X

"Le pedí a Vidal trabajar en la ley de coparticipación, porque es inequitativa"

El intendente de Pinamar reclama un cambio en el reparto de recursos provinciales. Considera a Macri “uno de los políticos más inteligentes de la Argentina desde el regreso de la democracia”.

Por 28/01/2018 13:09

Martín Yeza recibe a Letra P en el balneario Riviera Club de Mar, ubicado en la zona norte de la ciudad de Pinamar. El viento sopla y la temperatura no es de la más agradable para la segunda quincena de enero, pero algunos  valientes se animan y se sumergen en el mar.

A metros de allí y hace pocos días un niño de seis años falleció a causa de un choque de cuatriciclos en el límite entre Pinamar y el Partido de La Costa. Los accidentes en estos vehículos tienen a maltraer a estos municipios vecinos. El intendente adelanta que trabaja en una especie de normativa para regular la circulación y castigar a los infractores con quita de puntos para la renovación de licencia. Además, sostiene que pedirá que la Legislatura bonaerense avance en una modificación de la ley de coparticiación.

De camisa y zapatos, Yeza lamenta no haber elegido un atuendo “más veraniego”. Sucede que horas antes estuvo en el Viejo Hotel Ostende  participando de “La noche de las ideas”, un evento que reúne a intelectuales y artistas franceses, organizado por el municipio y la embajada francesa en Buenos Aires. También, participó de un homenaje a José Luis Cabezas en la ciudad cabecera del partido. Tranquilo por el resultado electoral, pronostica un escenario positivo hacia el 2019 y apuesta a presentar una serie de obras acordadas con la provincia y el Gobierno nacional.

 

EN VACACIONES. Como intendente de uno de los partidos que componen la Costa Atlántica, el verano es una temporada álgida de la gestión. Recorre todos los días las localidades que abarcan el partido de Pinamar: la ciudad cabecera de Pinamar, Ostende, Valeria del Mar y Cariló. En los tiempos libres, se refugia en su casa o en el parador Riviera con su novia y aprovecha para leer la biografía del creador de la plataforma de pagos online PayPal y cofundador de la compañía fabricadora de autos eléctricos Tesla, Elon Musk. Corre maratones, practica beach voley, al tiempo que ve las series Mindhunter y Dark.

 

 

-Hace pocos días hubo un nuevo accidente trágico entre cuatriciclos.  ¿Qué está haciendo para regular la circulación de cuatriciclos y evitar estas consecuencias?

-Con el último DNU el Gobierno implementó un régimen especial de licencias para los cuatriciclos. La única sugerencia que le hice al ministro de Transporte (Guillermo Dietrich) es que los que cometen infracciones con el cuatriciclo se lo perjudique con el puntaje del registro principal. Los cuatriciclos son vehículos que van a muy alta velocidad y el problema que tenemos con el que no cumple las normas es que no podemos exponer a un agente de tránsito a que lo persiga, porque pongo en riesgo su vida.

-¿Cómo viene la temporada?

-Buena, normal. Creo que lo mejor es que los que vinieron a Pinamar se fueron con ganas de volver y eso hacía tiempo que no pasaba. Entre el 2008 y el 2014 mucha de la gente que recibía Pinamar fue por el cepo cambiario. La gente que quería vacacionar afuera no podía por un problema práctico, que era que no podía retirar dólares, y eso logró que Pinamar se anestesie.

-¿Por qué?

-Porque se empezó a pensar que era mérito nuestro que viniera la gente.

-¿Y en comparación con el año pasado?

-Mejor, porque tenemos todo el frente marítimo renovado por balnearios nuevos, con muy buena oferta gastronómica que, inevitablemente, generó una competencia con la oferta de servicios que había hacia adentro de la playa.

 

 

-¿Recibió el apoyo del Gobierno provincial necesario para afrontar la temporada?

-Sí, pero son dos cosas distintas. Para las obras que son necesarias, tanto la provincia como la Nación nos han financiado obras de agua corriente, de seguridad, renovación estética del casco urbano u obras de fondo de hábitat en Ostende, que es una zona que estuvo muy relegada durante mucho tiempo. Eso nos permitió ir recuperando zonas que estaban muy postergadas desde hace mucho tiempo. Capaz te llenaban las rutas de carteles pero después vos llegabas y la ciudad seguía igual. Yo prefiero que haya menos carteles en las rutas y más obras en Pinamar.

-Hace unos días presentó un “pizarrón de obras”. ¿Qué hay allí?

