23|10|2021

Quién es quién en el nuevo bloque Justicialista

09 de febrero de 2016

09 de febrero de 2016

De profundizar un modelo al fin de una etapa. Desde un ex funcionario macrista hasta un participante de “Los 8 escalones”.Radiografía del espacio nacido en la tensa interna peronista.

La estridente fuga de un nutrido grupo de diputados nacionales del bloque del Frente para la Victoria (FpV) para recalar en la conformación de la nueva bancada denominada “Justicialista”, tuvo como embanderado al ex titular de ANSES, Diego Bossio, al considerarse su inmediata asociación con el espacio referenciado por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

 

No obstante, dentro de este flamante espacio legislativo se encuentran hombres y mujeres que, a pesar de responder en línea directa a sus respectivos dirigentes provinciales, supieron posar con firmeza sus pies en el plato K. Aquí, un repaso por el transitar político de algunos de los integrantes de este bloque que nació en medio de las crecientes pujas de poder en la escena peronista.

 

El jefe de bloque. “Ser candidato a diputado Nacional es una gran satisfacción por integrar las listas del Frente para la Victoria y estar dentro del proyecto que conduce la compañera Cristina Fernández de Kirchner”, recalcó en 2013 Oscar Alberto Romero, un abogado juninense, integrante de la mesa político sindical del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor de la República Argentina (SMATA) que accedió a su banca respaldado por la CGT liderada por Antonio Caló.

 

Representando a su gremio, Romero supo viajar a Japón con la entonces ministra de Industria nacional, Débora Giorgi, para buscar la radicación de nuevas industrias en el país. Lejos de aquellos días de integrante de comitivas K, Romero, como cabeza del nuevo bloque, amparó la creación del mismo en el objetivo de "generar una postura superadora y reconstruir al peronismo".

 

Un pasado macrista. "La historia no empezó en 2003 (…) El 10 de diciembre se terminó una etapa en la Argentina", justificó su alejamiento del bloque FpV el diputado salteño Javier David. En efecto, su historia particular con el kirchnerismo comenzó mucho después de aquel año y nunca brindó claras señales de convicción más allá de pretender posicionarse como “el único candidato de Cristina Fernández de Kirchner y Juan Manuel Urtubey” durante las elecciones a la Intendencia de Salta, donde cayó ante quien luego fue candidato a vicepresidente de Sergio Massa, Gustavo Sáenz.

 

Arribando a la función pública de la mano de su padrino político, Juan Carlos Romero, David alternó, entre 2000 y 2007, en diversas áreas del Ejecutivo provincial comandado por quien supo ser candidato a vice de Carlos Menem.

 

Fue candidato a vicegobernador acompañando a Walter Wayar pero su fórmula, bendecida por Romero, cayó en 2007 ante Juan Manuel Urtubey, al cual, parado como opositor, acusó de una serie de irregularidades y de tener “el modo de hacer política de los Kirchner".

 

Con ese perfil, y también de la mano de Romero, David llegó al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires como jefe de Gabinete del Ministerio de Hacienda, designación que levantó sospechas y acusaciones a partir de contrataciones que el Gobierno macrista hizo de empresas que fueron ligadas al ex mandatario salteño.

 

Finalizado su desempeño como funcionario porteño en 2009 para jurar como diputado provincial bajo el sello del Frente Salteño (promovido por Romero), David fue reelecto en ese cargo en 2013. Fue recién en 2015 cuando limó las asperezas con Juan Manuel Urtubey, abrazándolo como su referente y sumándose al FpV. Siguiendo los pasos de su nuevo jefe político, la estadía de David en la tropa K no duró demasiado.

