Súper miércoles

Vidal se lanzó a la campaña y cargó duro contra los gremios docentes

En la Legislatura, adelantó que saldrá a "pedirle a la gente que nos acompañe con su voto". Criticó el paro de maestros y los exhortó a no ser "funcionales a los que tienen intencionalidad política".

La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, inauguró este miércoles un nuevo período de sesiones ordinarias de la Legislatura provincial con dos mensajes centrales: asumió explícitamente el protagonismo de la campaña oficialista para las legislativas de octubre ("voy a pedirle a la gente que nos acompañe con su voto", adelantó) y cargó con dureza sobre los gremios docentes y, particularmente, aunque sin nombrarlo, contra el secretario general de Suteba, Roberto Baradel: "Este paro no ayuda en nada", sentenció y les reclamó a los maestros y a sus representantes sindicales que "no sean funcionales a los que solo tienen intencionalidad política".

 

En el calor de las paritarias docentes, que están al rojo vivo; en sintonía con el presidente Mauricio Macri, que más temprano había imprimido un fuerte tono electoral a su mensaje ante el Congreso, Vidal inició su discurso frente a los diputados y los senadores de la provincia de Buenos Aires a las 18.25. Y lo extendió hasta las 19.19, por espacio de 54 minutos en los que se concentró en la agenda bonaerense y evitó, así, las espinas del escenario nacional y los problemas que enfrenta la alianza Cambiemos en la gestión del gobierno federal.

 

La mandataria -figura estelar del oficialismo- tuvo un fuerte respaldo de la Casa Rosada, que aportó la presencia de importantes funcionarios nacionales como el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis. Además, viajó a La Plata el titular de la Cámara de Diputados de la Nación y adversario de la mandataria en la interna PRO, Emilio Monzó, un gesto inequívoco de la intención de mostrar al PRO unido en el arranque de la discusión electoral. 

 

En el cierre de su mensaje, apeló a la mística PRO reiterando la muletilla "se puede" para advertir que sólo profundizando en el camino que emprendió la alianza gobernante será posible evitar retrocesos como los que, dijo, se dieron cíclicamente en el país y en la provincia.

 

CAMPAÑA Y PARO. En sus primeras líneas, la gobernadora dijo que "la Provincia todavía duele" y aseguró, para despejar fantasmas después de las críticas por su viaje a México en medio de las inundaciones en la localidad norteña de La Emilia, a donde no fue al volver de sus vacaciones: "A los bonaerenses los entiendo porque yo estoy en la calle". Afirmó, en ese sentido, que siguió "tocando timbre" para demostrar que "no estamos solo en campaña". 

 

Pero rápidamente se puso el traje de candidata sin boleta, asumiendo el rol central que, se sabe, tendrá este año electoral. "Voy a pedirle a la gente que nos acompañe con su voto", anunció y, como el presidente Mauricio Macri más temprano, dio el puntapié inicial a la campaña de la alianza Cambiemos para las legislativas de octubre. "No aflojen porque este cambio es necesario", machacó.

 

Vidal se metió rápido en el tema más espinoso con un mensaje duro para los líderes sindicales de los docentes bonaerenses. "Les pedimos que colaboren con el diálogo y no sean funcionales a los que solo tienen intencionalidad política", disparó elípticamente sobre el secretario general de Suteba, Roberto Baradel, a quien eligió como enemigo público número uno, y exhortó a las organizaciones gremiales: "Discutamos lo que haya que discutir, pero con los chicos adentro del aula".

 

"Reconozco y valoro la tarea que realiza cada uno de los docentes en las aulas bonaerenses", dijo y agregó: "Sin ustedes no se puede".

 

"Independientemente de la discusión que tenemos con los gremios, yo sé lo que esperan de mí: esperan un salario mejor y esperan que yo se los dé", admitió, pero, al mismo tiempo, se excusó: "No tiene que ver con lo que queremos, sino con lo podemos".

 

La mandataria cuestionó fuertemente la estrategia sindical de mantener el paro dispuesto para el lunes y el martes que viene mientras se desarrolla la negociación paritaria. Insistió con la cuenta que ya había exhibido su ministro de Educación, Alejandro Finnocchiaro: "En los últimos diez años hubo 110 días de paro", señaló y, levantando el tono de la voz, preguntó: "Alguien cree de verdad que esto ayuda a la educación pública? Y advirtió: "Este paro no ayuda en nada".

 

Vidal aseguró que "aún cuando ya convocaron al paro", va a "seguir convocando a las paritarias". 

 

Las negociaciones entre el gobierno provincial están estancadas después de un segundo rechazo de los sindicatos del sector a una extraña propuesta de las autoridades, que sacaron de la mesa paritaria la oferta de un 18% de aumento y la reemplazaron por un ajuste trimestral por inflación según las mediciones del INDEC. La situación se replica en la Ciudad de Buenos Aires, donde las entidades gremiales también rechazaron las ofertas del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Y está vigente la convocatoria al paro del lunes y el martes próximo.

 

LAS MAFIAS. "La otra pelea es por la seguridad, el tema que más les preocupa a los vecinos y lo primero que me preguntan en cada casa. Por eso peleo contra las mafias", dijo en el último tramo de su oratoria. "Cuando peleo contra las mafias, no peleo por ninguna candidatura, ni por hacerme millonaria, ni por un Gobierno, peleo por vos", reflexionó.

 

"De esta manera la gobernadora repitió su discurso favorito durante todo el año pasado, cuando incluso tuvo que denunciar distintas amenazas anónimas y confusos ataques contra sus funcionarios -como por ejemplo el actual jefe de Gabinete, Federico Salvai, cuando entraron y revolvieron en la residencia de La Plata-. En esos casos, la conclusión de Vidal y sus ministros fue siempre la misma: "no vamos a aflojar en nuestra lucha contra las mafias".

 

"Hicimos la primera reforma integral del Servicio Penitenciario desde la vuelta de la democracia enfocada en dos grandes ejes: la transparencia y la reinserción de los detenidos en la sociedad. Necesitamos que las cárceles dejen de ser esos lugares oscuros, que muchas veces se convierten en escuelas del delito, donde todos sabemos lo que pasa pero siempre miramos para otro lado", expresó sobre el área de la Justicia, en otro de los ítems preferidos del gobierno provincial. "Hasta el año 2015 las fuerzas de Seguridad, incluido el Servicio Penitenciario, se autogobernaban. Esto no pasa más", cerró.

 

"Tenemos un futuro mejor por delante porque los bonaerenses por fin tenemos lo que hay que tener para dar las peleas. Y no hace falta que sea más clara. Aprendimos del pasado y elegimos cambiar. Elegimos crecer, y crecer, a veces, duele. Pero esta vez, ese crecimiento va a llegar para quedarse, para nuestros hijos y nuestros nietos. Para que al final del camino, podamos decir, valió la pena. Por eso sé que se puede. Hoy más que nunca, se puede", se despidió.

 

Toto Caputo no logra cerrar la negociación por las deudas de Cammesa
La rosca nacional del peronismo tiene a la diputada Natalia de la Sota entre quienes suenan para el recambio de autoridades.

También te puede interesar