X
Tras los encuentros en Ensenada, Hurlingham y Avellaneda, se reunirá con intendentes en San Antonio de Areco. La cita, alejada del conurbano, busca ampliar la participación de los jefes comunales.
Por 12/10/2018 14:29

“Tenemos que pensar muy bien cómo empezamos a construir una mayoría lo más amplia, plural y diversa posible”, dijo hace unas semanas el diputado nacional de Unidad Ciudadana Máximo Kirchner durante un plenario en Ensenada. Con esa premisa llegará el próximo martes a San Antonio de Areco, hasta donde arribarán intendentes peronistas del interior y del conurbano. En agenda, la crisis económica y la construcción electoral del kirchnerismo para 2019.

Una semana antes de comparecer ante el juez Claudio Bonadio para declarar en el marco de la investigación por supuestas coimas en la obra pública, el hijo de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner volverá a reunirse con intendentes bonaerenses.

El encuentro, según supo Letra P, está previsto para el mediodía en el distrito bonaerense ubicado a poco menos de 120 kilómetros de la Capital Federal, un punto de encuentro intermedio para los jefes comunales del interior y del GBA. El fundador de La Cámpora busca engrosar la participación de alcaldes en el armado K.

 

 

Como contrapartida a Alternativa Argentina -el espacio opositor anti kirchnerista que integran Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Miguel Ángel Pichetto, Juan Schiaretti y Rosana Bertone– que con una marcada presencia en un evento en Bahía Blanca empezó a sumar kilometraje para visibilizarse en el territorio electoral más importante, el kirchnerismo busca reorganizar la tropa de intendentes afines para definir su estrategia de cara a la próxima batalla electoral.

Máximo llegará a Areco tras el plenario que encabezó en Ensenada y luego de las reuniones que mantuvo en Hurlingham y Avellaneda. En esta última, la más próxima, el diputado nacional acompañó a Jorge Ferraresi en la inauguración de la planta de reciclado, que contó con la participación de los intendentes de Ensenada, Mario Secco; de Moreno, Walter Festa; de Pehuajó, Pablo Zurro; de Mercedes, Juan Ignacio Ustarroz; de Gonzales Chaves, Marcelo Santillán, y de San Antonio Areco, Francisco Durañona, además de legisladores provinciales.

Tal como había ocurrido en reuniones anteriores, el legislador lanzó críticas a las administraciones de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal y, además, de cara al 2019, convocó a “construir una mayoría que represente a la gente, una unidad opositora que defienda los intereses y el futuro de los más humildes".

 

 

En ese marco, en la agenda de temas previstos para la cumbre en Areco, la crisis económica y el impacto del ajuste en las administraciones locales serán ejes centrales, así como el reordenamiento del espacio hacia la próxima elección.

En este caso, el anfitrión será el kirchnerista Francisco “Paco” Durañona, quien recientemente se ubicó en la ronda electoral al lanzarse como candidato a gobernador, posición desde la que ha alimentado su rol crítico hacia la conducción del PJ provincial – Gustavo Menendez y Fernando Gray- y de los jefes comunales denominados dialoguistas, con el lomense Martín Insaurralde a la cabeza.

Máximo apura el armado bonaerense K con una cumbre en el interior

Tras los encuentros en Ensenada, Hurlingham y Avellaneda, se reunirá con intendentes en San Antonio de Areco. La cita, alejada del conurbano, busca ampliar la participación de los jefes comunales.

“Tenemos que pensar muy bien cómo empezamos a construir una mayoría lo más amplia, plural y diversa posible”, dijo hace unas semanas el diputado nacional de Unidad Ciudadana Máximo Kirchner durante un plenario en Ensenada. Con esa premisa llegará el próximo martes a San Antonio de Areco, hasta donde arribarán intendentes peronistas del interior y del conurbano. En agenda, la crisis económica y la construcción electoral del kirchnerismo para 2019.

Una semana antes de comparecer ante el juez Claudio Bonadio para declarar en el marco de la investigación por supuestas coimas en la obra pública, el hijo de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner volverá a reunirse con intendentes bonaerenses.

El encuentro, según supo Letra P, está previsto para el mediodía en el distrito bonaerense ubicado a poco menos de 120 kilómetros de la Capital Federal, un punto de encuentro intermedio para los jefes comunales del interior y del GBA. El fundador de La Cámpora busca engrosar la participación de alcaldes en el armado K.

 

 

Como contrapartida a Alternativa Argentina -el espacio opositor anti kirchnerista que integran Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Miguel Ángel Pichetto, Juan Schiaretti y Rosana Bertone– que con una marcada presencia en un evento en Bahía Blanca empezó a sumar kilometraje para visibilizarse en el territorio electoral más importante, el kirchnerismo busca reorganizar la tropa de intendentes afines para definir su estrategia de cara a la próxima batalla electoral.

Máximo llegará a Areco tras el plenario que encabezó en Ensenada y luego de las reuniones que mantuvo en Hurlingham y Avellaneda. En esta última, la más próxima, el diputado nacional acompañó a Jorge Ferraresi en la inauguración de la planta de reciclado, que contó con la participación de los intendentes de Ensenada, Mario Secco; de Moreno, Walter Festa; de Pehuajó, Pablo Zurro; de Mercedes, Juan Ignacio Ustarroz; de Gonzales Chaves, Marcelo Santillán, y de San Antonio Areco, Francisco Durañona, además de legisladores provinciales.

Tal como había ocurrido en reuniones anteriores, el legislador lanzó críticas a las administraciones de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal y, además, de cara al 2019, convocó a “construir una mayoría que represente a la gente, una unidad opositora que defienda los intereses y el futuro de los más humildes".

 

 

En ese marco, en la agenda de temas previstos para la cumbre en Areco, la crisis económica y el impacto del ajuste en las administraciones locales serán ejes centrales, así como el reordenamiento del espacio hacia la próxima elección.

En este caso, el anfitrión será el kirchnerista Francisco “Paco” Durañona, quien recientemente se ubicó en la ronda electoral al lanzarse como candidato a gobernador, posición desde la que ha alimentado su rol crítico hacia la conducción del PJ provincial – Gustavo Menendez y Fernando Gray- y de los jefes comunales denominados dialoguistas, con el lomense Martín Insaurralde a la cabeza.