AGRESIÓN EN POMPEYA

Los Abal Medina exigen la captura de los agresores de la batalla campal en la Comuna 4

Familiares de los agredidos que terminaron hospitalizados presentaron un comunicado que responsabiliza a Rodolfo Corzo y su hijo del hecho y reclama la detención ambos, que siguen prófugos.

Los familiares de los agredidos en la batalla campal que tuvo lugar hace dos semanas en la sede de la Comuna 4 – ubicada en Nueva Pompeya- y que se ocasionó durante una reunión del Consejo Consultivo Comunal, presentaron un comunicado en el que exigen la captura de Rodolfo Manuel Corzo, alias “el Cordobés”, de su hijo y de Ezequiel Yedro, a quienes sindican como los agresores.

 

La carta es firmada por Juan Manuel Abal Medina, padre y abogado de Fernando, el joven que recibió puñetazos y patadas en la puerta del edificio ubicado en Avenida Del Barco Centenera y Avenida Perito Moreno. Al igual que Matías Scinica –que recibió un puntazo de arma blanca en el cuello-, el sobrino del senador Juan Manuel Abal Medina también tuvo que ser atendido de urgencia en el Hospital Santojanni.

 

El día siguiente a la trágica noche, Letra P informó que quien orquestó el ataque a un grupo de personas que se mostraron en contra de la realización de un nuevo estadio de Boca Juniors en terrenos reservados para viviendas sociales fue Corzo, que hace años era empleado de la Ciudad y se desempeña actualmente como parte del cuerpo de agentes con poder de policía de la Comuna. Los familiares de los agredidos indican que su hijo homónimo y Yerro también formaron parte de la agresión.

 

“Mañana se cumplen dos semanas de la cobarde y brutal agresión que Fernando Abal Medina sufrió en la puerta del edificio municipal de la Comuna 4, en el barrio de Nueva Pompeya, al término de la primera reunión del Consejo Consultivo de esa Comuna, a la que asistieron familias vecinas de la zona, entre ellas personas ancianas y niños, y representantes de distintas asociaciones civiles del Barrio de la Boca. Recién ahora el Hospital Alemán ha podido dar el alta hospitalaria y a Fernando lo espera un largo período de rehabilitación en su casa”, reza el mensaje firmado por los parientes de las víctimas.

 

Según se afirma en el comunicado, “el grupo de delincuentes que agredió a Fernandoestuvo comandado por Rodolfo Manuel Corzo, apodado “El Cordobés”, un sujeto que alquila sus servicios al mejor postor y que desde hace años revista como empleado del Gobierno de la Ciudad”.

 

Además, se agrega que “están identificados dos criminales más: uno es su hijo del mismo nombre y también empleado de la Ciudad de Buenos Aires; el otro, Ezequiel Yedro, dice ser empleado del Club Boca Juniors. Corzo padre dirigió la agresión a un metro de Fernando; Yedro lo golpeó en la nuca con un objeto metálico contundente, causándole fractura de la base del cráneo; y Corzo hijo lo golpeó en el rostro, cuando caía ya inconsciente, causando otra fractura. Varios sujetos más lo patearon y golpearon en el piso, gritando amenazas ante la vista de Norma, la esposa de Fernando, y de su hija de once años”.

 

“Ha quedado plenamente acreditado que ese día no hubo ningún enfrentamiento, sino una agresión montada por esa banda. Además, Fernando ni siquiera participó de la discusión en el interior del edificio sino que se limitó a intentar calmar a los exaltados, como se ve claramente en las filmaciones y series fotográficas. Cuando todo había terminado, Fernando salió al exterior para buscar auxilio para el compañero Matías Scinica, apuñalado en el cuello por Corzo hijo, y en esas circunstancias fue emboscado y agredido por esta patota de cobardes”, se argumenta en el mensaje firmado por Abal Medina padre.

 

Por último, los familiares piden que la Justicia “a la brevedad captura y condene a estos malvivientes”. Mientras que exigen que “el Gobierno de la Ciudad y de las diversas fuerzas políticas que actúan en ella esperamos un claro repudio y un deslinde de responsabilidades”.

 

“En concreto, estos malvivientes deben ser erradicados de toda institución pública, política o social y permanecer por largos años –los que la Justicia mande- en la cárcel, para que las personas de bien puedan transitar por la Ciudad, opinar, discutir y conciliar, o no, en el clima de libertad en paz que todos nos merecemos y que hemos disfrutado en las últimas décadas”, concluye la misiva.

 

Una vez que el tema trascendió en los medios y los agresores fueron identificados, la familia Corzo, identificada con el PRO y con el Partido Justicialista, se fugó y las autoridades judiciales aún no han podido dar con su paradero.

 

la crisis hunde al diario uno de entre rios y golpea el proyecto de gustavo scaglione en la provincia
Javier Milei recibió a Soher El Sukaria, la armadora cordobesa de Mauricio Macri. 

También te puede interesar