X
El banco revisó a la baja las perspectivas de toda la región y señaló la afectación en el país de la “crisis cambiaria” y las “necesarias políticas restrictivas”. “Hay ruido político”, afirmaron.
Redacción 24/10/2018 16:48

El BBVA Research revisó a la baja las previsiones de crecimiento de Argentina, Brasil, México y Uruguay para 2018, con lo cual, la proyección promedio del Producto Interno Bruto de América Latina también se reduce a 0,9%, desde 1,3% de la previsión anterior.

De acuerdo con el informe ‘Situación América Latina 4T18’, la región recobrará el dinamismo en 2019, año para el cual se estima un crecimiento de la economía de 1,8%. A partir de 2020, el Producto Interno Bruto (PIB) se acercará a su potencial (entre 2,5% y 3%). Sobre Argentina, además, aclararon que preocupa el tema inflacionario y el “ruido político”.

Juan Ruiz, economista jefe de BBVA Research para América del Sur, señaló que "la región presenta perspectivas económicas muy heterogéneas, con crisis en Argentina, incertidumbre en Brasil y resiliencia en los países de la Alianza del Pacífico".

Ruiz explicó que se redujo la proyección para Argentina por la crisis cambiaria y las necesarias políticas monetaria y fiscal restrictivas. El país se vio afectado de manera importante por la volatilidad de los mercados internacionales. Por su parte, las menores estimaciones para Brasil (que también se ve lastrado por la volatilidad financiera), México (donde disminuye la incertidumbre después del preacuerdo comercial con EE.UU. y Canadá) y Uruguay son fruto de los malos datos de crecimiento en el primer semestre del año.

 

 

 

Por el contrario, las previsiones de crecimiento para Chile y Paraguay se incrementan, dados los buenos resultados en la primera parte del año, en tanto que las de Colombia y Perú se mantienen sin cambios. En general, el crecimiento en 2018 y 2019 estará apoyado principalmente por el sector externo, en un entorno económico global más robusto y precios favorables de algunas materias primas como el petróleo y el cobre.

Por el lado de la inflación, se mantiene acotada en los países de América Latina, a pesar de las depreciaciones recientes de los tipos de cambio y la recuperación de la demanda interna. Las excepciones a la regla son Uruguay y Argentina. En este último país, los precios aumentan de manera importante por el efecto de la depreciación reciente de la tasa de cambio, señaló el experto.

TEMOR AL PROTECCIONISMO. “Desde el punto de vista externo –dice el BBVA-, el proteccionismo y su impacto en los flujos comerciales globales y sobre los precios de las materias primas son factores que incrementan los riesgos en la región. A esto se suma el endurecimiento de las condiciones financieras internacionales y el riesgo de una desaceleración brusca de la economía china, que podría poner freno a la compra de bienes y materias primas proveniente de América Latina”. Y aclara que “en cuanto a los riesgos internos, hay heterogeneidad entre los países. Por un lado, el ruido político muestra una tendencia al alza particularmente en Argentina, donde también hay tensiones financieras, pero también en Colombia y Perú; mientras en Brasil, Chile y México se estabilizan. Por otro lado, existe el riesgo de un retraso mayor en la inversión tanto pública como privada en varios países. Así como el riesgo de que no se impulsen las reformas para potenciar la productividad”.