Es la economía

Alarma en la Rosada: la inflación se le vuelve a escapar al Gobierno

Las consultoras ubican la medición de marzo entre 2,3 y 2,8%. Y el Banco Central ya subió la proyección anual por arriba del 21. ¿Otro año con suba de precios del 40%?

La inflación de 2016 fue la más alta desde aquel 2002 fatídico en el que, tras la salida abrupta del gobierno de la Alianza, el default y el corralito, el índice de precios marcó un 41% anual. Este martes, el INDEC dirá, según estiman mediciones privadas y analistas, que el índice de precios superó el 2% en marzo, lo que pone al primer trimestre en una cifra cercana al 7/8% y dinamita la proyección anual del 17% pautada en el Presupuesto y reafirmada originalmente por el Banco Central.

 

Las subas en las tarifas eléctricas, en indumentaria y en educación fueron claves para que las consultoras privadas anunciaran una inflación de entre el 2,3 y 2,8% para el mes pasado. Mañana será el turno del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) para dar el número oficial, que puede traerle más dolores de cabeza en el plano económico al gobierno de Mauricio Macri.

 

El Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) que realiza todos los meses el Banco Central obligó a corregir hacia arriba la meta anual de aumento de precios, para llevarla al 21,3% en este 2017, cuatro puntos por arriba de la meta establecida por el propio, un número que quería imponer el Gobierno como referencia a la discusión paritaria.

 

Pese a las promesas de baja para el segundo semestre, que incluyeron declaraciones del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien aseguró que “habrá una baja de la inflación en los próximos meses” debido a que no se aplicarán nuevos incrementos de tarifas, la realidad marca una proyección del 25% que podría acelerarse si se dan factores convergentes que condicionaron el andar económico en 2016 y podrían volver a hacerlo en este año.

 

En tanto, la Inflación Congreso (el índice que elaboran los bloques de la oposición) trepó al 2,2% en marzo pasado y acumula 6,1% en los primeros tres meses del año.

 

Por eso, ¿es posible plantear un escenario con una inflación cercana al 40% como la de 2016? Es posible, pero resta definir si es probable.

 

La consultora FIEL estimó que la inflación de marzo en la Ciudad de Buenos Aires ascendió al 2,8%, la más elevada en los últimos diez meses, y marcó la medición interanual (marzo 17/abril 16) en 33,1%, casi el doble de la pauta que estimó el Gobierno.

 

La discusión paritaria aparece como central en este juego de posibles y probables. La escasa posibilidad de cumplir con la meta del 17% y el arrastre del 40% del año pasado que casi ningún gremio logró compensar en paritarias llevaría a que esta discusión se endurezca aún más y que los sindicatos traten de negociar un número muy superior al 18-19% pretendido por el Gobierno en las paritarias estatales.

 

Esa puja tendrá, sin dudas, un efecto en la economía real anclado en las expectativas, porque la historia reciente marca que las subas salariales son trasladadas por los empresarios a precios. Entonces, si las paritarias se siguen retrasando y la inflación no muestra signos de desaceleración, por más empeño y voluntad que muestren los funcionarios para pintar un escenario diferente, de una moderación en el índice de precios, la realidad marcará que el país puede transitar un camino que, si se rige por el ajuste de inflación del INDEC, empieza a moverse en un rango de 25% al 30% anual, pero en ascenso si se toman como referencia los números del primer trimestre del año.

 

El costo de vida medido por el Congreso anualizado ya llegó a 33% y, desde la asunción de Macri en la Presidencia, en diciembre de 2015, los precios subieron 54,5%.

 

El informe parlamentario señala también que, si bien la suba acumulada en el trimestre trepó al 6,1 %, se mantiene por debajo de los arranques de 2014 (+13,6%) y 2016 (+12%), pero se ubica por encima de los primeros tres meses de 2013 (+5,1%) y de 2015 (+3,6%).

 

En los últimos seis meses, la inflación promedio fue del 2,1% mensual, lo que, en términos anualizados, representa una suba de 28% anual.

 

Del comportamiento de la propia economía, atenazada en un largo período de inflación alta sin crecimiento (estanflación), dependerá si la meta anual sobrepasa largamente el 30% o se ancla en un rango más cercano al 25, en ambos casos, muy lejos del 17% soñado por el Gobierno.

 

Mauricio Macri en la presentación del libro de Patricia Bullrich (Crédito: Pablo Cuarterolo) 
macri vuelve recargado

También te puede interesar