X
Cambiemos monopolizó el evento social que reúne al Círculo Rojo y a la política. La recesión ajustó el catering en un mundo ajeno a la crisis. Reinó Torello y De Narváez fue el único opositor.
Por 17/12/2018 17:46

LOS PALCOS, UNA VIDRIERA. El Campo Argentino de Polo congregó este domingo a CEOs y políticos que vieron la final del Campeonato Argentino. La Dolfina, el equipo de los Cambiasso, se impuso 17 a 12 a Las Monjitas. El match, que inició 16.30 y terminó cerca de las 19, es un escenario propicio paras las relaciones. Sobre la popular que da a la avenida Dorrego, cinco empresas pusieron palcos y movieron invitados: Massalin Particulares, FIAT, Sancor Seguros, Nissan y HSBC, el main sponsor que tenía doble superficie. Buena parte de los elegidos para esos lugares fueron pedidos expresos del CEO de la entidad y banquero favorito de Mauricio Macri, Gabriel “Pájaro” Martino.

 

Quirno, ex jefe de Gabinete de Caputo en el BCRA, junto a Lipera, Blanco, Martino. Etchevehere y Cesario. (Foto: Infobae)

 

Se sentaron y posaron para las fotos el ítalo argentino Cristiano Rattazzi; Juan Nápoli, del Banco de Valores, envalentonado con el triunfo de River en la Libertadores (es directivo del club); Ignacio Blaquier (Ledesma), Luis Galli (Newsan), Néstor Abatidaga (Sancor Seguros), Juan Pablo Bagó; Eduardo Constantini y Martín Cabrales. También se hizo ver la plana mayor del Foro de Convergencia Empresarial, con su presidente, Miguel Blanco (Swiss Medical), Claudio Cesario (ABA), Daniel Pelegrina (Sociedad Rural) y Guillermo Lipera, el presidente del Colegio de Abogados más afín a Cambiemos.

 

***

 

MICHETTI SE COMPROMETIÓ Y FALTÓ. “Lo tenía en agenda, quería venir, pero no pudo”, contó una vocera de la vicepresidenta, Gabriela Michetti. Había sido elegida la funcionaria para entregar la copa al campeón. “Estaba ocupada”, contó a Letra P uno de los cuadros que ocupó las gradas. Otro lo tomó con sorna: “Era domingo a la tarde, no creo que haya estado trabajando”.

De todos modos, el macrismo cubrió espacios sin pudor en el evento palermitano: desde el canciller Jorge Faurie, pasando por el secretario de Agroindustria, Miguel Etchevehere, y el actual jefe del BICE, Francisco Cabrera, hasta José Torello, jefe de asesores de la Presidencia e Iván Pavlovsky, el autodefinido “vocero presidencial”. La mayoría se reunieron en el cóctel que brindó el HSBC en una carpa exclusiva. El contexto, una burbuja, no redundó en reclamos o quejas para el Gobierno o la situación. “Acá es todo muy relajado, no pega la crisis”, relataron los presentes.

 

***

 

Cabrera con Etchevehere, en los palcos. (Fuente: Infobae)

 

PANCHO SABE DEL JUEGO Y ESPERA. Francisco Cabrera, ex ministro de Producción, debió ser uno de los pocos funcionarios que fueron con interés verdadero en el polo. Sus hijas juegan y él mismo despunta el vicio cuando la actividad se lo permite. Lo saludaron muchos. Casi que a la mayoría le dio la certeza de que sus días en el BICE están contados y que será, cuando lo decida Macri, el nuevo presidente del Banco Nación. A unas horas de partir a su ya clásico retiro en Punta del Este, Pancho fue consultado por las internas que suenan con Javier González Fraga. “No sé nada”, se sacó el problema de encima. El pase de dependencias se daría en febrero, cuando el “Dandy” vuelva de su descanso esteño.

 

***

 

Mamet, en el centro, con Pepe Scioli y el fiscal Stornelli. 

 

NOAH JUEGA. Edward Prado, ex juez y actual embajador de Estados Unidos en la Argentina, se puso el sombrero de paja clásico en este evento. Su antecesor, Noah Mamet, hizo lo propio. El ex diplomático fue uno de los jefes de los recaudadores de campaña de Barack Obama, que gustaba pagar a los mejores con cargos políticos. Tanto le gustó el país que se quedó como lobista. Hoy, según les contó a diferentes interlocutores mientras tomaba sol en las gradas, maneja inversores estadounidenses en energía, tiene vínculos con el Gobierno de la Ciudad vía Horacio Rodríguez Larreta y es socio del estudio de abogados Allende Brea. “Está muy activo –cuentan-, pero sigue hablando ese castellano extraño”.

 

***

 

 

DE NARVÁEZ CRITICA Y PONE CABALLOS. Fue aliado de Macri, luego opositor, se acercó a Sergio Massa y al peronismo y al tiempo se esfumó de la escena política. Francisco De Narváez volvió al ruedo hace unos meses. Se abrió una cuenta de Twitter nueva y les confirmó a propios y extraños que quiere volver a los negocios. “A la producción”, dijo en charlas con empresarios en el Polo. Estuvo incluso en la semifinal, entre las Monjitas y Ellerstina. Cuentan que muchas de las yeguas que disputaron eran de su caballeriza.

Criticó al Gobierno en el evento, casi el único opositor presente junto al zigzagueante José “Pepe” Scioli y al vicegobernador de Corrientes. Su segundo tweet fue un mensaje a Macri, de allí en más no volvió a usar su cuenta. “Millones de Argentinos que tenemos el DERECHO de VIVIR en PAZ y SEGUROS, ¡ayer perdimos 10 a 0! El estado DEBE GARANTIZAR la PAZ y la SEGURIDAD. No es una opción, es su DEBER. @mauriciomacri @PatoBullrich lean y cumplan con la Constitución Nacional”, disparó. Fue un día después del Superclásico fallido en el Monumental.

 

***

 

SANGUCHISMO MATA SUSHI. El ajuste en el catering fue, quizás, la única señal del golpe de la crisis en el evento del Polo. El espumante Escorihuela reemplazó al Barón B y al Chandon de las ediciones anteriores. Lo mismo ocurrió con la comida. Por primera vez en años no reinó el sushi y circularon con fuerza, ganas y responsabilidad en bajar el gasto los sandwiches y canapés.