Órdenes finales

Con Scioli al lado, Cristina pidió “no desviar el camino”

La Presidenta inauguró un hospital en La Matanza por cadena nacional y, en un encendido discurso, reclamó “responsabilidad” a dirigentes políticos.

“No desviemos el camino, nadie quiere volver al ripio, queremos seguir en el pavimento, queremos más carriles. Hay que ensanchar el pavimento para que cada vez pueda subirse más gente, para que los 40 millones de argentinos puedan subirse a la ruta con auto nuevo”, marcó Cristina Fernández de Kirchner a los gritos para cerrar, este miércoles, su alocución por cadena nacional.

 

La frase, que la expresó con Daniel Scioli a su lado, formó parte de una metáfora que utilizó para explicar el proceso político que Néstor Kirchner inició en 2003, detallar los avances de la gestión del Frente para la Victoria y culminar evaluando el estado actual de la República Argentina.

 

En ese sentido, Cristina marcó que cuando el ex presidente llegó al país se encontró con “un camino de ripio” pero “no pudo usar una Ferrari, sino una carreta”. Según razonó, la gestión kirchnerista logró que, actualmente, ese camino se transformara en una “ruta con escuelas, universidades, centros de científicos y hospitales a su alrededor”.

 

Mientras enarbolaba la metáfora, lo escuchaban atentamente el candidato a sucederla, Daniel Scioli,  el candidato a vicepresidente de la Nación, Carlos Zannini, el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, y la postulante a suceder al fallido candidato a vicegobernador, Verónica Magario.

 

Cristina inauguró por cadena nacional el Hospital René Favaloro de Rafael Castillo y recordó que “siempre que hemos venido a La Matanza, hemos venido a reconocer derechos, a reparar abandonos y ausencias del estado. Y no podía ser hoy de otra manera”. A su vez, adhirió que este mismo miércoles el Gobierno nacional presentó un nosocomio en Cañuelas y la semana pasada hizo lo propio en la localidad matancera de Gregorio de Laferre.

 

“No den a las gracias, es lo que corresponde. Gracias al padre y a la madre por darle la vida. No den las gracias a los políticos”, advirtió al público la titular del Ejecutivo.

 

Según Cristina, los “pilares fundamentales del modelo” son la infraestructura social y económica, a los cuales catalogó como “motores fundamentales del país”.

 

Al hablar de la entrega de viviendas que realiza el ANSES por intermedio del plan Pro.Cre.Ar, sostuvo que “quedan argentinos que necesitan la mano del Estado”.

 

Además, marcó que cuando el Poder Ejecutivo interviene en el sector de la vivienda social toma “decisiones” que luego “cuestan agravios”.

 

En ese sentido, subrayó que “cuando se defienden los intereses mayoritarios de sectores vulnerables, trabajadores y clases medias” se genera un malestar en “los pequeños grupo corporativos, con representación popular, que han conducido mucha más veces la Argentina”.

 

Al hablar del médico René Favaloro, sostuvo: “Si lo hubieran escuchado tal vez tendríamos con nosotros a ese argentino comprometido con su país y con la sociedad”.

 

La mandataria recalcó que “a los dirigentes políticos siempre se nos reclama responsabilidad” y, por eso, pidió “responsabilidad” a todos los dirigentes sociales, científicos, económicos para la “comprensión de un proceso histórico y político que nos permitió llegar a todo esto”, en referencia a los logros de su gestión.

 

“No va a ser la última vez que esté en La Matanza”, concluyó la Presidenta.

 

La metáfora de Cristina

 

“En 2003 esto era un camino de ripio, lleno de pozos. Donde el que conducía no lo hacía en una Ferrari ni en un Rolls Royce, sino en una carreta. Miraba desocupados, ancianos que no habían podido jubilarse, miraba para el otro lado miraba jóvenes que se querían ir del país los que podían y otros que se dedicaban a cualquier cosa”, dijo la Presidenta a modo de contar su visión sobre el estado del país hace 12 años.

 

Según la mandataria, Néstor Kirchner “agarró esa carreta con manos firmes y, de ese camino de ripio, pasó luego a un camino mejor, seguía con la rienda. Finalmente, pudo cambiar el carro por un auto usado y un camino que empezó a pavimentar”.

 

Ahora, agregó que actualmente: “Estamos en un auto nuevo, subidos a una Argentina que se parece más a una autopista que a ese camino enripiado. Tal vez vuelen algunos buitres pero no importa”.

 

“Algunos tiran balazos del otro lado, pero a los costados vemos a los a la gente del plan Pro.Cre.Ar, a seis millones de trabajadores de convenciones colectivas, jubilados, estudiantes”, concluyó.

 

Por último, indicó que “los convoco, ahora que estamos en el camino pavimentado, a no desviar el camino”.

 

“Nos desviemos el camino, nadie quiere volver al ripio, queremos seguir en el pavimento, queremos más carriles. Hay que ensanchar el pavimento para que cada vez pueda subirse más gente, para que los 40 millones de argentinos puedan subirse a la ruta con auto nuevo”, agregó.

 

Guillermo Francos, logró destrabar la ley ómnibus. 
Martín Menem, necesita el aval de Javier Milei para aumentar las dietas. 

También te puede interesar