PERONISMO PARA ARMAR

Quién es Elettore, el delasotista que Massa eligió para la Casa de la Moneda

El tigrense convocó al exministro de Finanzas de De la Sota y Schiaretti para reemplazar a Gabrielli. De padre del cordobesismo a salvavidas del FdT.

CÓRDOBA (Corresponsalía) Hasta los propios se sorprendieron con la designación de Ángel Mario Elettore al frente de la Casa de la Moneda. Una semana después de despedir a l mendocino Rodolfo Gabrielli, Sergio Massa llamó por teléfono al exministro de Finanzas de esta provincia y le ofreció hacerse cargo de una silla clave. En los pasillos mediterráneos, las especulaciones políticas acerca de un acercamiento entre el cordobesismo y uno de los socios mayores del Frente de Todos se dispararon apenas se conoció la noticia. Sin embargo, en el renacido Frente Renovador mediterráneo advirtieron que la elección se corresponde con el perfil técnico del contador público, que además se presenta como “especialista en impuestos y derecho tributario”.

 

“Hoy Elettore no forma parte del armado del Frente Renovador, pero naturalmente tendremos que ver cómo decanta la relación a partir de su nueva función”, señalaron en el massismo cordobés a este medio, en donde asumen haberse enterado de la decisión horas antes de que la misma se hiciera pública este jueves, sin haber presentado objeciones al respecto. “Entendemos que en la gestión nacional las patas técnicas y las políticas se mezclan todo el tiempo, por lo que no hay que descartar que pueda haber algún tipo de acercamiento”, dicen respecto de lo que vendrá.

 

Cuando recibió el llamado del ministro, Elettore no estaba en la Argentina. Desde el exterior, el cordobés escuchó la propuesta y rápidamente contesto que sí. Este lunes regresará al país y el martes tendrá la primera reunión con el equipo económico. Massa le presentará el balance que entregó Gabrielli sobre la situación del área de la que deberá hacerse cargo, que en Economía califican de “complicado”.

 

Titular de la cartera de Finanzas cordobesa por tres períodos consecutivos, los dos primeros de José Manuel De la Sota y el primero de Juan Schiaretti, Elettore ensancha su currículum con roles como asesor en el Senado, director ejecutivo de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA); legislador provincial y dos cargos que resultaron clave para su proyección: Secretario de Ingresos Públicos y Secretario de Administración Financiera, ambos del gobierno de Córdoba.

 

Cultor del perfil bajo y fuente que prefiere el off the record, poco dice de dos actividades que le han permitido canalizar las tensiones de la función pública: su afición por las artes marciales (es cinturón negro de karate) y su pasión por el Club Atlético Belgrano. De hecho, a comienzos de 2021 decidió sumarse a los equipos técnicos que acompañan a Luis Artime en la gestión del “pirata”, al que ofreció asesoramiento para la constitución de un fondo fiduciario y opciones de gestión administrativa a través de Transparence and Sustainable Development SRL (Trasus Argentina), su consultora “especialista en la optimización de la gestión administrativa y la transparencia en organismos gubernamentales y del sector privado”. Sin embargo, no es el club de Alberdi el único cliente importante con que cuenta Trasus. La Unión Industrial de Córdoba, FAdeA, el Consejo Federal de Inversiones, la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC), el Banco de Córdoba y el Consejo Federal de Inversiones destacan entre ellos. También algunos municipios administrados por gobiernos peronistas.

 

De la primera hora

Aunque no se recuerdan escándalos que lo involucren durante su paso por la función pública, muchos señalan que desde allí forjó una reputación de eficiencia que ahora aprovecha en la actividad privada. Elettore llegó al gobierno provincial con el inicio mismo de las gestiones del cordobesismo. En 1999, el gobernador De la Sota lo nombró Secretario de Ingresos Públicos, bajo la órbita del ministerio de Economía que quedó a cargo de José María Las Heras. Desde ese rol, que le confirió la responsabilidad sobre la política tributaria y la recaudación, participó en el diseño de políticas consideradas disruptivas, entre ellas el promocionado descuento del 30% sobre los impuestos provinciales, uno de los argumentos centrales de la campaña proselitista del “Gallego”.

 

El mismo equipo técnico que debió afrontar la crisis de 2001 y la emisión de las cuasimonedas, elaboró un proyecto de “Modernización del Estado”, que incluyó los primeros intentos de privatización de la EPEC, el Banco de Córdoba y la Lotería de Córdoba. La fuerte resistencia gremial puso freno a la iniciativa.

 

De la Sota y Elettore, en tiempos del cordobesismo naciente

Dos años después, con otro panorama económico, Elettore asumió como ministro de Finanzas, cargo en que se desempeñaría por tres períodos consecutivos, hasta 2015. En 12 años se esmeró por mostrar incrementos en la recaudación fiscal para sustentar la idea de una administración eficiente. La oposición le reclamó reiteradas veces por el endeudamiento, sobre todo en moneda extranjera, que todavía hoy le achacan a la administración cordobesista. También en ese período, avanzó con el proyecto de retiros y jubilaciones anticipadas para agentes estatales, decisión que tendría un fuerte impacto en las finanzas y, consecuentemente, en el equilibrio de la Caja de Jubilaciones de Córdoba, otro de los temas que a menudo resurge en la discusión política mediterránea.

 

Con perfil técnico, la transparencia de las cuentas públicas fue su leit motiv en sus últimos años en el ministerio. En mayo de 2013 la organización Global Reporting Initiative, con sede en Amsterdam, reconoció la tarea de su cartera en materia de responsabilidad social gubernamental.

 

En sus últimos años también se puso al frente del millonario reclamo que el gobierno de Córdoba realizaría a la administración nacional por fondos detraídos por ANSES. La Corte Suprema le dio la razón en 2015, días antes de la asunción de Mauricio Macri, como también lo hizo con los reclamos de Santa Fe y San Luis.

 

Para entonces, Elettore ya había participado de los equipos con los que De la Sota y Massa intentaron plantar su proyecto nacional a partir de la alianza que se llamó Unidos por una Nueva Argentina (UNA) y que quedó preso de un escenario que polarizaron Macri y Daniel Scioli. Era 2014 y, desde entonces, el cordobés y el tigrense habían logrado trabar una relación que fue fortaleciéndose con el paso del tiempo y que hoy sirve de manga para el ingreso de Elettore a su segundo tiempo en la función pública. La etapa en la que, habitualmente, se define el resultado del partido.

 

El socialismo llenó Metropolitano en Rosario. 
Axel Kicillof y Carlos Bianco, en conferencia en la Casa de Gobierno.

También te puede interesar