NUEVO CONGRESO

La UCR evita enfrentar a Javier Milei y se retira de la pelea por presidir la Bicameral

Aportará sus votos para darle ese lugar a LLA, que fuerza el reglamento para dejar a UP en minoría. La interna radical mete la cola. Kirchner quiere estar.

La Unión Cívica Radical (UCR) decidió bajarse de la pelea por la presidencia de la Bicameral de trámite legislativo, encargada de debatir el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) del presidente Javier Milei. Aportará sus votos para darle ese lugar a La Libertad Avanza (LLA), cuyos referentes releen el reglamento de la comisión con el objetivo de dejar en minoría a Unión por la Patria. Si ganan esa pulseada, el titular sería el riojano Juan Pagotto, cercano al presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem.

Como explicó Letra P, el partido centenario, árbitro de las votaciones en el Congreso, había pedido hace una semana la titularidad de la bicameral para un integrante de su bloque en el Senado. En LLA creían que era el mejor camino, luego de conocer que una tradición parlamentaria impide a congresistas que recién asumen liderar las comisiones con integrantes de las dos cámaras.

Todo cambió luego del decretazo anunciado por Milei el miércoles, que deberá debatirse en la bicameral durante el verano. La UCR no pudo ocultar su interna: mientras que el presidente del partido, Martín Lousteau, cuestionó que Milei haya ignorado al Congreso, los gobernadores de la fuerza fueron más cautos.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2FLetra_P%2Fstatus%2F1738918301164609537&partner=&hide_thread=false

El viernes, el bloque de la UCR en Diputados, liderado por Rodrigo De Loredo, propuso una negociación para no romper con el Gobierno: cambiar la ley que establece que los DNU deben tratarse en su totalidad para, así, poder abordarlo por partes. Por ahora, a Milei no le entusiasma la oferta.

La bancada radical en el Senado no se expresó. Está presidida por el correntino Eduardo Vischi, cercano al gobernador Gustavo Valdés. El diagnóstico en el partido centenario, compartido por casi todos sus referentes, es que enfrentar a Milei durante la luna de miel de su Gobierno no es un buen negocio y lo mejor es dilatar la discusión del decreto. Esperan que haya reuniones de la bicameral hasta marzo, cuando recién llegaría al recinto, y ya no están interesados en presidirla.

“Lo mejor en esta etapa es darle esa bicameral y las comisiones de gestión al Gobierno. Acompañaremos ese criterio”, confirmó a Letra P una fuente de la UCR que participó de la reunión del viernes.

Pelea por la mayoría

La bicameral de trámite legislativo tiene 16 integrantes, ocho por cada cámara, y para elegir autoridades se requieren nueve votos, el número mágico que desde el jueves tratan de conseguir operadores de LLA, antes de confirmar la integración de la comisión.

Para alcanzarlo, como explicó Letra P, Menem lanzó una embestida reglamentaria: interpretó que a Unión por la Patria le corresponden sólo tres integrantes de Diputados, pese a que tiene 102 bancas; y otros dos serían para LLA, que suma 38. El presidente de UP, Germán Martínez, reclama al menos uno o hasta dos lugares más, si se respeta el sistema de reparto acordado en la última asamblea.

El santafesino no confirmó sus representantes, pero se descuenta que integrará la bicameral Máximo Kirchner, quien ya ocupó una vocalía durante la gestión de Mauricio Macri. En esos años, llevaba expositores a las reuniones para cuestionar las decisiones del Gobierno.

JavierMilei.jpg
Javier Milei.

Javier Milei.

El problema de Menem es que su decisión de darle tres lugares a UP -que ya le transmitió a ese bloque el secretario parlamentario de la Cámara, Tomás Figueroa- fue usada como argumento por el frente peronista en el Senado para pedir un cupo más del que le asignó la vicepresidenta Victoria Villarruel.

La exdiputada no hizo cuentas, sino que sustentó su decisión en el sistema de reparto aprobado en la última sesión. Basándose en el reglamento de la bicameral, y en que en realidad UP está dividido en dos bloques (Nacional y Popular y Unidad Ciudadana), su presidente, José Mayans, reclamó el jueves cuatro lugares.

Las cuentas no le cierran a LLA: si acepta ocho votos de UP nunca podrá tener mayoría y, tarde o temprano, habrá dictámenes en contra de los decretos de Milei. Es lo que Menem y Villarruel intentan evitar. De todos modos, la última palabra la tienen los recintos de ambas cámaras: si los dos invalidan un DNU, lo anulan. Hasta pueden tratarlo sin que hayan pasado por la comisión bicameral, si nunca se debatió en ese cuerpo diez días después de haber arribado.

Los nombres

El jueves trascendieron algunas figuras que integrarán la bicameral. En LLA quieren nombres de la oposición que sean afines, sin diálogo con el kirchnerismo.

En el Senado, Villarruel ya tiene su plantel no peronista elegido: Luis Juez (PRO), Juan Carlos Romero (Cambio Federal), Carlos Espínola (Unidad Federal) y Víctor Zimmermann (UCR).

Por LLA estaría el riojano Pagotto, quien quedaría como presidente de la bicameral si el lugar queda para el oficialismo, porque el cargo, por un sistema de rotación, este año le corresponde al Senado.

UP, que en el poroteo de Villarruel tiene sólo tres vocales, propuso cuatro nombres, dos por cada bloque: María Teresa González y Mariano Recalde (NyP) y Silvia Sapag y Anabel Fernández Sagasti (UP). “Veremos si se animan a no respetar el reglamento”, desafiaban.

En Diputados, Menem tiene sus dos elegidos de LLA: el presidente del bloque, Oscar Zago; y el correntino Oscar Almirón, quien lidera un grupo de representantes del interior.

Nicolás Massot, de Cambio Federal, se ganó un lugar como parte de una alianza parlamentaria con otros tres bloques. El PRO aportó un voto cercano a Mauricio Macri: Hernán Lombardi. La UCR anotó al catamarqueño Francisco Monti. Además de Kirchner, UP ubicará a un representante cercano a Sergio Massa (sería Ramiro Gutiérrez) y otro de los gobernadores, pero quiere un asiento más. Es la pelea que seguirá a partir de este martes.

Victoria Villarruel, definirá a último momento si llama a sesión para tratar el decretazo. 
Martín Menem

También te puede interesar