos, apoyó endeudamiento y presupuesto. Se diferenció, incluso, de su ex bancada. Mosca también se había sacado una foto con el jefe comunal del distrito del interior bonaerense. 

Hubo un esperable rechazo a todas las leyes de los bloques de Unidad Ciudadana (UC) y del Frente de Izquierda y Trabajadores (FIT). A diferencia de años anteriores, UC lo hizo apuntando directamente contra la gestión de Vidal y de Mauricio Macri. Es decir, sin cruzar a sus compañeros del PJ bonaerense. El factor electoral 2019 le bajó la intensidad a la chicana interbloque. Con acuerdo de un sector de la oposición por cuarto año consecutivo, Cambiemos consiguió aprobar el presupuesto y el endeudamiento.