ENFOQUE

Legislatura 2017: poder para Vidal, caja para massistas e intendentes

La gobernadora tendrá control supremo. El Frente Renovador seguirá aliado, los intendentes se fortalecen y le coquetean legisladores a La Cámpora. Los que cumplen mandato y torcieron su voto.

Luego dos meses de negociaciones, el mapa no varió demasiado en la Legislatura bonaerense. El acuerdo de principios de año entre Cambiemos y el Frente Renovador fue respetado a pesar de la presión del peronismo. Sin embargo, la oposición –o parte de ella- no se quedó con las manos vacías. Y La Cámpora eligió correrse a último momento al ver agotarse las chances de éxito de sus peticiones.

 

En octubre, los intendentes peronistas se reunieron en Lobos. La gobernadora María Eugenia Vidal había presentado el proyecto de Presupuesto 2017 y los jefes comunales acordaban, en la tierra del General Perón, discutir la ley de leyes en un marco de unidad. Ése fue el mensaje que bajaron a los fragmentados bloques del Frente para la Victoria/Peronismo tanto en el Senado como en Diputados. La sugerencia fue escuchada en La Plata. Hubo un intento de cumplir con esa premisa, pero no se materializó. No hubo votación en conjunto y Cambiemos, al final, tuvo más acuerdo que el esperado en un principio.

 

¿POR QUÉ EL PERONISMO NO VOTÓ UNIDO? Hubo muchas versiones, pero lo concreto es que, dentro del paquete de acuerdos y concesiones con el que el gobierno provincial sedujo al PJ, estaba el control de la Defensoría del Pueblo. El arreglo sencillamente fue firmado por los intendentes del Grupo Esmeralda y el Poder Ejecutivo. Ese sector de jefes comunales garantizaba el acompañamiento al pedido de deuda operando sobre algunos legisladores. Así, aquel postulado trazado en Lobos se empezaba a desdibujar.

 

El kirchnerismo tuvo la voluntad de votar el endeudamiento si a cambio le daban el control de esa dependencia, que manejará para el ejercicio 2017 un presupuesto de 221 millones de pesos. El choque fue determinante. El “esmeraldo” Guido Lorenzino fue nombrado Defensor. A La Cámpora le ofrecieron el cargo de Defensor General dentro de esa área. Lo rechazó y quedó vacante. En la tarde de la sesión, los referentes de la agrupación Wado De Pedro y Andrés “Cuervo” Larroque negociaron palmo a palmo con los intendentes. “Íbamos a votar todos, los pibes se plantaron y bueno…”, dijo minutos antes de empezar la sesión uno de los intendentes que se “perdió” y entró al palco de prensa.

 

En el Senado, el bloque del FpV en su conjunto decidió rechazar Presupuesto y endeudamiento. Los otros dos bloques peronistas votaron todo a favor. En Diputados, la fragmentación fue más evidente. Dentro de la bancada kirchnerista, de 17 integrantes, cinco (Karina Nazabal, Aníbal Regueiro, Marcelo Torres, Juan José Mussi y Marisol Merquel) acompañaron el Presupuesto y el endeudamiento. Lo definieron al ver que la negociación interna del peronismo se balanceaba para el lado de los intendentes. Los cinco que se diferenciaron de sus compañeros camporistas cumplen mandato el año que viene y esperan ahora un gesto de los jefes comunales cuando se armen las listas legislativas del peronismo, el año que viene.

 

El bloque se atomizó más aún. Desde que a José Ottavis lo desplazaron de la presidencia, el espacio nunca encontró unidad. Tampoco existía cuando estaba el mediático legislador. El kirchnerista estuvo en La Plata, intentó llamar –sin suerte- a María Eugenia Vidal, habló con el ministro de economía, Hernán Lacunza, y presentó en soledad un amparo para evitar el recambio de autoridades en la Cámara. No fue a la sesión.

 

El bloque FpV-PJ, en el que tienen injerencia Florencio Randazzo, Julián Domínguez y Fernando Espinoza, quería llegar a la votación de los tres bloques juntos y mostrar así una foto de unidad. Al ver que no había salida, buscó la forma de reducir el daño para el afuera.