-La obra más importante de la historia de Pinamar es la planta depuradora. En Pinamar somos muy chetos, pero hasta acá la materia fecal va al fondo del jardín y los que tienen la suerte de tener cloacas la tiran en un bosque atrás de nuestro Polideportivo. Fue así en los últimos 40 años y este 2018 vamos a arrancar la obra de la planta depuradora con apoyo de Nación y de la provincia. Para eso, además, tenemos que prácticamente triplicar nuestra red cloacal y eso va a significar un esfuerzo que vamos afrontar entre el municipio, Nación y la provincia.

 

 

-El Concejo Deliberante de Pinamar acaba de adherir al Pacto Fiscal. ¿Cómo afecta esto al municipio?

-Pinamar, Villa Gesell y el Partido de la Costa somos los tres municipios que más crecen demográficamente en la provincia de Buenos Aires. Pinamar, por cada elección, incrementa en 5.500 personas el padrón, aproximadamente. En 2015 fue de 23.000 personas y en 2017 fue de 28.000. Es mucho lo que crece porcentualmente. Son, más o menos, cerca de 3.500 nuevas personas que vienen a vivir a Pinamar y eso hace que no sea tan difícil cumplir con la ley de Responsabilidad Fiscal, pero sí es más difícil conseguir los recursos para que el municipio funcione con respecto a la infraestructura que hay que alcanzar en términos de desarrollo para cubrir ese crecimiento demográfico que se tuvo.

-A nivel infraestructura, ¿el municipio está preparado para recibir la cantidad de turistas que visitan la ciudad?

-Si Pinamar está ocupado al 100%, durante un mes la Ciudad colapsa. No funciona. Hay entre 280 y 290 mil camas en Pinamar y nos ha pasado en la primera quincena que hubo cortes de luz, falta de agua y eso es por la falta de inversión que hubo durante mucho tiempo.

"En Pinamar somos muy chetos, pero hasta acá la materia fecal va al fondo del jardín y los que tienen la suerte de tener cloacas la tiran en un bosque atrás de nuestro Polideportivo. Fue así en los últimos 40 años y este 2018 vamos a arrancar la obra de la planta depuradora con apoyo de Nación y de la provincia."

-Su municipio vecino de Villa Gesell tiene conflicto con el sindicato de guardavidas y está discutiendo salarios. ¿Cómo viene la negociación paritaria con los trabajadores estatales en Pinamar?

-En Pinamar la paritaria con los guardavidas la cerramos hace dos meses y el conflicto que tienen nuestros guardavidas es con los concesionarios privados, que no logran ponerse de acuerdo. Desde el municipio estamos a favor de los guardavidas, porque desde que se normalizó el INDEC en Argentina la inflación es una y si la inflación es del 23% no podemos presentar una oferta salarial del 13%, porque implica una pérdida.

En el caso específico del sindicato de trabajadores municipales ya es el tercer Presupuesto que la oposición nos da 15 puntos por debajo de la inflación y nosotros ya hicimos un montón esfuerzo presupuestario. Ya es el tercer ejercicio donde no podemos recortar absolutamente nada más. Vamos hacia el funcionamiento básico de los servicios y el sindicato ya sabe que con el aumento de tasas que votó la oposición va a ser difícil sentarse a discutir en paritarias en marzo. Por lo cual, va a ser la cuarta vez que insistamos con el aumento de tasas para que se ajuste a la inflación que tuvimos en el año 2017.

-¿Por qué la oposición no avaló ese incremento de tasas municipales?

-Están pensando en evitar un resultado electoral en 2019 y no en el funcionamiento saludable del municipio.

 

 

-¿Qué balance hace de la elección 2017 en la provincia de Buenos Aires?

-Una responsabilidad grande, porque fue una bisagra. No hay que confiarse. Yo creo que el cambio se va a volver consolidar en 2019 porque hay una generación entera de argentinos que sentimos que un presidente nos habla con la verdad y que frontalmente te dice que toma decisiones que resultan incómodas. Da la sensación de que la Argentina puede cambiar y tiene una oportunidad. Si no la aprovechamos, puede significar un retroceso en este camino hacia el futuro.

- Desde el PRO se empezó a instalar que Macri, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta van por la reelección. ¿ Cambiemos se encamina a ese escenario para 2019?

- A mí me encantaría. Cuando uno habla de Marcos Peña, Horacio, María Eugenia y la enorme cantidad de funcionarios, diputados y dirigentes municipales que han empezado a surgir todo es gracias a la conducción de Macri. Quienes lo subestiman dicen que no es político y posiblemente sea uno de los políticos más inteligentes que haya tenido la Argentina desde el regreso de la democracia.

"El cambio se va a volver consolidar en 2019 porque hay una generación entera de argentinos que sentimos que un presidente nos habla con la verdad y que frontalmente te dice que toma decisiones que resultan incómodas. Da la sensación de que la Argentina puede cambiar y tiene una oportunidad."

