LA ARGENTINA DEL TOPO

Toto Caputo, al borde de un ataque de nervios: los mercados alterados

El ministro encara la etapa dos del plan económico sin instrumentos de contención. Ni cepo ni dólar ni divisas del FMI. La desconfianza de los bancos.

Ni el cepo ni el dólar ni las divisas del Fondo Monetario Internacional (FMI). El ministro de Economía, Toto Caputo, anunció la etapa dos del plan económico sin los elementos que esperaban los mercados. Y aunque con el viento a favor de la ley Bases, el primer día post anuncios las pizarras se tiñeron de rojo.

El nuevo programa monetario en el que se enfocaron el titular de la cartera de Hacienda y el presidente del Banco Central, Santiago Bausili, no hace más que reafirmar un modelo que tiene como razón de todas las cosas el equilibrio de las cuentas públicas y como norte político eliminar la inflación como un problema para la población.

En una línea, el plan consiste en que el BCRA traspase en un movimiento todos los instrumentos que generan intereses (pasivos remunerados) al Tesoro, a donde pasarán a contar como deuda que se solucionará con más ajuste para pagar intereses o un rollover constante de sus vencimientos.

Es una buena noticia en cuanto a qué hacer con esos $17 billones de pesos que generan emisión y son una de las muchas razones de la suba de precios; pero, luego del logro del proyecto ómnibus y las presuntas inversiones que llegarán tras el pulgar arriba de la política, el mercado esperaba señales más fuertes de lo que todavía falta: billetes verdes.

unnamed.png

Hay dos cuestiones a tener en cuenta que pueden afectar tanto a las finanzas personales como a la confianza en el programa económico del Gobierno: lo dicho y lo no dicho.

Lo dicho: que los bancos cambien de ventanilla a través de la cual reciben las remuneraciones que luego utilizarán para pagar, por ejemplo, plazos fijos, necesitará en lo inmediato detalles. Lo que se llama el “calce”, el plazo entre el fin de los depósitos y cuánto tardará en pagar intereses la nueva Letra que lanzará el Tesoro, se tendrá que acomodar a fin de que la rueda siga girando y no existan problemas de liquidez.

De esta forma, también se deberá reacomodar la tasa de política monetaria (la que luego toman los plazos fijos y fondos comunes de inversión con esos instrumentos). Bausili dejó entrever que “debería” tender a un terreno positivo frente a la inflación y ser más parecida a lo que vaya a pagar el título que va a emitir el Tesoro.

Riesgo Tesoro, riesgo BCRA

No es lo mismo riesgo Tesoro que riesgo BCRA: entre inversores, la confianza en el Ministerio de Hacienda es más endeble que en la autoridad monetaria. ¿Por qué? Fácil: el Central jamás cayó en default, mientras que las cuentas públicas argentinas lo hicieron varias veces (ocho). Esto hará que las acciones de los bancos sufran, al menos, el efecto del cambio de manos.

Esta migración de un golpazo, además, añade estrés financiero al Tesoro. En el Gobierno aseguran que se tratará de un 0,3% del PBI adicional, pero que no preocupa, porque “hay roll over”. Es decir: con futuras licitaciones, se podrán cambiar los vencimientos de esos bonos una vez que la carga de intereses empiece a pesar.

Es un sistema que dependerá, en grandísima parte, de la demanda de créditos: que los bancos vuelvan a financiarse los intereses de los préstamos. Hoy, hay un flujo todavía incipiente.

El cepo recién para la tercera

Lo no dicho: una de las definiciones más importantes que dio Caputo fue que la salida del cepo quedará para una “tercera etapa”. La estrategia monetaria que se pone en marcha ahora sería, según esta lógica, el paso previo para limpiar los pasivos remunerados y luego dar inicio a la apertura de las restricciones cambiarias.

unnamed (1).png

Fue patear la fecha, por lo menos, hasta fin de año; algo que no cayó bien en el Círculo Rojo, las empresas que están esperando para invertir o tienen proyectos vinculados al RIGI. Lo mismo sobre los dólares del FMI: no hay definición en medio de un contexto de reservas magras en el Central y el comienzo de una temporada vendedora, por estacionalidad.

Los mercados comienzan a visualizar que son necesarios cambios en la política cambiaria del Gobierno, derivado de la necesidad de ir convergiendo hacia una unificación de los tipos de cambio y la apertura del cepo que consolide el proceso de acumulación de reservas.

El mal pasar de los mercados emergentes hizo escenario de un lunes en el que los bonos cayeron entre 3% y 4%, las acciones de empresas argentinas (y sobre todo, bancos) se desplomaron. El riesgo país, que Javier Milei esperaba post proyecto de ley por debajo de 1000 puntos básicos, creció por encima de 1500. Todos los dólares saltaron.

Toto Caputo delineó la nueva política monetaria
Toto Caputo Santiago Bausili

También te puede interesar