X

Todos a la final: las empresas que pelean por el subte avanzan en la licitación

Metrovías, RATP y la alianza Eurnekian – Keolis pasarán a la próxima instancia del contrato. El Gobierno apura la oferta económica, mientras las compañías evalúan impugnaciones.
Redacción 13/10/2018 14:42

El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta apuesta a comenzar el 2019 con un nuevo contrato de operación y mantenimiento de las seis líneas de subterráneo y el Premetro. Con ese objetivo apura la licitación del servicio, que comenzó en agosto y debería terminar en el mes de noviembre con la coronación de Metrovías, RATP y la alianza entre Corporación América y Keolis, las tres compañías que participan del proceso.

 

 

Según pudo saber Letra P, el Gobierno comunicará el 29 de octubre que las tres firmas pasaron la instancia en la que se presenta el plan empresarial (oferta técnica). También en esa fecha, la empresa estatal Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) abrirá los sobres económicos, el último paso previo a la firma del contrato, que debería ser antes de diciembre advierten en la Jefatura de Gobierno.

 

 

El proceso de la licitación, puesto en marcha tras el vencimiento del contrato de Metrovías, se retrasó porque una de las tres empresas solicitó estirar el plazo para presentar la oferta técnica. El cronograma original del Gobierno marcaba que para octubre estaría firmando el nuevo contrato, pero en Uspallata 3160 señalan que llegarán con los tiempos y que el "take over" está previsto para enero de 2019.

Esa fecha la siguen de cerca Metrovías, RATP y Keolis - Corporación América. La primera, que también opera el ferrocarril Urquiza, se presentará en la próxima licitación asociado con Benito Roggio Transporte (BRT), la unidad de negocios de transporte del grupo. Además, la compañía argentina estará acompañada y asesorada en términos técnicos y operativos por la Deutsche Bahn (DB), principal empresa ferroviaria de Alemania cuyo accionista mayoritario es el Estado alemán.

 

 

La RATP (Régie Autonome des Transports Parisiens, en francés) no solo es la autoridad de transporte de la ciudad capital de Paris, sino que es un gigante europeo en materia de transporte público urbano, con operaciones en quince países y cuatro continentes. Sólo en la región parisina administra 14 líneas de metro (incluidas dos líneas automáticas), además de dos líneas regionales de trenes expresos, siete líneas de tranvía y unas 350 líneas de autobús.

Además, se ocupa de la operación y el mantenimiento de las redes de transporte urbano e interurbano en catorce países y cuatro continentes. En la actualidad, opera en más de 430 ciudades en el mundo, como por ejemplo Manila, Seúl, Hong Kong, El Cairo y Mumbai.

 

 

El grupo Keolis opera en 16 países y transporta más de tres mil millones de pasajeros por año, al tiempo que también administra servicios de tranvía, tren y colectivos. Con esa cifra, supera por amplio margen el requisito de “experiencia” que establecerá el Gobierno en el pliego, como señaló Letra P. El 70% de Keolis es propiedad de la SNCF, la compañía estatal francés que administra, opera y controla los ferrocarriles y el subte. El 30% restante pertenece a la Caja de depósitos y colocación de Québec (CDPQ), un grupo inversionista institucional canadiense que nació por decisión del gobierno de ese país para manejar fondo de pensiones. Tiempo después, administró el dinero de organismos públicos y desde hace algunos años invierte en emprendimientos privados, como el aeropuerto Heathrow (Londres) o el metro de la esteña ciudad de Lyon.

RIÑA EMPRESARIAL. Una vez presentado el plan empresarial, debido a un pedido explícito del Gobierno para estructurar la licitación, todos los participantes pueden consultar la información cargada por cada compañía en torno al detalle de inversiones y cuestiones operativas que ofrecen para quedarse con el contrato. El plazo de impugnaciones está por cerrar y la Ciudad espera no recibir ninguna, pero las empresas hacen fila para cuestionarse.

