NUEVO GOBIERNO

Lule, el Menem de Javier Milei que opera en las sombras

Se formó con Eduardo Menem, que lo crió como a un hijo. "Killer" de la política, armador todoterreno, conoce el Congreso desde los noventa. Lo apodaban "el jefe".

En la oficina de Eduardo Menem en el Senado circulaba un chiste interno. “Ahí viene el jefe”, decían los colaboradores del riojano. No se referían al senador, hermano del expresidente, por entonces presidente provisional de la Cámara alta y hombre todopoderoso de la década del noventa. La persona aludida era Eduardo Lule Menem, o “Eduardito”, sobrino segundo del dueño del despacho.

Lule volvió a la primera línea del poder tres décadas después, de la mano del presidente Javier Milei, un admirador confeso de Carlos Menem. Su nombre apareció en el discurso de asunción como presidente de la Cámara de Diputados de su primo segundo, Martín Menem, hijo del exsenador y sobrino del expresidente. Lule lo escuchó desde el palco junto a Karina Milei, con quien tiene una relación estrecha.

Aunque su nombre circuló como posible secretario administrativo del cuerpo, Lule no fue nombrado en el cargo. En su lugar asumió Laura Oriolo, titular en los papeles, pero fue el primo del titular de la Cámara quien se dedicó las semanas siguientes a reunirse con las principales figuras de diferentes bloques por cuestiones administrativas.

Sin nombramiento formal, Lule es más que el hombre detrás del poder de Martín Menem en la Cámara de Diputados y se perfila como un operador todoterreno para un gobierno en el que los contactos políticos no abundan. Hacedor de la candidatura del hijo de Eduardo, armador de bajo perfil, caminador de pasillos, Lule Menem también apareció el martes 2 de enero en la Casa Rosada, en la primera reunión de Gabinete del año que encabezó Milei junto a todos los ministros.

“Es un killer de la política. Callado, pragmático y feroz en las negociaciones”, dice un dirigente que lo conoce desde hace décadas. Hombre “multitareas”, Lule tiene en su agenda a viejos conocidos de su familia, gobernadores, intendentes, hombres fuerzas de seguridad y cuanto dirigente haya pasado por el Congreso en las últimas décadas.

001-lule-menem-1.jpg
Lule, el otro Menem de Javier Milei para operar en las sombras

Lule, el otro Menem de Javier Milei para operar en las sombras

Hijo de Fátima Menem, prima de Carlos y Eduardo Menem, Lule nació el 29 de noviembre de 1964. Tiene 59 años y creció bajo el ala política de su tío segundo, que lo acogió en su casa como a un hijo más. Trabajó como secretario privado de Eduardo en el Senado y lo acompañó en momentos clave para la historia argentina, como la Asamblea Constituyente de 1994, que sesionó en Santa Fe y Paraná en 1994.

Eduardo fue presidente de la Convención de la que participaron, entre otros, figuras centrales de la vida política todavía vigentes, como Cristina Fernández de Kirchner, Elisa Carrió; el procurador del Tesoro de la Nación, Rodolfo Barra, y los jueces de la Corte Suprema Horacio Rosatti y Juan Carlos Maqueda. Lule fue su mano derecha durante todo el proceso. El poder que ejerció en el despacho de su tío y en sus múltiples tareas le valió que se ganara el apodo "el jefe" durante la agitada década del poder menemista.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fzulemitamenem%2Fstatus%2F1732864029910032474&partner=&hide_thread=false

Con la bendición de Eduardo, Lule desembarcó en La Rioja como secretario de Gobierno de Ángel Maza. Fue un hombre “de la rosca política” y bajísimo perfil en la gestión. Maza fue destituido en 2007. Lule volvió al Senado y trabajó con Carlos Menem, también como asesor. Nunca dejó su lugar en la Cámara alta. Todavía figura en la nómina de empleados del Senado con la categoría más alta, A1, asignado por al despacho del exlegislador nacional por La Rioja Ricardo Guerra, que finalizó su mandato el 10 de diciembre.

Desembarco en las fuerzas del cielo

Fue Lule quien construyó la candidatura de su primo, Martín, nacido en La Rioja, pero con domicilio en Buenos Aires, como la mayoría del clan Menem. El ahora presidente de la Cámara de Diputados era entonces empresario en el rubro de los suplementos dietarios. En 2021 se presentó como candidato a legislador provincial por La Libertad Avanza. En su debut, obtuvo el 9,48% de los votos, por la lista de la Unión del Centro Democrático.

Menem fue el primer dirigente del interior del país en recibir el apoyo de Milei. Ya entonces, las relaciones entre la familia riojana, el Presidente y su hermana eran fluidas. Un año después, los Menem acercaron al espacio a Sebastián Pareja, que se convirtió en armador de Milei en la provincia de Buenos Aires. Pareja también había trabajado en el despacho de Carlos Menem en el Senado.

Ya en 2023, Martín Menem fue candidato a gobernador de su provincia. Respaldado por el armado de Lule y empujado por el apellido, el 7 de mayo de 2023, el presidente de la Cámara de Diputados obtuvo el 14,7% de los votos y se convirtió en el referente provincial de Milei que mayor caudal de votos obtuvo en un distrito antes de las elecciones nacionales.

El número subió vertiginosamente el 22 de octubre. En la primera vuelta, Milei obtuvo en La Rioja el 37,7% de los votos. Como candidato a diputado, Martín Menem llegó al 38,01%. El 10 de diciembre, cuando asumió por primera vez como diputado, se convirtió también en presidente de la Cámara baja. Un hecho inédito en la democracia para un recién llegado y representante de una provincia que ostenta apenas cinco legisladores.

En su discurso de asunción, Martín Menem agradeció a los “arquitectos” de su carrera, Lule y Karina Milei. “Dos personas que no me quiero olvidar nunca”, dijo. Su primo aplaudió desde el palco y activó sus contactos. “Se va a mover como pez en el agua. Va a sustituir desde las sombras todo lo que no tiene Martín y el armado político que no tiene Milei”, definió un hombre que conoce al clan de cerca ante Letra P. Su aparición este martes en la Casa Rosada ya empezó a dejar las primeras huellas.

Presidente Javier Milei.
Federico Sturzenegger

También te puede interesar