X

Durañona, el candidato silvestre del peronismo para pelear la gobernación

El intendente de San Antonio de Areco se lanzó a la discusión electoral desmarcándose de la conducción del PJ. Se apoya en el interior bonaerense y dice que Vidal “no tiene autonomía política”.
Por 03/07/2018 17:54

“Esto surge cuando se empiezan a discutir las autoridades partidarias del PJ”, es lo primero que dice el intendente de San Antonio de Areco, Francisco Durañonacuando Letra P le pregunta cuándo comenzó a imaginarse como candidato a gobernador por el peronismo. Relegado en la negociación por la presidencia del Partido Justicialista bonaerense, en noviembre del año pasado, Durañona se ubicó en un lugar diametralmente opuesto a la conducción partidaria, que quedó para los intendentes de Merlo, Gustavo Ménendez; de Esteban Echevarría, Fernando Grayy también del lomense Martín Insaurralde. “Nosotros sosteníamos que hay que salir de esa mirada centrada en el conurbano”, agrega. Junto con el propio Insaurralde, la intendenta de La Matanza, Verónica Magarioy la sorpresiva Silvina Batakis –ex ministra de Economía bonaerense-, Durañona aparece en la primera ronda de nombres que ofrece el peronismo para disputar la gobernación de la provincia de Buenos Aires en 2019. 
 


Desde 2011 es intendente de San Antonio de Areco, un municipio de la Segunda sección electoral que en sus 287 años de vida tuvo apenas cuatro jefes comunales peronistas. Salvo él, ninguno terminó su mandato.

Durañona es el hijo de Francisco Durañona y Vedia, ex diputado nacional de la Unión de Centro Democrático (Ucedé) e interventor federal de la provincia de Corrientes, un cargo para el que fue designado por el entonces presidente, Carlos Menem. Los Durañona Vedia son de tradición liberal. El intendente de Areco se referencia en el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales y dice que, si fuera gobernador, estatizaría las empresas de servicios, tal como lo hizo Morales en el país vecino. 

“Salvo en 2011, perdimos tres elecciones. Está claro que con el conurbano solo no alcanza”, advierte Durañona, que también habla maravillas de Batakis. “La respeto, se mantuvo muy firme y forma parte de un conjunto que no nos movimos de ser oposición”, dice. No menciona al PJ dialoguista, pero implícitamente lo ubica en una oposición que fue menos opositora que él y otro puñado de intendentes en discusiones que tuvieron como escenario la Legislatura bonaerense: Mario Secco (Ensenada), Pablo Zurro (Pehuajó) o Jorge Ferraresi (Avellaneda), entre otros. Los que nunca aportaron votos para leyes que pidió Vidal. 


 


Junto a CFK en un acto durante la campaña a senadora nacional el año pasado (Foto: AG La Plata) 


Durañona tiene un diputado propio en el bloque de Unidad Ciudadana en la Cámara baja provincial. Se trata de Mariano Pinedo, hermano del senador nacional y presidente provisional del Senado, Federico Piendo. Tiempo atrás, en una entrevista con Letra P, el Pinedo kirchnerista dijo: "Nosotros nos planteamos como una oposición; no estamos rogando ser actores de una negociación”. Hablaba, también, de los miembros del bloque del PJ. 

Durañona es un candidato silvestre que se lanzó a la aventura. Busca una diferenciación con el conurbano y, desde ese lugar, tira un guiño hacia el interior. A primera vista, no cuenta con una estructura fuerte, como aquella en la que podría pararse, por ejemplo, Insaurralde, que ya fue ungido por 13 intendentes como una figura capaz de ganar la gobernación en 2019. Sin embargo, en algo coinciden por estos días en el universo peronista/kirchnerista: creen que ahora, por la difícil coyuntura, el espacio puede recuperar el poder que perdió en 2015, cuando el candidato fue Aníbal Fernández secundado por Martín Sabbatella 
 


El intendente de Areco se anima a tirar primeras medidas de gestión. “En ocho años de gobierno se pueden generar 4 millones de lotes, porque el principal problema es el acceso a la tierra para la vivienda. También, en ese período, hay que trabajar para la generación de 4 millones de puestos de trabajo”.

“Vidal dejó de lado la cuestión turística. Ni yo sé quién está a cargo. Después de la salida de Nacho Crotto, lo único que hicieron fue reducir el área. También hay que crear un ministerio de Agua y de Servicios Públicos”, propone. 
 


A contramano de algunos intendentes peronistas y de todo el arco Cambiemos, el kirchnerista cree que la provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma deben hacerse cargo de la subvención y gestión –con todos los recursos que ello implica- de AySA, Edenor y Edesur. Una discusión que se dará en el Congreso pero que atraviesa la realidad provincial y municipal. “¿Por qué los misioneros, santacruceños, los vecinos de Pehuajó o de Areco, tenemos que pagar el servicio de luz de Capital Federal o el AMBA? Tiene que haber una concepción federal”, reclama. 

Durañona cree tener el apoyo de los intendentes del interior, aunque públicamente ningún jefe comunal se exprese por ahora en ese sentido ni tampoco hacia otro candidato o candidata. Para el afuera, el peronismo no se anima todavía a hacer un diagnóstico de nombres. Puertas adentro, el principal espacio opositor en la provincia ya empieza a imaginar la discusión de postulantes propios. El intendente de Areco buscará estar hasta el final en esa discusión. 

