X

Vidal firma pacto con sector del PJ ortodoxo auspiciado por Duhalde

La gobernadora desembarcó en tierras de Ishii para compartir acto con barones afines. Cariglino, Zuccaro, Granados y Rico, entre los asistentes. El retorno del cacique de Lomas como armador político.
La gobernadora desembarcó en tierras de Ishii para compartir acto con barones afines. Cariglino, Zuccaro, Granados y Rico, entre los asistentes. El retorno del cacique de Lomas como armador político.
Por 23/12/2016 12:52

En plena tarea de profundizar los lazos con sectores del peronismo tras un año de cosecha de intendentes de este sector, la gobernadora María Eugenia Vidal desembarcó en José C. Paz para mostrarse con un grueso racimo de referentes del peronismo ortodoxo que vienen dándole vastas señales de respaldo a su administración. Con motivo de inaugurar dos hospitales de alta complejidad, la mandataria bonaerense se rodeó de dirigentes peronistas de la talla del ex presidente Eduardo Duhalde (patrocinador de este grupo), el mandamás local, Mario Ishii; el intendente de Ezeiza, Alejandro Granados, y ex barones del conurbano como Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas), Humberto Zúccaro (Pilar) y Aldo Rico (San Miguel).

Rubricando la sintonía existente, y aunque aclaró que “nunca me voy a cambiar de signo político”, el jefe comunal anfitrión destacó el aporte de Vidal (entre ellos, siete ambulancias), a pesar de ser “de otro signo político: ella de Cambiemos y yo justicialista”. Todo esto, mientras el público presente gritaba el característico “Sí, se puede” del macrismo.

En tanto, Ishii no dejó de destacar la presencia de “nuestro querido Duhalde”, a quien le agradeció la autonomía del distrito en 1994: “Nos hizo libres”, subrayó.

Vidal dixit: “Mirando la lluvia, yo pensaba en casa en este encuentro y decía a ver si se vuelve un día peronista o no, pero digo que es un día bonaerense porque nos encontramos todos”.

No parece ser casual esta mención. Varios dirigentes peronistas que comenzaron a agruparse bajo un perfil de cercanía con el Ejecutivo bonaerense y lejanos al kirchnerismo identifican a Duhalde -jefe hegemónico del PJ bonaerense durante más de una década, hasta que Néstor Kirchner decidió disputarle el poder, a partir de las elecciones legislativas de 2005- como el armador de este incipiente espacio que comenzó a tomar forma con la reciente reunión realizada en San Miguel, que tuvo su primera foto completa, tal como lo anticipó Letra P, este viernes en el municipio paceño. “Estamos todos para ayudar; salgamos todos hacia adelante”, subrayó el hombre del poncho para rubricar el cariz de “gobernabilidad” que se le imprime a este sector poblado de barones dentro y fuera del poder en sus comunas.

Tomando los dichos de Ishii, Duhalde -que estuvo acompañado por su esposa, Chiche- recordó que José C. Paz, antes de su autonomía, “era el basurero de General Sarmiento”. En tanto, en línea con las declaraciones vertidas días atrás a Letra P en lo que refiere a su espíritu colaboracionista con el Gobierno, el mandatario bonaerense durante la década del ’90 subrayó: “Yo naceré y moriré peronista, pero apoyaré a la gobernadora que pelea por su provincia, que reclama con fuerza los fondos del conurbano que posibilitaron esta autonomía. Hay una sola forma de resolver problemas: trabajando juntos, los argentinos y los bonaerenses, con el Gobierno que han elegido”.

Tras apelar al retorno de las manzaneras ante la atenta mirada de su esposa Chiche (también presente en el acto), Duhalde espetó: “Somos capaces de movernos como argentinos y no como partidarios de uno u otro partido”.

Duhalde dixit: “Nací, soy y moriré peronista pero trabajaré con todas las fuerzas que me quedan para ayudar a esta gobernadora que lucha todos los días por su provincia”.

Por su parte, la gobernadora emitió claras señales hacia la dirigencia pejotista presente: “Mirando la lluvia, yo pensaba en casa en este encuentro y decía a ver si se vuelve un día peronista o no, pero digo que es un día bonaerense porque nos encontramos todos”.

Al recordar su primer encuentro con Ishii, Vidal destacó: “Empezamos bien porque empezamos con el mismo objetivo: estar en la calle y hacer, y ahí me dijo que iba a inaugurar seis hospitales, y le dije ‘¿no será mucho?’, y hoy estamos acá, inaugurando los dos primeros y en marzo los otros cuatro”. “Quiero agradecerle su empuje”, elogió la jefa del Pro bonaerense al ex senador del bloque Néstor Kirchner.

“Me hayan votado o no, no tengo más que palabras de agradecimiento porque, en un año difícil, sostuvieron la esperanza, porque la siguen peleando todos los días a pesar de las diferencias”, deslizó la gobernadora a los paceños que asistieron al acto.

Y ahondó para cerrar: “Las obras no tienen signo político; detrás de eso está la gente que necesita respuesta”. Con esto, los cánticos bajo la arenga macrista “Sí, se puede” reflotaron para terminar entremezclándose con los aplausos del peronismo ortodoxo que flanqueó a la gobernadora en este “día bonaerense” al cual, además de los barones mencionados, también se sumaron el diputado bonaerense kirchnerista José Ottavis y el ex precandidato a la Gobernación por el FpV Julián Domínguez.