La francesa RATP promete inversiones para mejorar la seguridad y la comodidad de los usuarios en los viajes del sistema subterráneo, que actualmente transporta casi 1 millón y medio de pasajeros diarios. "Implican las mismas exigencias en todas sus filiales", explicaron a Letra P voceros de la empresa. Además, en el plan empresarial presentado ante Sbase figura un proyecto para remodelar de manera "integral" el Taller Polvorín para aportar seguridad a los viajes, pero también para que los trabajadores del subterráneo aprendan "nuevas herramientas de mantenimiento predictivo y para la seguridad, la sostenibilidad, la innovación y el respeto del medio ambiente".

 

 

Las otras dos competidoras desconfían del detalle de la firma que opera en Paris y ponen el ojo en el capital que presentó la compañía. Según el pliego, cada consorcio debe dejar asentado que cuenta con una suma de 15 millones de dólares de respaldo. BRT y Corporación América sacan pecho y advierten que "duplicaron" esa cifra, en tanto el grupo parisino asegura que hizo mejor propuesta que el acuerdo entre Lyon y la empresa de la familia Eurnekian, como también superior a la de la actual operadora del metro porteño, a la que le cuestiona el estado y la tecnología de los coches en circulación.

En tanto, Metrovías asegura que invertirá en innovación y tecnología para mejorar la experiencia del usuario del subte capitalino, además de "reconvertir" Polvorín y el resto de los talleres. La empresa del Grupo Roggio cuenta con una ventaja frente a la constructora del Grupo Eurnekian (Helport SA): Metrovías es la única compañía argentina con experiencia en la operación de subtes. 

Toda esa información está bajo siete llaves en las oficinas de Sbase, pero la palabra final la tiene la Comisión Evaluadora integrada por instituciones especialistas en el tema y áreas del Gobierno porteño: Ministerio de Hacienda, Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte y Sbase, con el asesoramiento del Metro de Barcelona y de la Cátedra de Transporte de la Universidad de San Martín (UNSAM).

Además, la empresa que opera el metro de la ciudad española de Barcelona, TMB, fue contratada por Rodríguez Larreta para confeccionar el pliego de licitación. A la empresa catalana se le planteó un objetivo particular: diseñar una propuesta que atraiga a consorcios con experiencia en diversos sistemas ferroviarios ya que el trazado del subterráneo porteño cuenta con distintas características de señales, vías, trocha y capacidad de recepción de energía en cada línea.

Todos a la final: las empresas que pelean por el subte avanzan en la licitación

Metrovías, RATP y la alianza Eurnekian – Keolis pasarán a la próxima instancia del contrato. El Gobierno apura la oferta económica, mientras las compañías evalúan impugnaciones.  

El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta apuesta a comenzar el 2019 con un nuevo contrato de operación y mantenimiento de las seis líneas de subterráneo y el Premetro. Con ese objetivo apura la licitación del servicio, que comenzó en agosto y debería terminar en el mes de noviembre con la coronación de Metrovías, RATP y la alianza entre Corporación América y Keolis, las tres compañías que participan del proceso.

 

 

Según pudo saber Letra P, el Gobierno comunicará el 29 de octubre que las tres firmas pasaron la instancia en la que se presenta el plan empresarial (oferta técnica). También en esa fecha, la empresa estatal Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) abrirá los sobres económicos, el último paso previo a la firma del contrato, que debería ser antes de diciembre advierten en la Jefatura de Gobierno.

 

 

El proceso de la licitación, puesto en marcha tras el vencimiento del contrato de Metrovías, se retrasó porque una de las tres empresas solicitó estirar el plazo para presentar la oferta técnica. El cronograma original del Gobierno marcaba que para octubre estaría firmando el nuevo contrato, pero en Uspallata 3160 señalan que llegarán con los tiempos y que el "take over" está previsto para enero de 2019.

Esa fecha la siguen de cerca Metrovías, RATP y Keolis - Corporación América. La primera, que también opera el ferrocarril Urquiza, se presentará en la próxima licitación asociado con Benito Roggio Transporte (BRT), la unidad de negocios de transporte del grupo. Además, la compañía argentina estará acompañada y asesorada en términos técnicos y operativos por la Deutsche Bahn (DB), principal empresa ferroviaria de Alemania cuyo accionista mayoritario es el Estado alemán.

