SE CALENTÓ LA ZONA FRÍA

La tarifa de gas hace explotar contra Milei a los gobernadores de la Patagonia

El Gobierno prometió sostener el subsidio, pero el dictamen de Diputados volteó el acuerdo. "Nosotros no lo amenazamos con cortar el suministro", avisó Torres.

En ese contexto caliente, el del gas se volvió un tema explosivo porque además el oficialismo no respetó la palabra de sacar ese recorte del dictamen oficialista en la Cámara de Diputados. Hay gobernadores que decidieron pararse de manos ante la gestión libertaria.

La cuestión puntual, sumada a lo que los propios jefes territoriales interpretan como una serie de extorsiones y amenazas, pone en pie de guerra a una región que ya hizo una cumbre para visibilizar su poder y que tiene diversidad política, pero está unida ante el espanto que representan para la zona las medidas nacionales.

Motosierra, soga y ómnibus

“Yo le digo al Presidente que no tire más de la soga, porque es la Nación la que nos debe a nosotros y la que tiene que rendir cuenta con las provincias”, advirtió el chubutense Ignacio Torres, del PRO. “No voy a ser un gobernador sumiso ni me amedrenta una ‘picardía’ parlamentaria”, agregó este jueves a la tarde, al encabezar un acto de profesionalización docente en Rawson, en alusión al dictamen fantasma que el oficialismo logró obtener tras el plenario de comisiones de la Cámara baja, pero que circuló firmado y en blanco durante varias horas.

Torres envió un tiro por elevación contra la motosierra. “Nosotros no lo amenazamos con cortarle la llave del gas. Trabajamos y producimos y de cada 100 que aportamos, recibimos apenas 40 y nos tenemos que bancar que nuestras rutas nacionales sean un desastre, que los puertos estén destrozados. Encima nos vienen a decir que si no acompañamos, no vamos a ver un peso. Así no nos manejamos nosotros", lanzó.

El gobernador pampeano, el peronista Sergio Ziliotto, dijo este jueves por la noche en C5N que el gobierno nacional “se lleva puesta la democracia” y que la situación “es de enorme gravedad, para dolor de la democracia y la Constitución, pero más le va a doler a un pueblo al que están empobreciendo cada vez más”.

"No voy a romper el contrato electoral con pampeanos y pampeanas, ni voy a entregar el futuro. Este modelo empobrece, provoca un ajuste muy fuerte sobre los que menos tienen y concentra la economía en grupos minoritarios. Tenemos un mandato y lo vamos a cumplir. La representatividad la tenemos que hacer valer", avisó Ziliotto.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2FWeretilneck%2Fstatus%2F1750639627650716073&partner=&hide_thread=false

También el gobernador rionegrino Alberto Weretilneck salió con los tapones de punta. “Dejen de apretar y busquen acuerdos y saquen de su cabeza vernos de rodillas”, advirtió en un posteo desde su cuenta oficial de Twitter.

"Recibir este tipo de agravios por parte del gobierno nacional es muy triste y molesto. Desde el interior no vamos a recibir ningún tipo de apriete: vamos a defender a Río Negro y a las provincias patagónicas", redondeó.

Su par fueguino Gustavo Melella se sumó a la estrategia: "No son tiempos de enfrentamientos. Sacarle recursos a las provincias es sacarle recursos a maestros, médicos, policías, jubilados, a nuestros pibes, a la población. No es tiempo de amenazar y de apretar".

De zona fría a zona caliente

La promesa libertaria en Diputados había llevado a diferentes legisladores a anunciar en sus provincias que habían logrado un compromiso para sostener el subsidio al gas en la región, pero después se toparon con el dictamen “retocado” en Recoleta y estallaron: no se respetaron los acuerdos y el texto mantiene la quita de aportes nacionales para mantener la tarifa diferenciada.

El impacto de ese recorte sería fulminante para los bolsillos de la población: una familia que paga $10.000 pasaría a pagar $80.000, en un contexto en el que además de ese subsidio las empresas que prestan el servicio piden aumentos tarifarios superiores al 400%.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fgustavomelella%2Fstatus%2F1750691045744992750&partner=&hide_thread=false

El diputado neuquino Osvaldo Llancafilo, del Movimiento Popular Neuquino, no se tragó el sapo. En llamas, anunció: “Las desprolijidades que están cometiendo nos llevan a poner en duda el acompañamiento tanto en general como en particular de la ley”, advirtió. El día anterior había difundido el supuesto acuerdo por el subsidio gasífero como un triunfo, junto al rionegrino Agustín Domingo, alfil de Weretilneck.

En ese proceso, los legisladores de la región habían sostenido conversaciones con el secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo, y el asesor presidencial en Asuntos Estratégicos, Santiago Caputo.

El dictamen que se había acordado en comisiones, antes de las “correcciones” a pedido de Milei, incluía el compromiso de que en la reasignación de subsidios a realizar por el Poder Ejecutivo se debían "comprender los beneficios previstos en el artículo 75 de la Ley 25.565 y la Ley 27.637". Ese texto, que era una revisión del artículo 292 de la ley ómnibus, fue eliminado.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fletra_p%2Fstatus%2F1749868080098861485%3Fs%3D46&t=Pp2orDZi_lVmKageTTgylA&partner=&hide_thread=false

Por lo tanto y hasta nuevo aviso, el dictamen que iría a la sesión de la semana que viene deroga tanto el artículo 75 de la ley 25.565 que establece el beneficio a la Patagonia, como la 27.637, que amplió a otras áreas “frías” el subsidio.

El diputado pampeano Ariel Rauschenberger también fue durísimo con los tejes y manejes del oficialismo, con negociaciones entre gallos y medianoche. Dijo a Letra P: “El dictamen es un documento público, esto es una falta muy grave. Este gobierno se maneja con reuniones fuera del Congreso: o es el hotel Savoy o una casa en Recoleta. Hay una permanente extorsión que atenta contra la institucionalidad, no se respeta la división de poderes y atacan a las provincias. Esto no le hace bien al funcionamiento institucional de la Cámara ni le hace bien a la democracia. En política hay que mantener la palabra. Es un deterioro y un retroceso institucional muy fuerte”.

Rogelio Frigerio y Maximiliano Pullaro. El enojo de los gobernadores.
Los voy a fundir a todos, la amenaza de Javier Milei previa a la salida de Guillermo Ferraro

También te puede interesar