LEGISLATURA PORTEÑA

Lousteau y el socialismo acompañaron a Larreta para prohibir a los trapitos

Los votos opositores fueron claves para aprobar ese aspecto del Código Contravencional. Los legisladores de Carrió mantuvieron su postura disidente.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, zanja las heridas y cortocircuitos con Martín Lousteau a fines de 2018 y consiguió el apoyo de la bancada de SUMA + para prohibir la actividad de los trapitos y limpiavidrios en la Ciudad de Buenos Aires. El bloque Vamos Juntos esperaba un "gesto" del diputado nacional por la Unión Cívica Radical y, mediante intensas negociaciones dentro de la Comisión de Justicia, el oficialismo contó con el respaldo de "Guga" y el socialismo de Roy Cortina para modificar ese aspecto del Código Contravencional.

 

El Gobierno porteño cuenta con la mayoría necesaria para aprobar la iniciativa, pero una diferencia entre los legisladores del PRO y los que responden a Elisa Carrió cambió los números, por lo que el bloque Vamos Juntos debió salir a pescar en otras bancadas. En rigor, los lilitos se opusieron particularmente a los artículos que buscan imponer multas económicas y trabajo comunitario a quienes sean detectados desarrollando la actividad, que en territorio porteño es considerada una contravención y no un delito. Sin embargo, la Coalición Cívica acompañó en general el texto que envió la Jefatura de Gobierno pero que sufrió modificaciones en el Legislativo, que batalló con Uspallata 3160 para lograr consensos con la oposición.

 

La nueva norma crea la figura del cuidacoches o limpiavidrios como una contravención cuando no exista autorización legal para ejercer esa actividad e impone sanciones de multas, realización de tareas de utilidad pública y de arresto para los jefes o coordinadores de bandas. También, se incluye punitivamente a organizadores de espectáculos cuando tengan complicidad con ese sistema ilegal de estacionamiento. Si hay connivencia policial se hará un sumario y se podrá castigar al policía con la exoneración.

 

El oficialismo limitó los arrestos a los casos en que se compruebe que detrás del cuidacoche o el limpiavidrio existe una organización. El Gobierno advierte que estos casos se presentan alrededor de los parques públicos durante los fines de semana o en los eventos masivos.“Las penas serán más duras cuando la actividad se lleve a cabo en oportunidad de eventos masivos -con o sin participación de un club -, cuando exista connivencia policial o una organización previa”, aclaró el vicepresidente primero de la Legislatura porteña, Francisco Quintana.

 

 

 

Con estos respaldos, Rodríguez Larreta se aseguró los cuatro votos que no tuvo del sector de Carrió, cuyos legisladores apuntan contra la Jefatura de Gabinete por “desmanejo políticos" durante el 2018. No obstante, aclaran que el vínculo entre la Coalición Cívica y la conducción del bloque Vamos Juntos y el tándem Larreta–Diego Santilli es “intachable”. La prohibición a la actividad de los trapitos es una deuda histórica del macrismo, que siempre buscó avanzar con la iniciativa pero nunca tuvo los votos necesarios. Años atrás, los diputados del PRO Cristian Ritondo y Roberto Quattromano insistieron para aprobar una iniciativa similar a la aprobada este jueves, pero nunca contaron con el apoyo de la oposición.

 

Florencio Randazzo, Juan Schiaretti y Miguel Ángel Pichetto.
Victoria Villarruel, vicepresidenta de la Nación.

También te puede interesar