 

 

 

 

 

Vidal firma pacto con sector del PJ ortodoxo auspiciado por Duhalde

La gobernadora desembarcó en tierras de Ishii para compartir acto con barones afines. Cariglino, Zuccaro, Granados y Rico, entre los asistentes. El retorno del cacique de Lomas como armador político.

En plena tarea de profundizar los lazos con sectores del peronismo tras un año de cosecha de intendentes de este sector, la gobernadora María Eugenia Vidal desembarcó en José C. Paz para mostrarse con un grueso racimo de referentes del peronismo ortodoxo que vienen dándole vastas señales de respaldo a su administración. Con motivo de inaugurar dos hospitales de alta complejidad, la mandataria bonaerense se rodeó de dirigentes peronistas de la talla del ex presidente Eduardo Duhalde (patrocinador de este grupo), el mandamás local, Mario Ishii; el intendente de Ezeiza, Alejandro Granados, y ex barones del conurbano como Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas), Humberto Zúccaro (Pilar) y Aldo Rico (San Miguel).

Rubricando la sintonía existente, y aunque aclaró que “nunca me voy a cambiar de signo político”, el jefe comunal anfitrión destacó el aporte de Vidal (entre ellos, siete ambulancias), a pesar de ser “de otro signo político: ella de Cambiemos y yo justicialista”. Todo esto, mientras el público presente gritaba el característico “Sí, se puede” del macrismo.

En tanto, Ishii no dejó de destacar la presencia de “nuestro querido Duhalde”, a quien le agradeció la autonomía del distrito en 1994: “Nos hizo libres”, subrayó.

Vidal dixit: “Mirando la lluvia, yo pensaba en casa en este encuentro y decía a ver si se vuelve un día peronista o no, pero digo que es un día bonaerense porque nos encontramos todos”.

No parece ser casual esta mención. Varios dirigentes peronistas que comenzaron a agruparse bajo un perfil de cercanía con el Ejecutivo bonaerense y lejanos al kirchnerismo identifican a Duhalde -jefe hegemónico del PJ bonaerense durante más de una década, hasta que Néstor Kirchner decidió disputarle el poder, a partir de las elecciones legislativas de 2005- como el armador de este incipiente espacio que comenzó a tomar forma con la reciente reunión realizada en San Miguel, que tuvo su primera foto completa, tal como lo anticipó Letra P, este viernes en el municipio paceño. “Estamos todos para ayudar; salgamos todos hacia adelante”, subrayó el hombre del poncho para rubricar el cariz de “gobernabilidad” que se le imprime a este sector poblado de barones dentro y fuera del poder en sus comunas.

Tomando los dichos de Ishii, Duhalde -que estuvo acompañado por su esposa, Chiche- recordó que José C. Paz, antes de su autonomía, “era el basurero de General Sarmiento”. En tanto, en línea con las declaraciones vertidas días atrás a Letra P en lo que refiere a su espíritu colaboracionista con el Gobierno, el mandatario bonaerense durante la década del ’90 subrayó: “Yo naceré y moriré peronista, pero apoyaré a la gobernadora que pelea por su provincia, que reclama con fuerza los fondos del conurbano que posibilitaron esta autonomía. Hay una sola forma de resolver problemas: trabajando juntos, los argentinos y los bonaerenses, con el Gobierno que han elegido”.

Tras apelar al retorno de las manzaneras ante la atenta mirada de su esposa Chiche (también presente en el acto), Duhalde espetó: “Somos capaces de movernos como argentinos y no como partidarios de uno u otro partido”.

Duhalde dixit: “Nací, soy y moriré peronista pero trabajaré con todas las fuerzas que me quedan para ayudar a esta gobernadora que lucha todos los días por su provincia”.

Por su parte, la gobernadora emitió claras señales hacia la dirigencia pejotista presente: “Mirando la lluvia, yo pensaba en casa en este encuentro y decía a ver si se vuelve un día peronista o no, pero digo que es un día bonaerense porque nos encontramos todos”.

Al recordar su primer encuentro con Ishii, Vidal destacó: “Empezamos bien porque empezamos con el mismo objetivo: estar en la calle y hacer, y ahí me dijo que iba a inaugurar seis hospitales, y le dije ‘¿no será mucho?’, y hoy estamos acá, inaugurando los dos primeros y en marzo los otros cuatro”. “Quiero agradecerle su empuje”, elogió la jefa del Pro bonaerense al ex senador del bloque Néstor Kirchner.

“Me hayan votado o no, no tengo más que palabras de agradecimiento porque, en un año difícil, sostuvieron la esperanza, porque la siguen peleando todos los días a pesar de las diferencias”, deslizó la gobernadora a los paceños que asistieron al acto.

Y ahondó para cerrar: “Las obras no tienen signo político; detrás de eso está la gente que necesita respuesta”. Con esto, los cánticos bajo la arenga macrista “Sí, se puede” reflotaron para terminar entremezclándose con los aplausos del peronismo ortodoxo que flanqueó a la gobernadora en este “día bonaerense” al cual, además de los barones mencionados, también se sumaron el diputado bonaerense kirchnerista José Ottavis y el ex precandidato a la Gobernación por el FpV Julián Domínguez.