Todos contra Todos

El kirchnerismo lanzó la campaña para que CFK juegue (de gran electora) en 2023

Si bien hay quienes la pretenden en la boleta, su hijo la ubicó como diagramadora de la estrategia electoral, como en 2019. El tour del clamor agendará próximas fechas.

Las altas temperaturas que agobiaron durante toda la jornada no evitaron que miles de militantes, más de 20.000 según los cálculos de la organización, se congregaran este sábado en Avellaneda, “la cuna de la resistencia”, para, bajo la consigna CFK 2023, lanzar la campaña electoral. Ninguno de los movilizados sabe si finalmente Cristina Fernández de Kirchner estará en la boleta o no, pero está claro, que buscarán que de mínima sea la gran electora y que su lapicera vuelva a escribir la estrategia electoral. Sin disimulo lo expuso Máximo Kirchner al cerrar el acto, con un discurso en el que bajó a Alberto Fernández de la contienda y ensanchó la grieta con la oposición, mostrando matices, incluso, con el gobernador Axel Kicillof, que estaba parado detrás de él.

Pese a que la consigna fue “Luche y Vuelve, CFK 2023”, y a que durante toda la larga jornada, que comenzó a las 16, la militancia pidió a coro por la candidatura a presidenta de Cristina en las diferentes comisiones que consensuaron un texto que coronó la jornada militante, Máximo Kirchner dejó otro mensaje cuando cerró el acto en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) de Avellaneda, rodeado de una importante cantidad de dirigentes que lo acompañaron en el escenario. Fue la primera de varias actividades que se vienen, según una promesa repetida en el escenario.

Kirchner recordó cómo la militancia y la dirigencia generaron en 2019 las condiciones para que CFK definiera la estrategia electoral, lo que, dijo, “le permitió tomar una decisión” para terminar con el macrismo; y pidió en el micrófono, no la candidatura presidencial de su madre, sino generar “participación” y “construir ese lugar y las condiciones para que” Cristina Kirchner “vuelva a diseñar la estrategia” como en la pasada elección ejecutiva, cuando eligió a Fernández como candidato presidencial y se ubicó como compañera de fórmula.

6e937061-6909-44ab-968a-278e2d9cd450.jpg

Quienes frecuentan al diputado cuentan, en estricto off the record, que es habitual que repita que su madre no quiere ser candidata nuevamente a presidenta. Tal vez por eso, esa línea discursiva chocó en parte con el espíritu de la convocatoria. Fue también quien desestimó la idea de Sergio Palazzo de crear una comisión del FdT que iría a verla para que reviera su promesa de no postularse en 2023, al minimizar el poder que tendría esa delegación para convencerla.

Tras esa definición, Kirchner aprovechó para volver a pegarle al Presidente y presionarlo, otra vez, para que decline de su intención de ir por la reelección. “Parece mentira que, tras la persecución judicial y el hostigamiento mediático, haya compañeros más interesados en ganarle a Cristina que en que el país salga adelante”, dijo y fue más allá, pero sin nombrarlo: “Hay algunos que todavía dudan en abandonar sus aventuras personales”. Finalmente, pidió “más humildad”.

Los palos al Jefe de Estado fueron reiterados durante su discurso. “Si nuestro frente político hubiera tenido mayor decisión, mayor coraje, la negociación (con el FMI) se hubiera dado de otro modo", fue otro dardo de Kirchner a la Casa Rosada. Más adelante, retomó las críticas. "Ojalá nuestro gobierno hubiera explicado por qué accedió a un acuerdo, no diciendo que era el mejor acuerdo del mundo y que iban a venir milagros". Al menos usó el plural inclusivo.

WhatsApp Image 2023-03-11 at 20.23.38.jpeg

Además, el presidente del PJ bonaerense pidió “hacer un balance” sobre los compromisos cumplidos y los pendientes “la experiencia del Frente de Todos", una frase que dejó sobrevolando la sensación de, que para el hijo de la vicepresidenta, el Frente de Todos ya fue.

Su discurso fue disonante con el que minutos antes dio Kicillof. “Como no se podía hacer peronismo sin Perón, hoy no se puede hacer peronismo sin Cristina”, afirmó de arranque el mandatario bonaerense, para luego enumerar largamente los embates que, a su juicio, ha sufrido la vicepresidenta por parte de la Justicia, la oposición, los grandes medios y un sector del poder económico.

“A Cristina no se la va a poder proscribir porque este pueblo la va a acompañar; al peronismo no le van a condicionar sus candidaturas ni sus presidencias. Si el pueblo quiere a Cristina, va a ser Cristina”, lanzó para luego augurar que “la proscripción se empieza a terminar hoy”.

https://twitter.com/Kicillofok/status/1634727749121191936

Hubo otro contrapunto entre Kirchner y Kicillof que se encargó de marcar el hijo la exmandataria. “No hay que bajar al territorio, gobernador, hay que subir a la militancia”, le espetó sorpresivamente. Antes, Kicillof había dicho que “es nuestra obligación como militantes explicar, hay que bajar al territorio, dar la discusión sin vergüenza y sin esconderse, mirando a los ojos a nuestro pueblo”.

En lo que coincidieron ambos fue en las críticas a la oposición, al Fondo Monetario Internacional, las “mafias judiciales y mediáticas”, en el diagnóstico sobre las necesidades hacia adelante centradas básicamente en la necesidad de una mejor distribución del ingreso y capacidad salarial, un reclamo que ambos le hacen al Gobierno.

Como bien dijeron diferentes dirigentes que estuvieron presentes en Avellaneda, este acto fue el puntapié inicial de una serie de acciones que van a profundizarse con el correr de las semanas para “romper la proscripción” de CFK y ponerla en boleta o, al menos, como dijo Kirchner, para que sea ella quien defina, una vez más, la estrategia electoral.

el kirchnerismo agita la previa del clamor cfk 2023
Cristina Fernández.

También te puede interesar