Política

PJ: primeras señales sciolistas de “diferenciación”

Letra P.- Las palabras del ministro de Asuntos Agrarios bonaerense, Alejandro “Topo” Rodríguez, abren un interrogante sobre el futuro de las relaciones entre la provincia y el núcleo kirchnerista duro, en un momento especial. Otro gesto para diferenciarse del oficialismo nacional.

Mientras Daniel Scioli continúa con la digestión del comunicado del Partido Justicialista (PJ), uno de sus ministros volvió a tomar distancia del kirchnerismo duro y abrió un interrogante sobre el futuro del romance político entre el Gobernador y la Casa Rosada. La reunión en la calle Matheu dejó con un sinsabor al siempre moderado Scioli y no se opuso a la opinión sin filtro al titular de Asuntos Agrarios, Alejandro “Topo” Rodríguez, quien sabe de problemas con Nación.

 

A cargo de una cruzada compleja, la de restaurar relaciones con las entidades agropecuarias, el tandilense se despachó contra el documento que a regañadientes acompañó su jefe político en la sede en Capital Federal, donde se habló de ataques contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

 

“Me llamó la atención la ausencia de alguna reflexión crítica sobre la inclinación de algunos falsos personeros de la política que se ocupan de estar bien con Estados o con organizaciones que patrocinan el terrorismo”, advirtió el Topo, en una demostración de quiebre interno.

 

Sus palabras, que se adjuntaron con elogios a los productores agropecuarios, deja abierto un interrogante que marca la realidad: el enojo del sciolismo por el impacto negativo a las pretensiones de su conductor. “Faltó una sincera apelación a la concordia, a la serenidad, a la unidad Nacional”, insistió Rodriguez, en la línea que Scioli siempre utiliza.

 

De paso por Tordillo, en la previa de las estruendosas declaraciones, se respaldó en los pequeños y medianos productores rurales en otro momento de diferenciación a las determinaciones de Balcarce 50. “En la Provincia de Buenos Aires la política agropecuaria se implementa con diálogo y se orienta especialmente a acompañar a los pequeños y medianos productores rurales, corazón y motor de nuestra economía”, comentaba el funcionario sciolista.

 

A la par, y como publicara Letra P, aclaró que la política nacional agropecuaria no le parece la correcta. Para darle mayor volumen a esa línea, reclamó cambiar el sistema de retenciones que tanto enojo genera entre los productores bonaerenses.

 

En un cruce dialéctico que tuvo como rival al diputado Carlos Kunkel, quien planteó que “le hace mucho daño” a Scioli, y a Julián Domínguez, al que acusó de perder el tiempo con gusto. “Julián Domínguez da lecciones de vida. Se nota que está al pedo”, había escrito, en otro enfrentamiento al kirchnerismo de paladar negro, a través de las redes sociales.

 

Con estas palabras regresa el fantasma de los tiempos más complicados entre los surfers de la Ola Naranja y el resto del Frente para la Victoria (FpV), espacio que todavía siente el impacto por la muerte de Nisman.

 

Patricia Bullrich  
Ezequiel Atauche y Bartolomé Abdala, de La Libertad Avanza, durante el debate de la ley ómnibus. 

También te puede interesar