X
El vicegobernador Carlos Fascendini pidió que “toda la banda de Corral y Barletta debería dejar los lugares que ocupa en el gobierno provincial, antes que los echemos". Dura réplica.
Redacción 16/08/2016 11:49

El viejo acuerdo entre el radicalismo y el socialismo en Santa Fe que se plasma en la estructura de gobierno provincial, pende de un hilo luego de conformarse la semana pasada la Mesa de Cambiemos en esa jurisdicción, lanzamiento que fue reforzado con la presencia de los funcionarios macristas Marcos Peña y Rogelio Frigerio. Tras materializarse con este acto las expresiones que ya se venían dando en esa sintonía y disparaban fuertes resquemores en el Ejecutivo santafesino, el vicegobernador provincial, Carlos Fascendini, radical del Nuevo Espacio Organizado (NEO), lanzó: “Toda la banda de (José) Corral y (Mario) Barletta debería dejar los lugares que ocupa en el gobierno provincial, antes que los echemos"

Así, el número dos de Miguel Lifschitz cruzó con dureza al intendente de la capital santafesina y titular del Comité Nacional de la UCR como así también al diputado nacional por esa provincia, quienes dieron un marcado indicio de que en las elecciones venideras el radicalismo jugará en la arena provincial, como en el orden nacional, con el espacio del presidente Mauricio Macri.

Vale señalar que los funcionarios provinciales a los que el vice hizo referencia son los ministros de Obras Públicas, Julio Schneider, y de Ciencia y Tecnología Eduardo Matozo.

Ante estas declaraciones Corral señaló a La Nación: "Fue un exabrupto. La gente nos elige para resolver los problemas y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, no para pelearnos. Hay que aprovechar el nuevo clima que hay desde fines del año pasado. No entiendo por qué se empecinan en enfrentarnos. Por eso, lo llamo a la reflexión".

En la misma línea fue Barletta. "La verdad, no se comprende. Y suenan lamentablemente a una práctica cuasiextorsiva", apuntó para reafirmar: "Para nada evaluamos dejar los cargos. Todos los radicales en el gobierno están haciendo su trabajo con las mejores intenciones y esto ayuda mucho al diálogo entre los partidos y también entre la provincia y la Nación".

Mesa de Cambiemos hace tambalear el acuerdo UCR-Socialismo en Santa Fe

El vicegobernador Carlos Fascendini pidió que “toda la banda de Corral y Barletta debería dejar los lugares que ocupa en el gobierno provincial, antes que los echemos". Dura réplica.

El viejo acuerdo entre el radicalismo y el socialismo en Santa Fe que se plasma en la estructura de gobierno provincial, pende de un hilo luego de conformarse la semana pasada la Mesa de Cambiemos en esa jurisdicción, lanzamiento que fue reforzado con la presencia de los funcionarios macristas Marcos Peña y Rogelio Frigerio. Tras materializarse con este acto las expresiones que ya se venían dando en esa sintonía y disparaban fuertes resquemores en el Ejecutivo santafesino, el vicegobernador provincial, Carlos Fascendini, radical del Nuevo Espacio Organizado (NEO), lanzó: “Toda la banda de (José) Corral y (Mario) Barletta debería dejar los lugares que ocupa en el gobierno provincial, antes que los echemos"

Así, el número dos de Miguel Lifschitz cruzó con dureza al intendente de la capital santafesina y titular del Comité Nacional de la UCR como así también al diputado nacional por esa provincia, quienes dieron un marcado indicio de que en las elecciones venideras el radicalismo jugará en la arena provincial, como en el orden nacional, con el espacio del presidente Mauricio Macri.

Vale señalar que los funcionarios provinciales a los que el vice hizo referencia son los ministros de Obras Públicas, Julio Schneider, y de Ciencia y Tecnología Eduardo Matozo.

Ante estas declaraciones Corral señaló a La Nación: "Fue un exabrupto. La gente nos elige para resolver los problemas y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, no para pelearnos. Hay que aprovechar el nuevo clima que hay desde fines del año pasado. No entiendo por qué se empecinan en enfrentarnos. Por eso, lo llamo a la reflexión".

En la misma línea fue Barletta. "La verdad, no se comprende. Y suenan lamentablemente a una práctica cuasiextorsiva", apuntó para reafirmar: "Para nada evaluamos dejar los cargos. Todos los radicales en el gobierno están haciendo su trabajo con las mejores intenciones y esto ayuda mucho al diálogo entre los partidos y también entre la provincia y la Nación".