 

Durañona, el candidato silvestre del peronismo para pelear la gobernación

El intendente de San Antonio de Areco se lanzó a la discusión electoral desmarcándose de la conducción del PJ. Se apoya en el interior bonaerense y dice que Vidal “no tiene autonomía política”.

“Esto surge cuando se empiezan a discutir las autoridades partidarias del PJ”, es lo primero que dice el intendente de San Antonio de Areco, Francisco Durañonacuando Letra P le pregunta cuándo comenzó a imaginarse como candidato a gobernador por el peronismo. Relegado en la negociación por la presidencia del Partido Justicialista bonaerense, en noviembre del año pasado, Durañona se ubicó en un lugar diametralmente opuesto a la conducción partidaria, que quedó para los intendentes de Merlo, Gustavo Ménendez; de Esteban Echevarría, Fernando Grayy también del lomense Martín Insaurralde. “Nosotros sosteníamos que hay que salir de esa mirada centrada en el conurbano”, agrega. Junto con el propio Insaurralde, la intendenta de La Matanza, Verónica Magarioy la sorpresiva Silvina Batakis –ex ministra de Economía bonaerense-, Durañona aparece en la primera ronda de nombres que ofrece el peronismo para disputar la gobernación de la provincia de Buenos Aires en 2019. 
 


Desde 2011 es intendente de San Antonio de Areco, un municipio de la Segunda sección electoral que en sus 287 años de vida tuvo apenas cuatro jefes comunales peronistas. Salvo él, ninguno terminó su mandato.

Durañona es el hijo de Francisco Durañona y Vedia, ex diputado nacional de la Unión de Centro Democrático (Ucedé) e interventor federal de la provincia de Corrientes, un cargo para el que fue designado por el entonces presidente, Carlos Menem. Los Durañona Vedia son de tradición liberal. El intendente de Areco se referencia en el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales y dice que, si fuera gobernador, estatizaría las empresas de servicios, tal como lo hizo Morales en el país vecino. 

“Salvo en 2011, perdimos tres elecciones. Está claro que con el conurbano solo no alcanza”, advierte Durañona, que también habla maravillas de Batakis. “La respeto, se mantuvo muy firme y forma parte de un conjunto que no nos movimos de ser oposición”, dice. No menciona al PJ dialoguista, pero implícitamente lo ubica en una oposición que fue menos opositora que él y otro puñado de intendentes en discusiones que tuvieron como escenario la Legislatura bonaerense: Mario Secco (Ensenada), Pablo Zurro (Pehuajó) o Jorge Ferraresi (Avellaneda), entre otros. Los que nunca aportaron votos para leyes que pidió Vidal. 


 


Junto a CFK en un acto durante la campaña a senadora nacional el año pasado (Foto: AG La Plata) 


Durañona tiene un diputado propio en el bloque de Unidad Ciudadana en la Cámara baja provincial. Se trata de Mariano Pinedo, hermano del senador nacional y presidente provisional del Senado, Federico Piendo. Tiempo atrás, en una entrevista con Letra P, el Pinedo kirchnerista dijo: "Nosotros nos planteamos como una oposición; no estamos rogando ser actores de una negociación”. Hablaba, también, de los miembros del bloque del PJ. 

Durañona es un candidato silvestre que se lanzó a la aventura. Busca una diferenciación con el conurbano y, desde ese lugar, tira un guiño hacia el interior. A primera vista, no cuenta con una estructura fuerte, como aquella en la que podría pararse, por ejemplo, Insaurralde, que ya fue ungido por 13 intendentes como una figura capaz de ganar la gobernación en 2019. Sin embargo, en algo coinciden por estos días en el universo peronista/kirchnerista: creen que ahora, por la difícil coyuntura, el espacio puede recuperar el poder que perdió en 2015, cuando el candidato fue Aníbal Fernández secundado por Martín Sabbatella 
 


El intendente de Areco se anima a tirar primeras medidas de gestión. “En ocho años de gobierno se pueden generar 4 millones de lotes, porque el principal problema es el acceso a la tierra para la vivienda. También, en ese período, hay que trabajar para la generación de 4 millones de puestos de trabajo”.

“Vidal dejó de lado la cuestión turística. Ni yo sé quién está a cargo. Después de la salida de Nacho Crotto, lo único que hicieron fue reducir el área. También hay que crear un ministerio de Agua y de Servicios Públicos”, propone. 
 


A contramano de algunos intendentes peronistas y de todo el arco Cambiemos, el kirchnerista cree que la provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma deben hacerse cargo de la subvención y gestión –con todos los recursos que ello implica- de AySA, Edenor y Edesur. Una discusión que se dará en el Congreso pero que atraviesa la realidad provincial y municipal. “¿Por qué los misioneros, santacruceños, los vecinos de Pehuajó o de Areco, tenemos que pagar el servicio de luz de Capital Federal o el AMBA? Tiene que haber una concepción federal”, reclama. 

Durañona cree tener el apoyo de los intendentes del interior, aunque públicamente ningún jefe comunal se exprese por ahora en ese sentido ni tampoco hacia otro candidato o candidata. Para el afuera, el peronismo no se anima todavía a hacer un diagnóstico de nombres. Puertas adentro, el principal espacio opositor en la provincia ya empieza a imaginar la discusión de postulantes propios. El intendente de Areco buscará estar hasta el final en esa discusión.