LA GUERRA POR LOS RECURSOS

Intendentes de JxC vs. Kicillof, la batalla bonaerense por la coparticipación

La Provincia dio a conocer el método para calcular cuánto le corresponde a cada municipio. Cambiemistas que reciben menos acusan distribución discrecional.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) El método para determinar la distribución de los fondos que la Provincia envía a los 135 distritos, el Coeficiente Único de Distribución (CUD), dispara quejas de intendentes de Juntos. Denuncian reparto discrecional por parte del gobernador Axel Kicillof, quien este lunes dio a conocer en el Boletín Oficial el nuevo modelo a aplicar, uno de los ejes que sobrevolaron la discusión del Presupuesto. La disputa por los recursos para gestionar en un año en el que se ponen en juego los cargos ejecutivos en las intendencias parece la versión bonaerense de la pelea grande que mantiene el presidente Alberto Fernández con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

 

El Ejecutivo consignó que, entre otros parámetros, para el cálculo se tuvo en cuenta la información referida a la población, al caudal turístico, a la capacidad potencial absoluta y per cápita de los municipios por la recaudación de tasas que le son propias y a los efectores de salud. A la vez, la resolución dio cuenta de la legislación por medio de la cual se establece que, en ningún caso, la variación porcentual de los coeficientes únicos de distribución entre las municipalidades puede implicar para un municipio una merma mayor al 5%, comparando con el último CUD aprobado.

 

Más allá de la metodología a implementar, la resolución publicada en el Boletín Oficial deja constancia de la facultad del Ministerio de Hacienda y Finanzas que conduce Pablo López para “realizar las adecuaciones y ajustes necesarios”.

 

La necesidad de conocer el CUD era algo en lo que hacían hincapié los intendentes debido a que en base a la masa coparticipable podrían diagramar sus presupuestos locales.

 

“Nos enteramos de esto con nuestro presupuesto ya aprobado. Y esto tiene una repercusión del 4% en el presupuesto municipal”, se quejó en diálogo con Letra P el intendente de Coronel Rosales, Mariano Uset (PRO). En su caso, el monto “baja por tercer año consecutivo”.

 

Dijo que en 2023 su distrito recibirá $140 millones menos de coparticipación bruta, además de la incidencia de este cálculo en los fondos de Infraestructura y Seguridad. “Se planteó algún tipo de compensación. Hay un ATP (Aporte del Tesoro Provincial) que estaría dando vueltas, pero cualquier compensación no supera el 30% de la pérdida”, sostuvo.

 

El jefe comunal abre un manto de sospecha sobre la administración bonaerense. “Nos llama la atención que la gran mayoría de los que pierden son municipios de la oposición –indicó-. En un concepto de suma cero, como es el índice de coparticipación, lo que a unos les baja, a otros les sube. Está claro que a quienes les subió resultan ser municipios del oficialismo”..

 

Uset también dejó sospechas respecto de los números que arrojó el censo, uno de los indicadores para la confección del nuevo CUD. Dijo que en su distrito el resultado “ha sido muy malo”. Explicó: “Dio un 15% menos de población cuando el resto de los índices subieron todos: un 25% más de vivienda, 20% más de vehículos y subió la matrícula escolar. Todos los indicadores suben, pero la población milagrosamente bajó 15%”.

 

El intendente de Bragado, Vicente Gatica (Juntos), afirmó a Letra P que el año próximo su distrito recibirá $74 millones menos que en 2022. “Durante cuatro años fuimos perdiendo. Nosotros aumentamos de 41 a más de cien camas y sin embargo seguimos perdiendo”, manifestó.

 

“Para un municipio como el nuestro es un monto importante. Ya el año pasado perdimos un dinero importante. Es sorprendente. Cuando bregamos por un debate en torno a la autonomía municipal, tiene que ver con estas cosas. Saber con certeza cuáles son los parámetros que se evalúan. Siempre tenemos la duda sobre los elementos que se ponen en juego para generar este tipo de diferencias tan claras”, planteó Gatica.

 

Como contó Letra P, el CUD suele modificarse cada año a partir de una serie de indicadores, siendo el sanitario (cantidad de camas ocupadas, consultas en efectores de salud locales, etc.) el más determinante. No es novedad que sea fluctuante y que haya ganadores y perdedores cada año, debido a que algunos indicadores son variables. Pero, al ser 2020 un año dominado por la pandemia y para evitar cambios bruscos en el reparto a partir del indicador sanitario, se repitieron en 2021 los coeficientes del año anterior. Pero en 2022 se descongelaron y eso volvió a trastocar el mapa de reparto, disparando quejas en quienes vieron una merma en la llegada de fondos.

 

Guillermo Francos, logró destrabar la ley ómnibus. 
mujeres en el poder, un proyecto de letra p y el equipo latinoamericano de justicia y genero

También te puede interesar