Causa Hotesur

El kirchnerismo denunció “campaña sucia” por parte de Macri y Bonadío

Legisladores brindaron una conferencia de prensa para defender a la Presidenta y a Máximo, luego del operativo judicial que ordenó el juez en las oficinas de las empresas que administran Hotesur.

A raíz del operativo que ordenó el juez federal  Claudio Bonadio en las oficinas de las empresas Idea SA y Valle Mitre, que administran Hotesur desde Río Gallegos, el bloque de legisladores nacionales del Frente para la Victoria realizaron una conferencia de prensa en la que cargaron contra el magistrado y lo acusaron de montar una “campaña sucia” a pocos días de las elecciones.

 

Concretamente, los diputados kirchneristas se mostraron ante las cámaras de televisión en el Congreso de la Nación para denunciar “campaña sucia” por parte del juez Claudio Bonadío y del líder del PRO y candidato presidencial, Mauricio Macri.

 

“No queremos más operaciones, queremos que nos ganen en las urnas, pero limpiamente”, lanzó jefa de bloque del kirchnerismo en la Cámara baja, Juliana Di Tullio.

 

Para la diputada, la orden de Bonadío “son simples pedidos de informes los que ha pedido el juez, que transforma a través del aparato mediático un allanamiento que no lo es, sobre todo porque podría haberlo pedido por escrito”.

 

El titular de la Cámara de Diputados, el kirchnerista Julián Domínguez, consideró “un propósito político” la decisión del magistrado de investigar y realizar un operativo judicial en las sedes de las empresas vinculados con la causa Hotesur, que rodea a Cristina Fernández Kirchner y a su hijo Máximo.

 

“Nosotros sentimos la necesidad, primero, porque se trata de Máximo Kirchner, el hijo de nuestra Presidenta, y vemos claramente un propósito político detrás de las medidas de requerimiento. Se podrían haber hecho sin la espectacularidad con la que se hizo porque, además, Máximo Kirchner vive en Río Gallegos, tiene domicilio él y su familia”, analizó el candidato a gobernador del FpV.

 

Domínguez remarcó que “justo se hace en un tiempo político, por eso hablamos de una manifiesta judicialización de la política, cuando se inicia una campaña política y Máximo Kirchner empieza su campaña política”.

 

“No solamente desconocen la representación de la soberanía política, sino que son parte, un sector minoritario de la Justicia, de un proceso de manifiesta oposición a nuestro Gobierno”, arremetió el titular de la Cámara baja.

 

Di Tullio sostuvo que la medida es “una maniobra más de hostigamiento hacia nuestro candidato a diputado nacional y a la presidenta” y enfatizó que tuvo lugar “faltando pocos días para las PASO”.

 

“Cada vez que el juez solicitó información a la empresa, la empresa la entregó en tiempo  y forma”, explicó la legisladora, flanqueada por Wado De Pedro, Diana Conti, Mara Brawer y Andrés Larroque, entre otros.

 

“Pero la maniobra política necesita espectacularidad”, evaluó Di Tullio y contó que en febrero del 2015 Bonadío “hizo una maniobra similar en un domicilio que no era de la empresa investigada y el juez lo sabía”.

 

“Hoy, junto con la Metropolitana de (Mauricio) Macri, el juez realiza su segunda operación política. Esta vez en Río Gallegos. Lo hace con un partido político acostumbrado a la campaña sucia que la necesita como el agua para no perder por goleada”, lanzó ofuscada la diputada.

 

A su vez, calificó al juez de la causa Hotesur como “juez de la servilleta” y pidió, en nombre del Frente para la Victoria, “escuchar propuestas”. “Queremos escuchar el proyecto de país, qué van a hacer. No queremos más operaciones, queremos que nos ganen en las urnas”, sentenció Di Tullio.

 

Marcos Carasso, titular de la UCR de Córdoba.
Díaz Ayuso le regaló otra foto offshore a Javier Milei y juntos le mojaron la oreja a Sánchez

También te puede interesar