ELECCIONES 2023

Córdoba elige entre Llaryora y Juez con la resaca del cierre de listas

El cordobesismo se juega la continuidad de un modelo que lleva 24 años. Con Juntos por el Cambio, el senador peleará por tercera vez por la sucesión del gobernador Schiaretti.

Continuidad o cambio. Martín Llaryora o Luis Juez. Los polos que protagonizaron la campaña y se medirán este domingo 25 de junio en las urnas, junto a nueve opciones más. En juego está el cordobesismo, un esquema de poder que inauguró José Manuel de la Sota en 1999 para arrebatarle la conducción de la provincia de Córdoba a un radicalismo consolidado desde la recuperación de la democracia.

El peronismo de aquel entonces se camufló detrás de un líder carismático, hecho en las derrotas. La incorporación de nuevos socios a la coalición -que debutó como Unión por Córdoba- terminaría siendo la constante de una marca que Juan Schiaretti ampliaría aún más, a tono con los desafíos. Llaryora, el elegido para la renovación, promete un nivel más con su idea de un “partido cordobés”. La batalla la dará junto a radicales, macristas y vecinalistas que, hasta hace algunas semanas atrás, vestían el ropaje de oposición.

El intendente que quiere ser gobernador se quedó con el “Hacemos” de su promotor inmediato, pero eligió para la siguiente fase el Hacemos Unidos por Córdoba como carta de presentación de un espacio que seguirá defendiendo los intereses de la provincia bajo la bandera del federalismo, pero con la obligatoriedad de pensar en un distrito con vinculación con el poder central.

El cordobesismo, con Llaryora o con Juez, formará parte del pasado. Pensar a la provincia como la “isla” del radical Eduardo Angeloz o De la Sota; o la Córdoba que se construye con el esfuerzo de sus habitantes, a decir de Schiaretti, será imposible en un contexto de profunda crisis. La vinculación con el esquema nacional que resulte de la renovación que inicia en agosto cruzó las propuestas de los principales candidatos, aunque dificultó los planes de campaña en los búnker que pelearán la gobernación y la mayoría en la Legislatura.

El coqueteo del gobernador con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el titular de la UCR, Gerardo Morales, incomodó a Llaryora con la centralidad ganada por Juez; aunque el senador también tuvo que hacer ajustes con un endurecimiento del discurso y el cierre de fronteras a la dirigencia de la Mesa Nacional de la alianza que había prometido contribuir al cambio. El sprint final de la campaña local estuvo atravesado por la tensión que supone lograr consensos amplios para enfrentar al kirchnerismo y hacerlo con la dirigencia que la oposición quiere desplazar.

Polarización

Llaryora tiene recorrido de gestión como intendente de San Francisco y de la Capital. También, experiencia legislativa en la Cámara de Diputados. Disputó poder interno en el Partido Justicialista a De la Sota e ingresó como ministro de la Producción. Allí consolidó buenos contactos con el Círculo Rojo, que lo escucha con respeto, pero sin bajar la guardia. Disfruta la llegada de la renovación por la que peleó desde la tierna militancia, pero carga con el peso de lograr el traspaso sin sus taquillera figuras, por primera vez en un cuarto de siglo, en la boleta única de sufragio.

Su rival de Juntos por el Cambio sabe que es una oportunidad única. En 2007, unos 18.000 votos lo separaron de ser el dueño del poder provincial en el primer pase de posta que ensayaron De la Sota y Schiaretti. Juez encuentra similitud en el contexto de recambio que marcó su gran intento por la gobernación. El peronismo transita un cambio de postas experimental. Juez cuenta con una ventaja también inédita: el apoyo de la UCR cordobesa, cuyo anclaje territorial y poder de fiscalización emparda al del oficialismo.

Juez dijo que llega más maduro a su tercer intento por ocupar el despacho principal del Panal. Llega con una estructura por detrás que no le garantizaba su Frente Cívico, “el partido de amigos”, como lo definió en varias oportunidades. Pese a esto, el senador no dejó de agitar en los rincones que recorrió la consigna de cuidar el voto. Agitó aquel fantasma de su duelo con Schiaretti que terminó con una denuncia de fraude electoral que la jueza Marta Vidal posteriormente dio por cerrado a favor del oficialismo.

El origen de un sistema

La Boleta Única de Sufragio que podrán utilizar las 3.050.212 personas habilitadas para votar este domingo y se distribuirá en 9.060 mesas, es hija de esa crisis política y de confianza del 2 de septiembre de 2007.

Luis Juez Denuncia fraude en Cordoba

La simplificación del sistema fue parte de una reforma electoral que autorizó Schiaretti un año más tarde. Una comisión de especialistas trabajó en el diseño que no escapa a las críticas, pese a la eliminación de las papeletas por partido.

En una sola boleta, se encontrarán las 11 opciones electorales disponibles. Con una tilde, el elector podrá elegir la lista completa, que incluye la fórmula para la gobernación; las candidaturas titulares para las 44 bancas de la Legislatura provincial y las 22 suplentes considerando a la provincia como Distrito Único; además de una banca provincial para cada uno de los 26 departamentos; y tres integrantes titulares y tres suplentes para el Tribunal de Cuentas cordobés.

Las personas habilitadas podrán optar también por columna, con la precaución de evitar “tachar” el tramo “lista completa”; único caso en el que se admite una sola tilde.

INSTRUCTIVO BOLETA ÚNICA DE SUFRAGIO (EXCEPTO LA FALDA, MARCOS JUÁREZ, COSQUÍN Y CARLOS PAZ)

La Justicia Electoral fue la responsable de sortear el orden de aparición de las fuerzas en competencia. En el primer casillero se ubica el Partido Popular, con Patricia Bon a la cabeza; continúa La Libertad Avanza, con Agustín Spaccesi; el Partido Humanista de Fernando Schüle; el Frente Liberal Demócrata Desarrollista, liderado por Rodolfo Eiben; sigue Creo en Córdoba de Todos, con Federico Alesandri. El Frente de Izquierda y de los Trabajadores que lleva como candidata por sexta vez consecutiva a Liliana Olivero.

En la séptima posición aparece Juez (JxC); seguido por Julia Di Santi, del Movimiento al Socialismo. Un renglón más abajo se ubica Unión Popular Federal con Mario Peral; Encuentro Vecinal Córdoba, liderado por Aurelio García Elorrio. Cierra la columna el oficialista Llaryora, de Hacemos Unidos por Córdoba.

la capital es el talon de aquiles de juez
Guillermo de Rivas, Adriana Nazario y Guillermo Parodi compiten por la intendencia de Río Cuarto. 

También te puede interesar