Scioli y Aníbal

El oficialismo hace dos campañas paralelas

Daniel Scioli y Aníbal Fernández, candidatos a la Nación y la provincia por el FpV, esquivan actividades juntos y rara vez se los ve en una misma foto. Dos estrategias proselitistas.

El pasado lunes, bien temprano, llegaron al predio de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), en La Plata, militantes que responden al sector de Aníbal Fernández.Junto a los responsables del gremio que conduce Carlos Quintana organizaron el acto que por la tarde iban a protagonizar el candidato a la presidencia por el FpV, Daniel Scioli, y su compañero de fórmula, Carlos Zannini. Lo llamativo fue que en esa convite no estuvo presente el responsable de la organización y postulante a la gobernación bonaerense.

 

El pasado 17 de Octubre, durante la caravana que Scioli y Zannini encabezaron en el conurbano, Fernández tampoco estuvo.

 

Prefirió festejar el "Día de la lealtad" en La Matanza, en el acto que organizó el intendente local, Fernando Espinoza, y en el que también estuvo la fórmula presidencial.

 

Voceros del sciolismo y del jefe de Gabinete desaniman cualquier posibilidad de pelea o mala relación entre ambos postulantes.Y aseguran que la decisión de sostener una suerte de campaña bifurcada resulta de la situción electoral concreta de cada uno.

 

Fernández no es el candidato más "conveniente" para Scioli, ya que no le suma créditos en la provincia. Por eso, el mandatario bonaerense no se desvela por tenerlo cerca.

 

Aníbal, a su vez, juega la campaña todas las mañanas, desde su rol de jefe de Gabinete, con una fuerte impronta K. Evita cuestionar la gestión de Scioli, pero tampoco se esmera en destacarla. De echo, ha dejado en claro que no evalúa retener a ningún sciolista, sino todo lo contrario. Los equipos que anticipó para poner a trabajar en caso de ganar se nurtren de funcionarios importados del Gobierno nacional.

 

Por las rutas, calles y actos de campaña resulta casi un desafío encontrar un afiche, una pancarta o un banner que lleve la foto de Scioli y Fernández.

 

Esta lógica también se observa en la actividad que cada uno desarrolla con los diferentes jefe comunales del FpV, aunque en ese caso responde al hecho de que Fernández no logró reducir su mala imagen. El funcionario nacional resulta muy popular, y con excelente llegada en el electorado ultra K, pero sigue provocando resistencia en el electorado independiente.

 

El Monumento a la Bandera en Rosario, donde se realizan los actos conmemorativos del 20 de junio.  
Guillermo de Rivas, candidato de Hacemos Unidos por Río Cuarto.

También te puede interesar