-A principios de 2017 se lo nombraba como candidato a diputado y finalmente se quedó en el municipio y Cambiemos ganó en su distrito. ¿Qué escenario personal se imagina para 2019? ¿Va por la reelección?

-Me parece que el tiempo ideal de gobierno son seis años. Soy de la idea de que la Presidencia, la Gobernación y una intendencia deberían durar seis años, sin reelección. Creo que en estos cuatro años vamos a poder normalizar una gran parte del municipio, pero hay algunos procesos que son interanuales y que me gustaría, por una cuestión de responsabilidad, poder culminar luego del 2019. Si mi equipo está con ganas y la ciudadanía ve con buenos ojos que sigamos en el gobierno la reelección es algo que, naturalmente, lo pensaríamos muy seriamente.

-Como intendente bonaerense, ¿qué evaluación hace de la situación de la provincia y del gobierno de Vidal?

-Creo que el Gobierno ha hecho muchas cosas necesarias. Soy de la idea de que si hay decisiones que hay que tomar nunca existe el momento ideal para tomar las decisiones difíciles ni decisiones duras. Nuestros mandatos duran cuatro años y yo todos los días, cada vez que me vienen con planteos o dilemas de ese estilo, trato de recordarle a mi equipo que si están esperando el momento ideal entre que sabemos la cuestión de lo que hay que hacer y se toma la decisión pasa tiempo y es un día menos para cambiar nuestra ciudad y, en este caso, cambiar la Argentina. A mí me gustaría que los cambios fueran aún más rápido, pero se entiende que los tiempos los determina el Presidente, porque tiene la película completa de la Argentina.

 

 

-Intendentes opositores bonaerenses se quejan del reparto de fondos y obras que realiza la gobernadora Vidal y denuncian que hay un desequilibrio en comparación con el trato que reciben los intendentes de Cambiemos. ¿Hay favoritismo en la provincia?

-Eso no es así, es mentira. El Partido de la Costa, que gobierna el peronista Juan Pablo de Jesús, tiene ampliamente más obras que nosotros y no nos quejamos. Hay algo que cambió desde 2015. Los colegas de la oposición estaban acostumbrados a llamar a Julio De Vido o Aníbal Fernández para que apreten un botón y les entre la plata, sin necesidad de presentar un proyecto técnico y además justificarlo. Nosotros tuvimos que crear áreas enteras en el municipio por las exigencias técnicas, sobre todo en proyectos de Planeamiento. Estaban acostumbrados a que les manden la plata y después veían qué hacían. A los que eran intendentes antes de que gane Cambiemos les ha costado mucho este cambio de ritmo.

 

 

-¿Y cuál es el conflicto con la ley de coparticipación?

-Le pedí a Vidal trabajar en la ley de coparticipación porque es inequitativa.  Acordamos que a partir de marzo voy a empezar a discutir como intendente la necesidad de plantear una revisión de la ley de coparticipación. La ley tiene algunos incentivos muy negativos como por ejemplo, la cantidad de camas de terapia intensiva que hay en un hospital. Se sabe que hay municipios en los que el número está exagerado y esa exageración lleva a que también esté exagerada la coparticipación que recibe en materia de salud. Genera una distorsión y una inequidad basada en la mentira para los municipios que hacemos las cosas como corresponde.

El esquema actual de coparticipación toma como dato la cantidad de camas de terapia intensiva y no toma, por ejemplo, los centros de atención primaria de la salud que están muy castigados a la hora de distribuir fondos de coparticipación, cuando cualquier médico especializado en política pública te dice que más importante que cuidar la enfermedad es prevenirla. Hay muchas cosas que tenemos que revisar sobre cuáles son los incentivos económicos que emite la provincia de Buenos Aires a la hora de que los intendentes tomemos decisiones públicas.

-¿Hasta dónde piensa llegar con ese reclamo?

-Voy a ir a la Legislatura bonaerense a pedir una modificación de la ley de coparticipación provincial.

-Acaba de asumir una nueva conducción en el PJ bonaerense y se empieza a hablar lentamente de una unidad. ¿Qué lectura hace de estos movimientos del peronismo?

-Gustavo (Menéndez) es un amigo y ha venido a Pinamar en estos días. Un poco en chiste y un poco en serio, tuvimos muy lindos días climáticos. Él llegó para la segunda quincena y yo le dije que hasta la primera quincena tuvimos muy buenos días de Cambemos. Los dos coincidimos en la importancia de que no puede haber una grieta en términos de trabajo personal y humano. Y también compartimos que si esa grieta afecta la estabilidad democrática estamos en un problema grave. Por eso creo que hoy es muy importante tener una conducción democrática del PJ como la de Gustavo y Fernando (Gray). Podemos tener miles de discusiones políticas e ideológicas, pero con la estabilidad democrática siempre en lo más alto.