X
Habrá una sesión extraordinaria el jueves 6 de diciembre. No se tratarán la ley de alquileres ni el Impuesto a las Ganancias para los jueces. Incluirá el proyecto para liberar el precio del papel.
Por 27/11/2018 20:19

Después de la parálisis y el mal clima que generara el traspié del oficialismo en el Consejo de la Magistratura, la Cámara de Diputados volverá a debatir en el recinto la primera semana de diciembre, en la sesión extraordinaria que convocará el Poder Ejecutivo para aprobar el proyecto contra las barrabravas que Cambiemos volverá a presentar, obligado por el papelón del Superclásico y la modificación del Impuesto a los Bienes Personales, entre otros temas. Afuera quedarán la ley de alquileres y el proyecto para que los jueces paguen el Impuesto a las Ganancias.

Si bien el temario será fijado por el Ejecutivo en el decreto por el cual se convocará a sesiones extraordinarias, en la Cámara baja ya manejan un listado tentativo de proyectos. Según pudo saber Letra P, la intención de Cambiemos es incluir en el debate el nuevo proyecto contra las barras bravas, de acuerdo a lo que anunció este lunes el presidente Mauricio Macri, tras el fallido enfrentamiento entre River y Boca en el Monumental.

El oficialismo había presentado un proyecto contra los barras en agosto de 2016, a través de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, pero esa iniciativa nunca fue tratada y perdió estado parlamentario el 28 de febrero de 2018. Por esa razón, en la bancada de Cambiemos trabajan por estas horas en una nueva ley, que deberán presentar antes del fin del período de sesiones ordinarias, el 30 de noviembre, para que el Presidente pueda incluirla en el temario de las extraordinarias. El nuevo texto se ajustará más al espíritu del anteproyecto del Código Penal, que el Presidente podría presentar en la apertura de sesiones, el 1 de marzo, que al proyecto original de Bullrich.

 

 

En pleno escándalo internacional por el Superclásico, el Ejecutivo se apura para que la ley sea aprobada en el recinto de Diputados el 6 de diciembre y enviada al Senado para su sanción la semana siguiente. Así, la Cámara alta también saldrá de su parálisis y sesionará en diciembre

Además de ley contra los barras, el Ejecutivo incluirá en el temario un proyecto que busca bajar la presión tributaria a cooperativas y mutuales, en el que trabaja a contrarreloj el presidente de la Comisión de Presupuesto, Luciano Laspina. Si bien el Senado aprobó una iniciativa en el mismo sentido - impulsada por los senadores Omar Perotti y Ángel Rozas- durante la sesión en la que sancionó el Presupuesto 2019, ese proyecto encontró su freno en la Cámara baja por dos motivos: un desacuerdo del oficialismo respecto de la rebaja prevista en la ley y porque los diputados quieren hacer respetar a rajatabla la norma que indica que los temas tributarios se originan en su lado del edificio.

La sesión del jueves 6 incluirá, además, el proyecto para desregular el precio del papel prensa, que impulsa Diego Bossio junto a Cambiemos, y que ya generó fuertes cruces durante el tratamiento en comisión y la reacción de varios diarios cooperativos y del interior del país. La norma propone derogar varios artículos de la ley 26.736, aprobada por el kirchnerismo en 2011, que declara "de interés público la fabricación, comercialización y distribución de pasta celulosa y de papel para diarios".

 

 

Por último, también se debatirán la actualización de la ley de urbanización de villas, que el Senado sancionó en octubre, la autorización al Presidente para salir del país, transferencias de tierras, aprobación de convenios internacionales, y la reforma al Código Procesal Penal que incluye la actualización de la figura del arrepentido y nuevas técnicas de investigación.

Afuera quedarán la promocionada ley de alquileres y el proyecto para que los jueces paguen Impuesto a las Ganancias. El oficialismo resolvió que los tres poderes del Estado conformarán una mesa para analizar la forma de avanzar con el tributo a los judiciales “sin afectar derechos adquiridos” pero atendiendo al principio de igualdad.

Por último, salvo que medie un acuerdo entre todas las fuerzas políticas, es poco probable que avance la ley de financiamiento de partidos políticos. Sobre este último punto, Diputados también plantará su posición. Los jefes de todos los bloques acordaron que impulsarán una ley que tenga origen en la Cámara baja, distinta de la que comenzó a debatir el Senado, y que consiguió dictamen de comisión aunque poco consenso dentro de los bloques.

 

La oposición volverá a darle su apoyo a Monzó como presidente de la Cámara. (Télam)

 

Un día antes del regreso de los diputados al recinto para el debate, el miércoles 5, la Cámara celebrará la sesión preparatoria en la que elegirá a sus autoridades para el año 2019. De no mediar sorpresas, todo indica que los legisladores ratificarán en sus cargos tanto al presidente, Emilio Monzó, como a los vicepresidentes José Luis Gioja, Luis Petri y Martín Llaryora, ya en un clima mucho más distendido luego de que el oficialismo limara las asperezas internas que dejó la puja por las sillas en el Consejo de la Magistratura, y que se recompusiera la relación con la oposición, tras la agitada aprobación por el Presupuesto. 