 

El adiós de Evita. Hija de Miguel Isa, actual vicegobernador salteño y otrora intendente capitalino durante los 12 años de kirchnerismo, Evita Nélida Isa, por su nombre, supo llamar la atención de Cristina Fernández de Kirchner, con quien se mostró durante una visita de la entonces mandataria a la provincia para inaugurar un gasoducto. “Estar con la presidenta fue algo indescriptible, un momento de muchísima emoción. Vi en sus ojos mucha fuerza, sentí su alegría”, dijo una emocionada Evita en tiempos de ferviente militancia K.

 

Actualmente, fundamentó su alejamiento del FpV en la búsqueda por “romper con los antagonismos”, argumento que emparenta el discurso de su jefe político, Juan Manuel Urtubey, con el de Mauricio Macri.

 

Un coquista menos. Con un recorrido político de la larga data, Gustavo Martínez Campo supo militar en la Juventud Peronista, siendo detenido durante la última dictadura militar.

 

Accediendo al Congreso en 2013, este diputado chaqueño buscó, en tiempos de danza de nombres de “presidenciables”, instalar en la discusión la candidatura de su jefe político: "Estoy convencido que Capitanich es el mejor candidato a presidente que tenemos. El heredero natural y uno de los hombres más leales que tuvo Néstor Kirchner es nuestro gobernador. El hombre mejor dotado para el proceso que se viene es Jorge Capitanich".

 

Actualmente, aunque se apartó de la estrategia del “Coqui”, Martínez Campos subraya: “Yo personalmente sigo adhiriendo a la política del compañero Jorge Capitanich en lo que hace a la actitud institucional partidaria. Esto es una decisión movimientista más que partidaria. Sigo siendo coquista”.

 

Sin vigor. Dos veces presidente de la Cámara de Diputados provincial y ex intendente de Huillapima, Néstor “Chicho” Tomassi, encabezó la lista de los candidatos  diputados nacionales del FpV catamarqueño. Respondiendo a la gobernadora Lucía Corpacci, Tomassi puso en valor su experiencia legislativa provincial para dar el salto al orden nacional.

 

Desertando de lo que supo catalogar como “ese peronismo vigoroso de Néstor Kirchner”, Tomassi cuestionó: “El bloque (FpV), en vez de ponerse en su rol como oposición al gobierno de Mauricio Macri, estaba preocupado por otros temas, como el de pelearse por un despacho para un diputado (Máximo Kirchner)”.

 

En otro escalón. Carlos Rubín fue el primer intendente de la localidad de Curuzú Cuatía(Corrientes) en ser reelecto en períodos consecutivos entre 1997 y 2005. Con esas cucardas, encabezó en 2013 la nómina de diputados del Frente para la Victoria en su provincia. También, apoyó la campaña a gobernador del medallista olímpico, Carlos “Camau” Espínola.

 

Pero, además de la política, Rubin también mostró sus gustos por los programas de preguntas y respuestas. Tal es así que  puso a prueba sus conocimientos en la emisión de canal 13 “Los 8 escalones” conducido por Guido Kazcka. Antes de quedar eliminado, Tete Coustarot, una de las panelistas desafiantes, le advirtió a Rubín que tenía un cordón desatado: “Bueno, en realidad era una cábala”, se sinceró el legislador nacional.

 

Al saltar el escalón del FpV para pararse en el nuevo peldaño Justicialista, Rubin justificó su accionar en un texto en el que no dudó en señalar que “la responsable estratégica de la derrota nacional del Frente para la Victoria es la compañera Cristina, en su carácter de conductora”, aunque matizando esa conclusión afirmando que la misma “no implica un desmedro de su figura”, agregando que “seria como evaluar a San Martín por Cancha Rayada”.

 

De todos modos, dejó un mensaje que bien puede sintetizar el posicionamiento de la nueva bancada que integra: “Sin Partido Justicialista no hay Frente para la Victoria, pero hay Partido Justicialista sin Frente para la Victoria”. Y puntualizó: “Las verdaderas reconstrucciones deben ser de abajo hacia arriba y con los dirigentes a la cabeza o la cabeza de los dirigentes”.