X

Denuncian que en agosto se dio de baja a mil grupos beneficiados. Sostienen que está en riesgo la subsistencia de pequeños emprendedores. La situación de los técnicos. El caso de La Plata.

Por 25/08/2017 15:45

Pequeños productores rurales y profesionales vinculados al sector denunciaron que el Ministerio de Agroindustria de la Nación, a cargo de Ricardo Buryaile, decidió dar de baja a más de mil grupos beneficiados con el programa de asesoramiento técnico "Cambio Rural" desde que asumió la nueva conducción. Según detallaron el último recorte se originó tras un reempadronamiento que sólo admitió a 400 grupos de los 1400 inscriptos. Un tercio de los  excluidos fueron absorbidos por el Ministerio de Desarrollo Social.

Cambio Rural es un programa que asiste con asesoramiento técnico a grupos de pequeños productores rurales desde 1993. En 2014, previa actualización, se lanzó Cambio Rural 2, incluyendo a los productores de la agricultura familiar, que terminó por empadronar a 2500 grupos en todo el país. Esa cifra cayó exponencialmente con los recortes aplicados por la nueva conducción ministerial, atadas a las políticas públicas aplicadas por el Gobierno de Cambiemos. La más significativa se registró en agosto de este año, dado que de 1400 grupos en pie hasta ese momento se excluyeron a alrededor de mil.

El programa es financiado por el Ministerio de Agroindustria nacional, a través de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pezca que controla Ricardo Negri, pero su implementación está a cargo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). Consultada la ingeniero agrónomo Guillermina Ferraris, una de las técnicas afectadas por la medida, señaló a Letra P que esta merma se dio tras el “empadronamiento de los grupos”, luego que se pusiera en duda la efectividad del sistema aplicado por el INTA.

Según detalló, el Estado, vía Ministerio de Agroindustria, solventaba los gastos utilizados en la contratación de los técnicos necesarios para asesorar la producción mediante la aplicación de este programa que se extendía por el plazo de tres años. Cada técnico estaba autorizado a tener hasta dos grupos a cargo, conformado por 12 productores. Cabe resaltar que por la atención de cada grupo, los profesionales- ingenieros agrónomos y veterinarios- solo cobraban 4500 pesos mensuales.

El empadronamiento mencionado dejó sin el beneficio a alrededor de mil productores pertenecientes al sector sindicado como de “agricultura familiar”. De ese total, 300 fueron absorbidos por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, conducido por Carolina Stanley, en el marco del programa denominado Grupo de Abastecimiento Local (GAL), que –según detalla el sitio del INTA- busca “potenciar las capacidades de trabajo de los sectores populares con énfasis en la economía social”.

Ferraris - damnificada junto a decenas de técnicos por la decisión - se refirió a la situación que padecen los productores del cordón hortícola del Gran La Plata para graficar el problema. “De 27 grupos en pie, dieron de baja 21, por lo tanto hoy solo quedan seis grupos”, señaló y consideró que la “lógica aplicada no es entendible, porque si bien se tratan de grupos cuya mano de obra es familiar, no se trata de productores que busquen autoabastecerse porque son proveedores del mercado hortícola de La Plata, el Conurbano bonaerense y Córdoba”, describió.

En esa línea, señaló que la medida afectará negativamente a los productores “teniendo en cuenta que ya hoy (por no tener las suficientes conocimientos técnicos) son acusados de vender verdura contaminada por agroquímicos, de impermeabilizar los suelos y provocar inundaciones, no solo por los consumidores sino por distintos organismos. Hay que imaginar que sin la asistencia técnica estos problemas crecerán y provocarán que, muchos productores, decidan retirarse del mercado”

“Ellos quieren producir mejor, porque este es su trabajo y viven de eso, pero estos son procesos largos y necesitan un acompañamiento de varios años para mejorar lo que producen”, indicó Ferraris.

El jueves, referentes y representantes de trece organizaciones de productores familiares y técnicos se reunieron en la casa del Trabajador Rural, ubicada en la localidad de Abasto, partido de La Plata. En el lugar, hicieron una puesta en común de la situación del sector y se discutieron las acciones conjuntas previstas para los próximos días.

“Es impostergable poner en conocimiento de la sociedad que estas políticas llevan a la marginación de los pequeños productores, la pérdida de fuentes de trabajo y pone en riesgo el abastecimiento de alimentos frescos”, detalla el comunicado sobre el encuentro y anticipa que se elevará un comunicado al Ministerio de Agroindustria exigiendo respuestas a sus demandas. Mientras tanto, y a la luz de los acontecimientos, desde el sector no descartan el desarrollo de una huelga de quinteros, que paralizaría el sector, o un verdurazo.