Diputados trata en diciembre la ley contra los barras y Bienes Personales

Habrá una sesión extraordinaria el jueves 6 de diciembre. No se tratarán la ley de alquileres ni el Impuesto a las Ganancias para los jueces. Incluirá el proyecto para liberar el precio del papel.

Después de la parálisis y el mal clima que generara el traspié del oficialismo en el Consejo de la Magistratura, la Cámara de Diputados volverá a debatir en el recinto la primera semana de diciembre, en la sesión extraordinaria que convocará el Poder Ejecutivo para aprobar el proyecto contra las barrabravas que Cambiemos volverá a presentar, obligado por el papelón del Superclásico y la modificación del Impuesto a los Bienes Personales, entre otros temas. Afuera quedarán la ley de alquileres y el proyecto para que los jueces paguen el Impuesto a las Ganancias.

Si bien el temario será fijado por el Ejecutivo en el decreto por el cual se convocará a sesiones extraordinarias, en la Cámara baja ya manejan un listado tentativo de proyectos. Según pudo saber Letra P, la intención de Cambiemos es incluir en el debate el nuevo proyecto contra las barras bravas, de acuerdo a lo que anunció este lunes el presidente Mauricio Macri, tras el fallido enfrentamiento entre River y Boca en el Monumental.

El oficialismo había presentado un proyecto contra los barras en agosto de 2016, a través de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, pero esa iniciativa nunca fue tratada y perdió estado parlamentario el 28 de febrero de 2018. Por esa razón, en la bancada de Cambiemos trabajan por estas horas en una nueva ley, que deberán presentar antes del fin del período de sesiones ordinarias, el 30 de noviembre, para que el Presidente pueda incluirla en el temario de las extraordinarias. El nuevo texto se ajustará más al espíritu del anteproyecto del Código Penal, que el Presidente podría presentar en la apertura de sesiones, el 1 de marzo, que al proyecto original de Bullrich.

 

 

En pleno escándalo internacional por el Superclásico, el Ejecutivo se apura para que la ley sea aprobada en el recinto de Diputados el 6 de diciembre y enviada al Senado para su sanción la semana siguiente. Así, la Cámara alta también saldrá de su parálisis y sesionará en diciembre

Además de ley contra los barras, el Ejecutivo incluirá en el temario un proyecto que busca bajar la presión tributaria a cooperativas y mutuales, en el que trabaja a contrarreloj el presidente de la Comisión de Presupuesto, Luciano Laspina. Si bien el Senado aprobó una iniciativa en el mismo sentido - impulsada por los senadores Omar Perotti y Ángel Rozas- durante la sesión en la que sancionó el Presupuesto 2019, ese proyecto encontró su freno en la Cámara baja por dos motivos: un desacuerdo del oficialismo respecto de la rebaja prevista en la ley y porque los diputados quieren hacer respetar a rajatabla la norma que indica que los temas tributarios se originan en su lado del edificio.

La sesión del jueves 6 incluirá, además, el proyecto para desregular el precio del papel prensa, que impulsa Diego Bossio junto a Cambiemos, y que ya generó fuertes cruces durante el tratamiento en comisión y la reacción de varios diarios cooperativos y del interior del país. La norma propone derogar varios artículos de la ley 26.736, aprobada por el kirchnerismo en 2011, que declara "de interés público la fabricación, comercialización y distribución de pasta celulosa y de papel para diarios".

 

 

Por último, también se debatirán la actualización de la ley de urbanización de villas, que el Senado sancionó en octubre, la autorización al Presidente para salir del país, transferencias de tierras, aprobación de convenios internacionales, y la reforma al Código Procesal Penal que incluye la actualización de la figura del arrepentido y nuevas técnicas de investigación.

Afuera quedarán la promocionada ley de alquileres y el proyecto para que los jueces paguen Impuesto a las Ganancias. El oficialismo resolvió que los tres poderes del Estado conformarán una mesa para analizar la forma de avanzar con el tributo a los judiciales “sin afectar derechos adquiridos” pero atendiendo al principio de igualdad.

Por último, salvo que medie un acuerdo entre todas las fuerzas políticas, es poco probable que avance la ley de financiamiento de partidos políticos. Sobre este último punto, Diputados también plantará su posición. Los jefes de todos los bloques acordaron que impulsarán una ley que tenga origen en la Cámara baja, distinta de la que comenzó a debatir el Senado, y que consiguió dictamen de comisión aunque poco consenso dentro de los bloques.

 

La oposición volverá a darle su apoyo a Monzó como presidente de la Cámara. (Télam)

 

Un día antes del regreso de los diputados al recinto para el debate, el miércoles 5, la Cámara celebrará la sesión preparatoria en la que elegirá a sus autoridades para el año 2019. De no mediar sorpresas, todo indica que los legisladores ratificarán en sus cargos tanto al presidente, Emilio Monzó, como a los vicepresidentes José Luis Gioja, Luis Petri y Martín Llaryora, ya en un clima mucho más distendido luego de que el oficialismo limara las asperezas internas que dejó la puja por las sillas en el Consejo de la Magistratura, y que se recompusiera la relación con la oposición, tras la agitada aprobación por el Presupuesto.