 

 

La RATP (Régie Autonome des Transports Parisiens, en francés) no solo es la autoridad de transporte de la ciudad capital de Paris, sino que es un gigante europeo en materia de transporte público urbano, con operaciones en quince países y cuatro continentes. Sólo en la región parisina administra 14 líneas de metro (incluidas dos líneas automáticas), además de dos líneas regionales de trenes expresos, siete líneas de tranvía y unas 350 líneas de autobús.

Además, se ocupa de la operación y el mantenimiento de las redes de transporte urbano e interurbano en catorce países y cuatro continentes. En la actualidad, opera en más de 430 ciudades en el mundo, como por ejemplo Manila, Seúl, Hong Kong, El Cairo y Mumbai.

 

 

El grupo Keolis opera en 16 países y transporta más de tres mil millones de pasajeros por año, al tiempo que también administra servicios de tranvía, tren y colectivos. Con esa cifra, supera por amplio margen el requisito de “experiencia” que establecerá el Gobierno en el pliego, como señaló Letra P. El 70% de Keolis es propiedad de la SNCF, la compañía estatal francés que administra, opera y controla los ferrocarriles y el subte. El 30% restante pertenece a la Caja de depósitos y colocación de Québec (CDPQ), un grupo inversionista institucional canadiense que nació por decisión del gobierno de ese país para manejar fondo de pensiones. Tiempo después, administró el dinero de organismos públicos y desde hace algunos años invierte en emprendimientos privados, como el aeropuerto Heathrow (Londres) o el metro de la esteña ciudad de Lyon.

RIÑA EMPRESARIAL. Una vez presentado el plan empresarial, debido a un pedido explícito del Gobierno para estructurar la licitación, todos los participantes pueden consultar la información cargada por cada compañía en torno al detalle de inversiones y cuestiones operativas que ofrecen para quedarse con el contrato. El plazo de impugnaciones está por cerrar y la Ciudad espera no recibir ninguna, pero las empresas hacen fila para cuestionarse.

La francesa RATP promete inversiones para mejorar la seguridad y la comodidad de los usuarios en los viajes del sistema subterráneo, que actualmente transporta casi 1 millón y medio de pasajeros diarios. "Implican las mismas exigencias en todas sus filiales", explicaron a Letra P voceros de la empresa. Además, en el plan empresarial presentado ante Sbase figura un proyecto para remodelar de manera "integral" el Taller Polvorín para aportar seguridad a los viajes, pero también para que los trabajadores del subterráneo aprendan "nuevas herramientas de mantenimiento predictivo y para la seguridad, la sostenibilidad, la innovación y el respeto del medio ambiente".

 

 

Las otras dos competidoras desconfían del detalle de la firma que opera en Paris y ponen el ojo en el capital que presentó la compañía. Según el pliego, cada consorcio debe dejar asentado que cuenta con una suma de 15 millones de dólares de respaldo. BRT y Corporación América sacan pecho y advierten que "duplicaron" esa cifra, en tanto el grupo parisino asegura que hizo mejor propuesta que el acuerdo entre Lyon y la empresa de la familia Eurnekian, como también superior a la de la actual operadora del metro porteño, a la que le cuestiona el estado y la tecnología de los coches en circulación.

En tanto, Metrovías asegura que invertirá en innovación y tecnología para mejorar la experiencia del usuario del subte capitalino, además de "reconvertir" Polvorín y el resto de los talleres. La empresa del Grupo Roggio cuenta con una ventaja frente a la constructora del Grupo Eurnekian (Helport SA): Metrovías es la única compañía argentina con experiencia en la operación de subtes. 

Toda esa información está bajo siete llaves en las oficinas de Sbase, pero la palabra final la tiene la Comisión Evaluadora integrada por instituciones especialistas en el tema y áreas del Gobierno porteño: Ministerio de Hacienda, Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte y Sbase, con el asesoramiento del Metro de Barcelona y de la Cátedra de Transporte de la Universidad de San Martín (UNSAM).

Además, la empresa que opera el metro de la ciudad española de Barcelona, TMB, fue contratada por Rodríguez Larreta para confeccionar el pliego de licitación. A la empresa catalana se le planteó un objetivo particular: diseñar una propuesta que atraiga a consorcios con experiencia en diversos sistemas ferroviarios ya que el trazado del subterráneo porteño cuenta con distintas características de señales, vías, trocha y capacidad de recepción de energía en cada línea.