La interna libertaria

La agenda de Presidencia, el nuevo capítulo de la guerra Karina Milei - Eduardo Serenellini

La arma el secretario de Prensa y la abulta con sus propias actividades. Del gabinete y el resto de funcionarios, nada. Burlas en WhatsApp e incomodidad en el gabinete.

En la Casa Rosada no es un secreto que Karina Milei sumó a Eduardo Serenellini a su lista negra de funcionarios que no funcionan. Tampoco lo son las burlas y cuestionamientos que, por lo bajo, otros integrantes del gobierno le dedican cada mañana cuando el secretario de Prensa les hace llegar la agenda oficial de la Presidencia: el texto está copad por actividades de su propia área y con escasas menciones a la mayoría del gabinete.

La acusación contra Serenellini es que busca engordar la difusión de su agenda en un grupo de WhatsApp integrado por 114 participantes, en el que hay periodistas y voceros oficiales. El capítulo se suma a un clima de guerra mayor entre el secretario de Prensa y la hermana de Javier Milei.

Según pudo atestiguar Letra P, un integrante muy relevante de la Casa Rosada le envió el miércoles pasado un mensaje privado a otro funcionario para ironizar sobre la seguidilla de reuniones que ese día tendría Serenellini. En una semana clave para el oficialismo, por las negociaciones de la ley ómnibus y la elaboración de nuevas propuestas económicas, el experiodista de La Nación+ había difundido que encabezaría cuatro reuniones en Tucumán, una de ellas en una radio local, mientras que al resto de los funcionarios apenas si los había representado con una conferencia del ministro de Defensa, Luis Petri.

Captura de pantalla 2024-06-28 a la(s) 17.24.02.png

"Prensa Casa Rosada", el grupo de whatsapp que controla Eduardo Serenellini.

La historia de una agenda conflictiva

No es una novedad el malestar interno sobre la difusión de actos de gobierno, ya que también lo padeció la administración anterior. Quien tuvo la idea inicial de difundir de esta manera la agenda presidencial fue Juan Pablo Biondi, el secretario de Comunicación y Prensa de Alberto Fernández, una práctica que continuó la exvocera Gabriela Cerruti hasta el final del mandato del Frente de Todos.

La agenda diaria del gabinete surgió ante el reclamo permanente de periodistas y medios de comunicación, pero terminó generando tensión dentro del propio gabinete. Algunos ministros y sus secretarios no querían difundir sus actividades para evitar las clásicas guardias periodísticas a la salida de los encuentros. Más de un funcionario mileísta hoy mantiene la misma premisa.

Sin embargo, la administración libertaria intentó mostrar que no hay ningún problema exponer las actividades del gabinete, aunque hoy queda claro que muchos de sus integrantes no tienen tanto que mostrar a lo largo de la semana. Así se desprende de las audiencias públicas que quedan asentadas en la página oficial de gestión de intereses, donde los funcionarios están obligados por el decreto 1172/03 a anotar sus reuniones para evitar sospechas de lobby. Patricia Bullrich (con 407), Guillermo Francos (276) y Diana Mondino (100) encabezan el podio de audiencias mantenidas desde el 10 de diciembre, pero poco se sabe de la reuniones diarias de los demás integrantes del gobierno.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/edserenellini/status/1805671564337181131&partner=&hide_thread=false

El inicio de la guerra Karina vs. Serenellini: el pago de pauta oficial

El secretario de Prensa está al tanto de las críticas privadas que recibe en numerosos despachos de la Casa Rosada, aunque resiste por su vínculo con el jefe de Estado y por la influencia que todavía tiene sobre algunos medios de comunicación.

De hecho, según pudo saber Letra P, Serenellini levantó el teléfono para defenderse. Fue a mediados de abril para hacerle saber al Presidente que El Jefe le había bajado el rango. Milei finalmente ordenó que le devuelvan su antiguo cargo.

La agenda de Presidencia es un nuevo capítulo de una novela que comenzó cuando Karina Milei puso a Serenellini en el freezer por cancelar deuda publicitaria cuando el Presidente había pedido cerrar el grifo de la pauta.

La nueva venganza podría materializarse pronto, si es que Adorni llega a difundir el listado de actividades oficiales que le llega a él, que es elaborado cada mañana por la Dirección de Planificación de la Vocería, dependiente de la Secretaría General de la Presidencia, y mucho más completo que el de Serenellini. Algunos llaman la agenda blue y podría comenzar a ver la luz para competir con la del secretario de Medios.

Eduardo Serenellini, secretario de Medios de Javier Milei.
Javier Milei y Karina Milei. 

También te puede interesar