X

Habla el peronista que organizó la marcha que cambió el ánimo del Gobierno

Es Jose María Mozzoni Ramello, militante de La Solano Lima. Cómo se gestó y por qué convocó a la movilización en defensa del gobierno y la democracia. Reproches por la indiferencia previa.
Es Jose María Mozzoni Ramello, militante de La Solano Lima. Cómo se gestó y por qué convocó a la movilización en defensa del gobierno y la democracia. Reproches por la indiferencia previa.
Por 03/04/2017 19:48

Tras la catarata de siete marchas multitudinarias contra el gobierno de Mauricio Macri que se sucedieron durante el mes de marzo, un grupo de militantes oficialistas comenzò a pensar, aisladamente, cómo responder a estas demostraciones públicas de fuerza que sacudieron a Cambiemos. Dirigentes juveniles agrupados en La Solano Lima, junto a entusiastas seguidores de Elisa Carrió, sugirieron hacer una marcha "en defensa de la democracia". El Gobierno les dio la espalda públicamente y se corrió de la organización, aunque la apoyó solapadamente.

Los funcionarios nacionales desconfiaban de la cantidad de gente que podría llegar a presentarse un sábado en el centro porteño y negaron sistemáticamente alguna incidencia en la marcha. Pero, al evidenciarse una presencia de cerca de 100 mil personas en Plaza de Mayo, el oficialismo dio un fuerte golpe de timón y agotó todos los canales para sacar provecho de la movilización. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, habló en vivo con Mirtha Legrand mientras el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, escuchaba atentamente en la mesa. El presidente Mauricio Macri filmó un vídeo desde su casa en Los Abrojos y replicó el mensaje por todas las redes sociales.

En la previa, el oficialismo era puro escepticismo. Sin embargo, un joven cordobés que supo militar junto al ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, tenía fe en la marcha. "Desde el primer momento sabíamos que el ciudadano se iba a volcar a defender la democracia", asegura Jose María Mozzoni Ramello. "El chavo", como lo conocen en La Solano Lima, fue uno de los organizadores del #1A junto a sus compañeros Marcelo López, Cristian Ubiría y Vanesa Posse. Son todos peronistas. Desde hace años, peronistas macristas. En paralelo, la cuenta de Twitter @Rex_Aluminio disparaba flyers e imágenes a modo de convocatoria. Distintos organizadores de la marcha buscaron comunicarse con este usuario pero fue imposible, razón por la que sospechan que se trata de una cuenta imposible de identificar con nombre y apellido, a pesar de que descuentan que se mueve con el respaldo del propio gobierno.

Ramello destaca a Luis Brandoni y a Juan José Campanella, "motivadores" de la movilización que comenzó a gestarse en redes sociales a mitad de marzo, tras las marchas docentes y la de la CGT, cargadas de cuestionamientos al Gobierno. El actor y dirigente de la Unión Cívica Radical se reunió con La Solano Lima en el Obelisco y caminó junto a esa columna hasta la Plaza de Mayo, a donde se coreó el "Sí, se puede" y se cantó el himno. Para el joven peronista, hubo una "necesidad" de marchar: "Notamos que era una necesidad de la gente salir a manifestarse porque estuvo soportando tres o cuatro marchas". "Fuimos tanteando que iba creciendo la necesidad de salir a manifestar un apoyo al gobierno democrático", agrega.

-¿Esperaban la magnitud que tuvo la movilización del sábado?

-Desde el primer momento sabíamos que el ciudadano de a pie se iba a volcar a bancar este proyecto y a defender la democracia. Cuando se amenaza a la democracia, el pueblo argentino sale a la calle.

-¿Por qué continuaron con la organización de la marcha cuando el propio gobierno le bajó el precio antes de que se haga?

-Notamos que era una necesidad de la gente salir a manifestarse porque estuvo soportando tres o cuatro marchas, que no hablamos de su legitimidad, sino de la forma en la que se gestaron. Con aparatos partidarios, con plata, con colectivos, con gente arriada como ganado. Y en medio de esta brecha hay un montón de ciudadanos que veían cómo se mansillaba este proyecto que está tratando de salir adelante. La Solano Lima tiene diez millones de visitas en el canal de Youtube y 16 mil seguidores en Twitter con los cuales interactuamos todas las noches un rato, vamos, venimos, andamos en la calle y fuimos tanteando que iba creciendo la necesidad de salir a manifestar un apoyo al gobierno democrático.

-El Gobierno primero se desentendió y luego se subió desesperadamente a la marcha. ¿Qué lectura hacen de esa jugada?

-No dudamos del olfato político y la experiencia de algunos dirigentes, pero creemos que estuvieron muy mal asesorados. Se les pasó por alto que esto venía. Y algunos habrán optado por quedarse expectantes para no quedar pegados en lo que podría haber sido un fracaso. Nosotros aceptamos y asumimos el riesgo cuando comenzamos con esta movida. Sabíamos que si salía mal íbamos a ser los culpables y, si salía bien, iban a aparecer un montón de tipos queriendo figurar. Pero está bien no es lo que importa, lo importante es la cantidad de gente que salió a la calle y se manifestó sin ningún tipo de problemas sin violencia, casi espontáneamente para defender algo que es de todos, que es la democracia.

-¿Terminó siendo una marcha en favor de la democracia o del gobierno de Mauricio Macri?

-Se inició convocando a defender a un gobierno democrático, más allá de quién ocupa hoy el sillón de Rivadavia. Después eso fue evolucionando entre las consignas y dentro de esta defensa también se piensa en cuidar la investidura presidencial, la cual todos votamos y creemos que nadie está afuera de lo que significa el gobierno democrático de los argentinos porque está por encima de todos. Más allá de los kirchneristas, los de izquierda, los del PRO, este es el gobierno de todos y el presidente de todos los argentinos. Hay una nueva forma de hacer política. Se terminó un ciclo y comenzó otro.

-¿No les llamó la atención que el Gobierno se apropiara de la marcha?

-La imagen de Mauricio Macri siempre adhirió, pero otros dirigentes trataron de frenar la marcha, de cercenar la posibilidad de expresar la convocatoria. Más allá de molestia, nos quedamos con lo importante que fue la cantidad de gente en la calle bancando esto.

-¿Por qué no hubo oradores ni escenario?

-Porque si no termina siendo un acto político en donde sí intervienen los aparatos políticos. Todo lo que es el aparato partidario en torno a la presión de llevar la gente por obligación y se pierde la representación de la sociedad en general. Tenemos una consigna, muchos compartirán esas consignas, algunos tendrán las propias, pero la búsqueda es siempre demostrar el apego que tenemos los argentinos por la democracia. Y cuando la vemos amenazada por algún tipo de ruido político o algún intento de desestabilización, salimos a la calle.

-¿La manifestación del sábado demuestra que el gobierno de Cambiemos también puede disputar la calle?

-El Gobierno tiene una forma muy distinta. No tiene una forma sindicalista para llamar a sus electores y movilizarlos. Eso es parte de una forma anterior de hacer política. Pero ahora sí el Gobierno cuenta con una bocanada de aire fresco para implementar las medidas que cree necesaria desde otra posición. Esto le da una tranquilidad sobre todo de cara a las elecciones de octubre que cuenta con el apoyo popular. No somos la clase de gente que vamos a organizar un acto, poner dinero para un colectivo o entregar el bolsón. Esto fue algo muy voluntario, individual. Voy porque quiero. Todo en primera persona y la primera persona es el pueblo.