#25M | PERONISMO PARA ARMAR

La militancia que reventó la plaza para ver a CFK se fue con emociones mezcladas

Una multitud kirchnerista volvió a pedir por la candidatura de la vicepresidenta, quien le bajó la persiana al operativo clamor. Silencio, emoción y un sabor agridulce.

“Una más y no jodemos más, una más y no jodemos más”. Bajo un lluvia intensa, la militancia kirchnerista que se movilizó este jueves a la Plaza de Mayo volvió a pedirle a Cristina Fernández de Kirchner que declinara su decisión de no competir en las elecciones presidenciales. Todas y todos fueron al acto con la ilusión de escuchar aquello que la vicepresidenta rechaza. Después del discurso, los miles de militantes se fueron a sus casas con sensaciones mezcladas.

Las personas que fueron a la Plaza de Mayo para escuchar a la vicepresidenta se fueron en silencio, mojadas y con un sabor agridulce ya que CFK no dejó ninguna definición electoral, pese a que en la previa se especulaba con que la exmandataria daría alguna señal. Lo único certero fue que la vice volvió a dejar en claro que no será candidata. No obstante, la máxima figura del Frente de Todos selló su vínculo emotivo con la militancia. "Yo soy del pueblo y de ahí no me muevo", destacó la vice en su discurso.

Desde el escenario hasta las calles aledañas a la Plaza de Mayo, la marea humana mostró el poder de movilización del kirchnerismo, los movimientos sociales, gremios afines y las intendencias del conurbano. A esa multitud, que se extendió por 500 metros alrededor de la plaza, también se sumó un número importante de personas autoconvocadas, que pese al mal tiempo igual fue al acto que, según los organizadores, reunió a 350 mil asistentes.

La Cámpora fue la agrupación protagonista de la movilización, seguida por las columnas de Barrios de Pie, Movimiento Evita, las dos CTA, los gremios de la Corriente Federal como judiciales y bancarios, y las filas que llegaron desde el conurbano movilizadas por los intendentes.

Los primeros colectivos habían llegado temprano y el clima hacía pensar en una jornada complicada. Para el mediodía, la zona de Plaza de Mayo ya mostraba el habitual panorama de las grandes movilizaciones del peronismo. Por Diagonal Sur, los vendedores ambulantes abrieron sus puestos desde temprano y se preparaban para un día con mucha agua.

Silvia, una militante kirchnerista que fabrica muñecos de Cristina, protegía su mercadería de la lluvia con un plástico. “Lo que yo quiero es que ella diga que va ser candidata. Pero no le podemos pedir nada más. Venimos todos a escucharla”, decía unas horas antes del arranque del acto. A pocos metros, dos mujeres de Sarandí mostraban la "Cristineta", una furgoneta adornada con imágenes de la vice. "Cristina presidenta, Cristina presidenta", cantaban, animando a las columnas que pasaban hacia la plaza.

imagen.png

A las 14, la lluvia se desató con fuerza y generó el único momento de tensión, cuando muchas personas buscaron refugio y otras intentaron ingresar a la plaza para conseguir mejores lugares.

Cuando Cristina apareció en el escenario, media hora antes de lo previsto, la multitud se quedó quieta, expectante, siguiendo el mensaje. A 500 metros del escenario, sobre Diagonal Norte, enormes pantallas y torres de sonido generaban concentraciones.

Y otra vez, el clamor por la candidatura de CFK fue el hit. “Cristina presidenta, Cristina presidenta” se escuchó durante toda la tarde. Sin embargo, el mensaje de la vicepresidenta no dejó lugar a dudas. “Basta de pedirle a los demás la que no estamos dispuestos a dar nosotros”, fue una de las frases que generó más impacto en la militancia kirchnerista. “Más clarito imposible”, comentaron docentes de un gremio bonaerense que siguieron el discurso por las pantallas bajo los paraguas con colores del sindicato. “Ahora falta que nos diga a quién hay que votar”, se esperanzaron, pero tampoco sucedió. Mojada, cansada y con las manos vacías. Así se fue la militancia después de escuchar a La Jefa.

santiago hezze, un caso testigo del fracaso de la gestion en huracan
Federico Alesandri, ¿candidato? Por ahora, sólo una foto con Cristina Fernández de Kirchner.

También te puede interesar