X
Incidentes en la antesala de la Comisión de Previsión Social. Personal de seguridad impidió el ingreso de representantes de jubilados. Rossi, pacificador. Massot, desencajado contra el kirchnerismo.
Redacción 12/12/2017 16:10

La constitución de la nueva Comisión de Previsión Social de la Cámara de Diputados, que quedó a cargo del macrista Eduardo Amadeo, y el inicio del debate sobre el proyecto de ley de reforma jubilatoria que impulsa el Gobierno se dieron en un marco de altísima tensión por el choque de representantes de organizaciones de jubilados y dirigentes sindicales que querían presenciar las deliberaciones y personal de seguridad del Congreso, que habrían intentado impedirlo, aunque el marco de confusión no permitió determinar claramente la causa de los incidentes.

Tal fue el caos en la antesala del recinto donde esperaban los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, y de Hacienda, Nicolás Dujovne, que legisladores opositores, como los peronistas Agustín Rossi y Cristina Álvarez Rodríguez, debieron interceder para calmar los ánimos, hasta que finalmente el ingreso fue liberado y el debate se desarrollaba en una sala completamente desbordada y con cruces muy calientes entre legisladores del oficialismo y la oposición.

 

 

 

 

 

Por caso, frente a las críticas opositoras, el jefe del bloque del PRO, Nicolás Massot, pidió a sus pares de bancada que enfrente el debate "con la frente alta" y, a los gritos, invitó a los diputados kirchneristas a ir "a Ezeiza y Marcos Paz a pedir la guita a ver si salimos de este quilombo en el que nos metieron ustedes".

 

 

Ademas, acusó a los legisladores identificados con el gobierno anterior de "condenar a los trabajadores en la informalidad". 

"Las jubilaciones no se pagan ni con la maquinita de hacer dinero; se pagan con el aporte de los trabajadores que ustedes condenaron a la informalidad", dijo el cordobés.

Pero la tarde no había terminado de ser explosiva. Pasadas las 17.30, una amenaza de bomba motivó la irrupción de un escuadrón de expertos de la Policía con perros y detectores de explosivos. Pero fue falsa alarma.

 

 

 

VIDEOS Escándalo en el debate de la reforma previsional en Diputados

Incidentes en la antesala de la Comisión de Previsión Social. Personal de seguridad impidió el ingreso de representantes de jubilados. Rossi, pacificador. Massot, desencajado contra el kirchnerismo.

La constitución de la nueva Comisión de Previsión Social de la Cámara de Diputados, que quedó a cargo del macrista Eduardo Amadeo, y el inicio del debate sobre el proyecto de ley de reforma jubilatoria que impulsa el Gobierno se dieron en un marco de altísima tensión por el choque de representantes de organizaciones de jubilados y dirigentes sindicales que querían presenciar las deliberaciones y personal de seguridad del Congreso, que habrían intentado impedirlo, aunque el marco de confusión no permitió determinar claramente la causa de los incidentes.

Tal fue el caos en la antesala del recinto donde esperaban los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, y de Hacienda, Nicolás Dujovne, que legisladores opositores, como los peronistas Agustín Rossi y Cristina Álvarez Rodríguez, debieron interceder para calmar los ánimos, hasta que finalmente el ingreso fue liberado y el debate se desarrollaba en una sala completamente desbordada y con cruces muy calientes entre legisladores del oficialismo y la oposición.

 

 

 

 

 

Por caso, frente a las críticas opositoras, el jefe del bloque del PRO, Nicolás Massot, pidió a sus pares de bancada que enfrente el debate "con la frente alta" y, a los gritos, invitó a los diputados kirchneristas a ir "a Ezeiza y Marcos Paz a pedir la guita a ver si salimos de este quilombo en el que nos metieron ustedes".

 

 

Ademas, acusó a los legisladores identificados con el gobierno anterior de "condenar a los trabajadores en la informalidad". 

"Las jubilaciones no se pagan ni con la maquinita de hacer dinero; se pagan con el aporte de los trabajadores que ustedes condenaron a la informalidad", dijo el cordobés.

Pero la tarde no había terminado de ser explosiva. Pasadas las 17.30, una amenaza de bomba motivó la irrupción de un escuadrón de expertos de la Policía con perros y detectores de explosivos. Pero fue falsa alarma.