Ciudad

Ibarra y La Cámpora, enfrentados por un lugar en la Magistratura

El ex jefe de Gobierno y Cabandié pelean por una banca en el Consejo. El rol de Olmos. Los nombres para la Auditoría.

A la calma generalizada que caracteriza por estas horas a la Legislatura porteña, debido a la campaña y también a las vacaciones de invierno, le seguirán meses de intensas negociaciones luego de las PASO nacionales, cuando se deberán votar lugares para los organismos porteños.

 

Este año, el Consejo de la Magistratura y la Auditoría General de la Ciudad renovarán diez espacios en total y la batalla por esas bancas ya empezó a tomar forma en el Parlamento local.

 

En 2015 deberán elegirse tres consejeros que representan a la Legislatura porteña. De esta manera, vence el mandato del kirchnerista y presidente del órgano judicial porteño, Juan Manuel Olmos, y los macristas Juan Sebastián De Stefano –hombre de Daniel Angelici- y Agustina Olivero Majdalani, hija de la diputada nacional del PRO Silvia “La Turca” Majdalani.

 

Como en 2011, el partido que gobierna la Ciudad buscará quedarse con dos de los tres espacios en juego, además de reclamar la presidencia, que hace cuatro años está en manos del kirchnerismo. Nuevamente, el operador judicial de Mauricio Macri y presidente de Boca, Daniel Angelici, intenta asegurarse una plaza y piensa en el actual legislador Enzo Pagani, que también cuenta con el aval del jefe de Gobierno electo, Horacio Rodríguez Larreta.

 

El angelicisimo, otra vez, chocará con las intenciones del sector judicial del PRO que comanda el apoderado del partido, José Torello, que impulsa a Mauricio Devoto.

 

En el Frente para la Victoria hay tres que ya se anotaron pero uno sólo contaría con el aval “clave”. Aníbal Ibarra está en pie de guerra con La Cámpora nuevamente porque, como termina su mandato en diciembre, quiere recluirse en el Consejo de la Magistratura. No obstante, ese lugar estaría reservado para Mauro Riano, hombre que responde a Juan Cabandié y de excelente relación con Juan Manuel Olmos, figura clave en el presente y futuro del órgano porteño ubicado en la Diagonal Julio Argentino Roca.

 

A pesar de arrastrar una buena relación con Olmos, el ex jefe de Gobierno destituido tiene un doble problema: es resistido tanto por el ultrakirchnerismo como por el PRO. A principios de 2015, en tiempos en que el Frente para la Victoria aún no decidía al candidato competiría por la Jefatura de Gobierno en las elecciones porteñas, Cabandié despotricaba contra Ibarra y comentaba que representaba “lo viejo”. “Es la vieja política”, les confesaba a sus asesores.

 

En el Gobierno porteño tienen claro que el viejo rencor del ex fiscal para con Mauricio Macri, el PRO fue clave para correrlo de la Jefatura de Gobierno en 2005, sigue a flor de piel y que Ibarra será un dolor de cabeza en el órgano que remueve, nombra y controla a los jueces porteños.

 

Este año, también habrá cambios en la Auditoría de la Ciudad que, según consta en la Constitución porteña, debe ser presidida por la oposición. Ahora es comandada por la camporista Cecilia Segura Rattagan, que también responde a Juan Cabandié.

 

Según pudo saber este portal, el PRO intentará quedarse con cuatro de los siete lugares que contiene la Auditoría porteña. De esta manera, tendría mayoría propia y no necesitaría de la oposición para aprobar o archivar los informes; esa situación sería compleja de explicar por parte del oficialismo.

 

A pesar de este deseo, es difícil que los bloques permitan esa situación porque, como sucede con los consejeros, los auditores son electos en el recinto porteño y mediante el voto de los legisladores.

 

Por el lado del Frente para la Victoria, suenan la actual diputada Claudia Neira – de buena relación con Olmos y Cabandié- y Matías Barroetaveña, secretario de Empleo de la Nación y hombre de Carlos Tomada, quien ya empieza a acumular poder en territorio porteño, donde siempre luchó silenciosamente contra Olmos y Víctor Santa María (titular del PJ porteño).

 

A su vez, también circula el nombre de Juan Manuel Olmos para la Auditoría pero, según pudo saber este portal, el kirchnerista no tiene el menor interés en pasar a ese organismo. Si Daniel Scioli es presidente, el actual presidente del Consejo de la Magistratura, y hombre fuerte del PJ porteño, se ve dentro del Gabinete nacional.

 

En el macrismo se habla de la diputada porteña María Raquel Herrero como futura auditora. La legisladora responde a Angelici y tiene el visto bueno de Rodríguez Larreta, luego de que la ex radical se comprometiera en la campaña del jefe de Gabinete.

 

Otro nombre que se deslizó por el edificio de Perú 160 es el de Oscar Moscariello. El legislador tiene línea directa con Macri pero arrastra una pésima relación con Rodríguez Larreta. Piensan en él para ocupar el lugar que actualmente tiene en la Auditoría Santiago “El Obispo” De Estrada, de excelente diálogo con Moscariello.

 

ECO, particularmente la Coalición Cívica, también exigirá el lugar que le corresponde en ese organismo autónomo. Tres auditores tiene el PRO, tres el kirchnerismo y uno la Coalición Cívica.

 

A pesar de que las negociaciones y los nombres ya comenzaron a rodar, los nuevos auditores y los consejeros se conocerán recién a fin de año, cuando vencen los mandatos tanto de la Auditoría como del Consejo.

 

Se prevé que para el mes de noviembre el Parlamento ya votaría los aspirantes electos y se sabrá con exactitud los nombres de los hombres y mujeres que llegarán a esos organismos.

 

Si bien los mandatos del Consejo de la Magistratura vencen en noviembre, la Legislatura no está obligada a votar a los consejeros reemplazantes antes de esa fecha. De esta manera, la Magistratura puede continuar con seis de nueve miembros hasta que los bloques del Parlamento se pongan de acuerdo y lleguen a los 40 votos para habilitar a tres postulantes.

 

No obstante, todo indicaría que las negociaciones avancen durante el mismo mes de noviembre y todo se resuelva antes del 10 de diciembre. De darse esa situación, el Frente para la Victoria corre con ventaja respecto del frente ECO porque el acuerdo entre los bloques será con la actual composición de la Legislatura, en la que el kirchnerismo es la segunda fuerza porteña.

 

Abrazo de oso. El saludo del gobernador Maximiliano Pullaro con el presidente Javier Milei.
Maximiliano Pullaro encabezó el acto en el que lo acompañaron los principales referentes de Unidos.

También te puede interesar