LUEGO DE LAS ELECCIONES

Los liderazgos que emergen en el PJ desde la crisis del oficialismo

Pese al resultado nacional, varios caciques territoriales ganaron por gran margen en sus provincias. En caso de que pierda Scioli, se preparan para la resistencia. ¿Quién los conducirá?

Los números no acompañaron a Daniel Scioli en la elección del domingo 25. Sin embargo, durante todo el año varios caudillos territoriales ratificaron su liderazgo en diferentes provincias. Juan Manuel Urtubey, en Salta, Omar Perotti, en Santa Fe, Jorge Capitanich - a través de la elección de Domingo PeppoJosé Luis Gioja – con su ahijado político, Sergio Uñac-, Lucía Corpacci y la propia Alicia Kirchner, son algunos de los caciques del peronismo que emergen de la crisis de votos que afectó al oficialismo nacional.

 

El calendario electoral consagró en el primer turno del año a Urtubey como mucho más que el gobernador de Salta. El mandatario se impuso en las primarias de abril con el 47 por ciento de los votos, que estiró al 51 en las generales de mayo. Con ese triunfo aplastante en el bolsillo, de cara a un tercer mandato, empezó a hablar de la necesidad de relanzar la liga de gobernadores y se erigió como uno de los referentes más importantes del partido a nivel nacional.

 

Muy cerca de Scioli, Urtubey comenzó a sonar como canciller de un eventual gobierno del bonaerense -aunque después negó que fuera a abandonar la provincia – y se convirtió en uno de los principales voceros de la campaña del gobernador, además de viajar varias veces a distintas provincias para apuntalar a los candidatos de Frente para la Victoria.

 

Después de Salta llegó el turno de Santa Fe, donde si bien Omar Perotti perdió las elecciones para gobernador, quedó a solo 30 mil votos del ganador, Miguel Lifschitz, y dio el batacazo en los resultados. Después de que María Eugenia Bielsa declinara su candidatura a gobernadora, Perotti quedó posicionado como el líder del peronismo santafesino. Algo que ratificó con los 609 votos que cosechó en la elección para senador el domingo 25.

 

En Chaco, Jorge Capitanich también ratificó el peso de su liderazgo cuando su candidato, Domingo Peppo, se impuso con el 55 por ciento de los votos y se convirtió en el nuevo gobernador de la provincia. El mismo Capitanich le arrebató la intendencia de Resistencia al radicalismo tras 16 años de reinado. El ex jefe de Gabinete aspira a convertirse desde ese lugar en líder del peronismo en el noreste.

 

Gioja volvió a mostrar que sigue mandando en San Juan, con el triunfo de Sergio Uñac, su actual vicegobernador, con el 53 por ciento de los votos. El mandatario sanjuanino, referente del peronismo nacional, hombre de experiencia y consulta, desembarcará en la Cámara de Diputados a partir del 10 diciembre. Junto con Urtubey, Gioja asoma como uno de los líderes que tienen en la mira el apuntalamiento del PJ nacional como sostén de un eventual gobierno de Scioli o, en su defecto, como lugar de resistencia y construcción para 2019.

 

El eterno Gildo Insfrán, Lucía Corpacci, en Catamarca, Luis Beder Herrera, desde La Rioja, son los oficialistas que salvaron sus gobernaciones el 25, cuando el Frente para la Victoria nacional se debilitaba frente a Cambiemos. El mismo día, Alicia Kirchner se consagraba como gobernadora de Santa Cruz. Antes lo habían hecho Juan Manzur, en Tucumán, escándalo electoral mediante, y Rosana Bertone, en Tierra del Fuego. Como contrapartida, el jujeño Eduardo Fellner, histórico caudillo y presidente del PJ nacional, no pudo con la ola de cambio que depositó al radical Gerardo Morales en la gobernación.

 

En la provincia de Buenos Aires, el batacazo de María Eugenia Vidal frente a Aníbal Fernández dejó al peronismo en una crisis de liderazgos. Sin gobernador, los líderes territoriales con más peso saldrán a disputarse la conducción. Martín Insaurralde es el primer anotado en esa carrera. Después de noviembre se verá si hay lugar allí para el retorno de Florencio Randazzo o la voluntad de Julián Domínguez, si es que Sergio Massa no decide volver a las fuentes para constituirse en líder del PJ bonaerense.

 

Durante los últimos meses, el PJ nacional se preparó para constituirse en la columna vertebral de un gobierno de Daniel Scioli. Los caudillos del interior comenzaron a tejer el regreso de la liga de gobernadores, con Urtubey, Perotti, Gioja y Fellner como principales referentes. Sin embargo, la elección del domingo 25, que depositó a Scioli en un incómodo ballotage, podría terminar con el peronismo en un impensado lugar opositor desde el cual intentará volver al poder.

 

En caso de que eso suceda, resta saber si será Cristina Fernández de Kirchner la encargada de conducirlo, si a Daniel Scioli le quedará resto para encarnar ese papel o o el PJ se nucleará en torno a nuevos líderes.  

 

Marcos Carasso, titular de la UCR de Córdoba.
Díaz Ayuso le regaló otra foto offshore a Javier Milei y juntos le mojaron la oreja a Sánchez

También te puede interesar