ELECCIONES 2023

La lista de Daniel Passerini, un armado que apunta al gabinete de Llaryora

El candidato a intendente del cordobesismo proyecta un Concejo sin conflictos. Los pesos pesados de la gestión para hacer campaña en la Capital. Las preferencias del tridente que comparte la lapicera.

Daniel Passerini se prepara para completar el equipo con el que encabezará oficialmente la campaña para suceder a Martín Llaryora en la Municipalidad de Córdoba en las elecciones del próximo 23 de julio. Este sábado vence el plazo para presentar las listas de postulantes que disputarán la conducción del Ejecutivo cordobés y que buscarán ocupar las bancas en el Concejo Deliberante y el Tribunal de Cuentas capitalino.

La rosca cordobesista es más rosca que nunca, aunque en la ciudad los liderazgos están bien marcados. Llaryora y la senadora Alejandra Vigo serán, junto al candidato a intendente, quienes terminarán dando el visto bueno a una lista en la que, en principio, se repartirán los 16 lugares que por ley le corresponden a la lista que gané la elección. A partir de allí, los sectores empiezan a dividirse y los nombres empiezan a sonar entre los pasillos y los pocillos capitalinos.

A la hora de pasar lista, empiezan a aparecer los subsectores, que principalmente se reconocen detrás del liderazgo del actual intendente. La mayoría se había anotado en la pelea por la sucesión, pero quedaron relegados tras la decisión que proclamó a Passerini. Miguel Siciliano, que seguramente ganará su pase a una banca de la Legislatura provincial el próximo 25 de junio; el secretario de Transporte, Marcelo Rodio; el secretario de Participación Ciudadana, Juan Domingo Viola; y el concejal Diego Casado.

El reparto también supone contemplar a los sectores que quedaron relegados en el armado provincial, por ejemplo, el que responde a Natalia De la Sota; y a nuevos integrantes de la alianza cordobesista, hoy llamada Hacemos Juntos por Córdoba. En caso de ganar, el Concejo Deliberante estará presidido por Javier Pretto, por lo que se descuenta que el expresidente del PRO exigirá la presencia de al menos alguien de su riñón entre los primeros del listado.

También habrá nombres del radicalismo, como Andrés Torres (Ateneo Rubén Américo Martí), que bien podrían llegar de la mano del sicilianismo o a pedido de la candidata a vicegobernadora, Myrian Prunotto; y un espacio para las organizaciones sociales, que desde mayo tienen a un nuevo actor de peso en la coalición oficialista: Libres del Sur. "Habrá sorpresas", prometen en el círculo íntimo del candidato peronista.

Los nombres

Según pudo saber Letra P, Passerini aspira a tener un Concejo similar al que le tocó (construir) a él. En su entorno hablan de un lugar “de trabajo, que no se sume a los escándalos que siempre propone la oposición” y en el que “lo más importante sea alcanzar consensos”. ¿Eso supondría una lista llena de nombres con perfil bajo? Para nada, porque para llegar hay que hacer campaña.

En la orgánica municipal, la nómina de aspirantes al Concejo Deliberante está encabezada por quienes se candidatean a intendente y vice, por lo que el primer nombre que se pondrá en la mesa de negociaciones de la boleta es el que aparece tercero. Según el mismo texto, las listas “no pueden superar el setenta por ciento (70 %) de candidatos de un mismo sexo. La proporción debe garantizar la inclusión de un candidato de distinto sexo cada tres”. Por esa razón, el primer nuevo nombre de la lista oficialista será el de una mujer y todo el mundo mira al actual gabinete.

Liliana Montero, la secretaria de Prevención y Atención en Salud Comunitaria que Llaryora sacó de la oposición para sumarla a su administración luego de una larga experiencia legislativa, es una de las principales apuntadas. La titular del Ente de Servicios y Obras Públicas de la Ciudad, Victoria Flores, esposa y principal ladera de Siciliano, es otra de las que podría aspirar a ocupar un lugar que ya conoce muy bien, ya que fue concejala en los períodos previos a su desembarco en la gestión.

Como sea, el primer garabateo de nombres impone a la lista un fuerte perfil social. Sobre todo teniendo en cuenta que en el cuarto lugar aparece uno de los principales anotados por el viguismo: el secretario de Políticas Sociales, Inclusión y Convivencia, Raúl La Cava.

Embed

Más allá de los nombres que se barajan a la cabeza de la lista, el oficialismo cuenta con una ventaja que, en ese sentido, se lee del mismo modo en que se debe analizar la lista legislativa provincial. Por peso y experiencia, muchos de los nombres que formen parte de la nómina podrían integrar un eventual gabinete. O dos, teniendo en cuenta que en el peronismo provincial apuestan a sostener las dos gestiones, la municipal y la provincial. Por eso, no sólo hay que anotar hasta el casillero 18, sino también a los que vienen más abajo.

Entre los nombres más fuertes, Llaryora podría intentar presionar por lugares para Rodio y Viola, dos hombres de su riñón con pasado legislativo. De hecho, Viola fue el primer presidente de bloque peronista durante la actual gestión, cargo que abandonó para sumarse al gabinete. Casado también podría insistir para continuar durante un mandato más en el Concejo, formando parte de un listado para el que ya parece haber lugares reservados para el titular del bloque oficialista, Marcos Vázquez, y Nicolás Piloni.

La apuesta del viguismo

Según la ley, la lista de aspirantes titulares a ocupar una banca en el Concejo debe integrarse, como mínimo, con un representante de cada seccional electoral, que en Córdoba son 14. Allí es donde el vigusimo hará valer su peso distrital. Ya lo hizo en la lista provincial, donde la primera docena de aspirantes a la Unicameral está plagado de nombres identificados con su espacio. Nada hace suponer que eso vaya a cambiar demasiado.

El legislador Diego Hak es uno de los nombres fuertes que suenan en el espacio de la senadora para recalar en el Concejo. Al igual que él, otros nombres que quedaron fuera del armado legislativo provincial podrían encontrar su lugar en la lista municipal. La secretaria de la Mujer, Géneros, Diversidad y Gestión Vecinal de la Municipalidad, Sandra Trigo; o la concejala Soledad Ferraro aparecen en el boceto que se terminará de diagramar entre el jueves y el viernes.

A quiénes empuja Passerini

Más allá del territorio, el viceintendente apuesta a la gestión y al funcionamiento del cuerpo que conduce desde hace cuatro años. En ese sentido, en su entorno suenan dos hombres de su extrema confianza que conocen al detalle el funcionamiento del Concejo.

Uno es el secretario Administrativo del cuerpo, Sergio Lorenzatti. En ese equipo que acompaña a Passerini en la gestión cotidiana del legislativo capitalino también están el secretario General de Coordinación, Rodrigo Fernández, uno de los hombres más cercano al candidato que cuenta con la experiencia de haber presidido el Concejo Delibrante de Saldán; Miguel Ángel Correa, a cargo de la Secretaría Legislativa; y la responsable de la Secretaría General de Comisiones, Mariana Sayán. Ningún nombre debería sonar extraño en caso de aparecer en la lista del oficialismo.

El Palacio 6 de Julio, sede del gobierno municipal de la Ciudad de Córdoba. 
Martín Llaryora, candidato a gobernador.

Las Más Leídas

También te puede interesar