Desafiante

Aníbal quiere sanear el Ministerio de Asuntos Agrarios y pone a Scioli en pie de guerra

El jefe de Gabinete prometió una cartera sin precedentes. Apuesta a trabajar con "todos los estamentos" y hace foco en las inundaciones. El enfrentamiento que se avecina con Moyano.

La campaña proselitista entra en la recta final y los precandidatos en Provincia se pliegan más que nunca a las figuras nacionales, quienes serán los responsables de generar el efecto arrastre y así otorgarles la posibilidad de consagrarse ante la voluntad popular.

 

Sin embargo, ya sea por su espalda política, o por el rol institucional que ocupa, Aníbal Fernández parece haber plantado bandera y está dispuesto a transformar uno de los espacios de poder de Daniel Scioli, que todavía no se ha kirchnerizado y que, por el momento, tampoco se apresta a hacerlo.

 

Casi por lo bajo, el jefe de Gabinete adelantó esta mañana que si llega al Sillón de Dardo Rocha, creará un Ministerio de Asuntos Agrarios “nunca antes visto”, que apunte a "trabajar con todos los estamentos de la producción", a partir de “políticas muy claras para los chacareros".

 

Lo cierto es que la cartera agropecuaria provincial, comandada por Alejandro “Topo” Rodríguez, es quizá el lugar en el cual el sciolismo puede respirar libremente sin la presión de la Casa Rosada y, a partir de allí, sentar una posición diametralmente opuesta a la que Nación decidió encarar en materia agropecuaria.

 

La propuesta del funcionario nacional ya había trascendido en distintas recorridas por el interior bonaerense, y el último fin de semana, en Bardero, volvió a la carga, al reclamar “un trabajo muy fuerte desde la cartera agropecuaria fortalecida y de cuidado de toda nuestra política de producción y para eso habrá un Ministerio de Asuntos Agrarios como nunca antes se ha visto en la Provincia de Buenos Aires".

 

Sus declaraciones no son casuales, sino que se dan en un contexto de profundo descontento del agro para con las políticas aplicadas por el Ejecutivo. Si bien desde la Mesa de Enlace adelantaron que no realizarán jornadas de protesta hasta después de las PASO, días atrás organizaron una volanteada por distintas rutas del territorio bonaerense, en disidencia con la alta presión impositiva, alertando por la crítica situación de las economías regionales y exigiendo la eliminación de las retenciones.

 

Desde el Gobierno provincial rechazaron cualquier tipo de medida de fuerza, aunque reivindicaron el diálogo con el sector, y fue el propio Ministro de Asuntos Agrarios quien volvió a mostrar un gesto contemplativo, y pidió por la eliminación de las retenciones a las economías regionales, al tiempo que planteó la necesidad de bajar las retenciones a los principales cereales. Su impronta sciolista quedó ratificada aún más cuando recomendó dejar atrás los viejos rencores del pasado.

 

Por el contrario, Aníbal Fernández se ha mantenido en las antípodas de esta lógica. Durante su estadía en la cartera de Justicia y Seguridad,  justificó en más de una ocasión la implementación de retenciones, porque “apuntan a impulsar la producción y la distribución del ingreso y fijan los precios internos”.

 

Pero además, la propuesta del postulante a la Gobernación provincial también contempla “un plan maestro de rutas y caminos rurales y electrificación rural, porque arriba de los campos queremos trigo, soja o maíz y no queremos agua”. Una estocada a lo que fue en 2014 uno de los principales problemas que debió enfrentar la gestión de Scioli.

 

Por último, el plan de Aníbal anticipa una batalla con el líder de Camioneros, y titular de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, puesto que prometió la reconquistar el “transporte ferroviario para potenciar la producción”.

 

El intendente Pablo Javkin y el gobernador Maximiliano Pullaro lanzarán este miércoles el Acuerdo Rosario.
Déjà vu del horror: el Gobierno tiene detenida en Ezeiza a una sobrina de desaparecidos

También te puede interesar