PROYECCIÓN 2024

Grogui, el peronismo de Buenos Ares busca conductor interino (y no lo encuentra)

La dirigencia cree necesario encolumnarse detrás de una figura para evitar "partirse en mil pedazos". Dudas sobre Kicillof y Massa. El rol de CFK y una mirada de reojo a Córdoba.

Aún sin poder recuperarse de la paliza que le propinó Javier Milei el domingo, el peronismo bonaerense levanta la cabeza y agudiza la vista, pero no logra divisar con claridad un dirigente detrás del cual encolumnarse en esta primera etapa post derrota que precederá a la reconstrucción. Axel Kicillof, Martín Llaryora y el propio Sergio Massa emergen rápidamente en el horizonte inmediato, pero, por una u otra razón, ninguno termina erigiéndose como el conductor a ojos de las diversas tribus que conforman el panperonismo en Buenos Aires.

“Es fundamental que alguien conduzca este proceso. Si cada uno hace la suya, como en 2015, estamos al horno, se rompe todo en Buenos Aires”, dice a Letra P un experimentado legislador bonaerense al que le preocupa la reconstrucción del peronismo tras el cachetazo del domingo. En ese punto coinciden todos los dirigentes consultados por este medio. El problema es que hay demasiadas dudas y reparos sobre las figuras que se meten en el bolillero.

Kicillof emerge naturalmente por el triunfo que logró, pero muchos no le ven el perfil de líder que consideran adecuado. Nunca asumió el rol de conductor del espacio. “Una cosa es que sea el que quedó mejor parado y perfilado para ser, posiblemente, el próximo candidato a presidente, y otra muy distinta es tener la capacidad y la voluntad de conducir al peronismo”, sostuvo a este medio un dirigente importante de Buenos Aires.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2FLetra_P%2Fstatus%2F1727408428187074618&partner=&hide_thread=false

Alguien del intendentismo que estuvo en tensión con el gobernador destacó “los laureles” que le corresponden pero sugiere “esperar a ver qué actitud” toma. “El tipo no conduce. No lo hizo hasta ahora, difícilmente lo haga”, dice la fuente con asiento en un municipio del sur del conurbano. Al mismo tiempo pone en duda que un liderazgo del mandatario pueda traspasar las fronteras del territorio que gobierna.

En la variopinta grilla de dirigentes hay quienes aún tienen confianza en el hincha de Tigre, un dirigente que en el tramo final de la campaña “logró ordenar” a todas las tribus detrás suyo. “Yo lo veo a Massa. Se ganó el lugar. Aunque haya perdido, no la veo a Cristina en ese rol, ni a Máximo (Kirchner), ni a Wado (De Pedro); es con ellos, pero no conduciendo”, dice un legislador bonaerense, expectante por los futuros movimientos del excandidato. Otros, en cambio, creen inconveniente encolumnarse inmediatamente detrás de un derrotado.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2FLetra_P%2Fstatus%2F1727433161385107801&partner=&hide_thread=false

Si bien la dirigencia bonaerense no cree que vaya a ser Cristina Fernández de Kirchner quien vuelva a la conducción pública, sí hay quienes creen que, ante la falta de liderazgos, incluso interinos, la vicepresidenta tenga un rol destacado en el reordenamiento de la dirigencia huérfana. La continuidad o no de Máximo Kirchner al frente del PJ bonaerense puede marcar un rumbo. Aunque, como viene contando Letra P, está en tensión con Kicillof, La Cámpora tendrá a partir del 10 de diciembre el control de 12 municipios bonaerenses, tres de ellos en el conurbano, y un fuerte poder de fuego en la Legislatura.

De reojo, la dirigencia bonaerense mira también los movimientos de gobernadores de provincias del interior y puntualmente, al mandatario electo de Córdoba, Llaryora. Con él, el peronismo cordobesista podría traspasar las fronteras de la provincia serrana, el segundo distrito electoral del país detrás de Buenos Aires.

Muchos ven difícil que, por su ascendencia kirchnerista, el peronismo bonaerense pueda alinearse con la versión schiarettista del partido, pero no descartan que el cambio de figura propicie el tendido de puentes que perfilen un nuevo orden de cosas. Si eso fuera posible, el peronismo tendría en ese vínculo el germen de algo nuevo que podría cristalizarse en 2027.

preocupados por los fondos, intendentes peronistas buscan puentes con el gobierno de milei
kicillof le pidio a massa los fondos para la provincia de octubre y noviembre

También te puede interesar