 

El otro bloque, el del Peronismo para la Victoria, siempre se supo que iba a acompañar la voluntad de Vidal. Hubo claras señales: una, el viaje a las elecciones de Estados Unidos en el que el ahora presidente de la Cámara, Manuel Mosca, compartió vuelo con Fernando “Chino” Navarro; la otra -días antes a la sesión- fue el acto que compartió el diputado Hernán Doval con el ministro de Trabajo de Vidal, Marcelo Villegas, en la asunción de Rubén “Cholo” García al frente de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FESIMUBO). Consiguieron un lugar en la Defensoría del Pueblo para el ex senador del Movimiento Evita Eduardo Ancona

 

MASSISTAS CONTENTOS Y TENSIONADOS. El Frente Renovador siguió el libreto que mantuvo durante todo el año: oposición responsable. Discursivamente confrontó contra el proyecto de Vidal, pero terminó votando con Cambiemos. Retuvo la vicepresidencia de la Cámara de Diputados, que tendrá un presupuesto de 3.700 millones de pesos. Ramiro Gutiérrez fue el elegido de Massa en una terna que sobrevoló con los nombres de Valeria Arata y Rubén Eslaiman en la puja por las autoridades de Cámara. 

 

 

 

Jorge Sarghini deja la presidencia de la Cámara. Es el favorito de Massa para presidir el bloque. El actual presidente de la bancada, Juan Amondarain, ya le avisó al tigrense que se corre del bloque. El arribo –lugar que ya ostentó- de Sarghini a la conducción de la bancada tumbaría las apetencias de otros legisladores, por ejemplo, del vicepresidente de ese bloque, Pablo Garate.

 

AUSTERIDAD RADICAL. En estos contextos, al radicalismo le servía más ser oposición que gobierno, que, en definitiva, es lo que es junto a la Coalición Cívica y el PRO. Al radicalismo no le dieron nada dentro de todo el esquema de acuerdos. Le respetaron –eso sí- el lugar de Marcelo Honores en la Defensoría del Pueblo. Además, la presidencia de Mosca le garantizaría a la UCR continuar manejando el bloque en Diputados. Durante todo el 2016 lo hizo Jorge Silvestre, el nombre podría rotar el año que viene.

 

 

 

VIDAL SUPERPODEROSA. Como ya contó en Letra P, la gobernadora es la gran ganadora de todo esto. La mandataria consiguió el Presupuesto con más votos de los que prevía. Ahora, en un año electoral, controlará plenamente ambas cámaras legislativas y reducirá el poder de fuego que pueda ejercer desde ese lugar el massismo, que ya avisó que tendrá en 2017 un perfil netamente opositor.

 

La gobernadora también fortaleció más aun los lazos con los intendentes del Grupo Esmeralda. En ese “ida y vuelta”, consiguieron también nombramientos en las cámaras. El ex candidato a intendente de Berisso Juan Mincarelli, por ejemplo, será el prosecretario de Desarrollo Institucional en Diputados.  

 

El armado peronista de Vidal que este viernes dejó una foto en degradé con Eduardo Duhalde a la cabeza y su esposa Hilda “Chiche” González escoltados por los intendentes Mario Ishii (José C Paz) y Alejandro Granados (Ezeiza), el ex carapintada Aldo Rico y el tándem Cariglino (Jesús, ex intendente de Malvinas Argentinas, y Roque, senador provincial) empezará de manera más explícita a replicarse en la Legislatura con los bloques satélites a Cambiemos.

 

 

 

En el año electoral, el GEN de Margarita Stolbizer podría empezar a ser oposición, aunque siempre moderada. Eso no será un problema para Cambiemos.

 

Así, nueve días antes de que se acabe el año, la gobernadora terminó de limpiar el terreno para un 2017 que, imagina, transcurrirá sin sobresaltos legislativos, ya que –casi- todos quedaron conformes con los acuerdos alcanzados.

 

 

Las Más Leídas

También te puede interesar