PRETEMPORADA 2023

La sucesión de Alfaro, la otra rosca que tensa a la oposición en Tucumán

Sin reelección, el intendente de la capital quiere elegir su sucesión y ser candidato a gobernador de JxC. En la alianza, les parece mucho. Quiénes se anotan.

TUCUMÁN (Corresponsalía Norte Grande) El intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro, atraviesa los últimos meses de su segundo mandato consecutivo, por lo que no puede aspirar a ser reelecto en las elecciones provinciales del próximo 14 de mayo. Este imperativo constitucional se ha convertido en una de las principales preocupaciones del dirigente larretista. Presidente del Partido por la Justicia Social (PJS) y socio de peso en la versión local de Juntos por el Cambio (JxC), su intención de ungir a quien lo suceda en la capital puede provocar aún más fricciones en la coalición opositora, que ya de por sí cruje por los desacuerdos para acordar la fórmula que deberá enfrentar al peronismo. Alfaro quiere ser candidato a gobernador y choca con Roberto Sánchez, presidente del radicalismo tucumano y exintendente de Concepción. Hasta el momento y en tiempo de descuento, no hay acuerdo.

 

Uno de los principales escollos que se subraya en las pocas mesas de diálogo entre operadores de las fuerzas que conforman JxC en Tucumán, radica en que Alfaro no se baja de los dos objetivos, que entiende como innegociables: encabezar la fórmula opositora provincial y reservarse para sí el nombre de quien lo sucederá en la intendencia del municipio más importante de Tucumán. "Quiere todo y no se baja de nada, así es difícil llegar a un entendimiento. Lo peor es que cada vez queda menos tiempo", expresó a Letra P un dirigente radical que veranea en la fresca y turística ciudad de Tafí del Valle, a 2000 metros sobre el nivel del mar, en donde en los últimos días se concretaron reuniones informales entre referentes alfaristas, boinas blancas y del PRO.

 

"Germán tiene que entender que hasta las elecciones en las que Sánchez llegó al Congreso en 2021 había un escenario, pero eso cambió, porque Sánchez sacó más votos que él en el interior de la provincia. Eso modificó todo, nosotros nos revitalizamos como partido, crecimos y tenemos derecho a exigir un mayor protagonismo. Sin nuestros votos no podrá ser gobernador", reflexionó el dirigente boina blanca.

 

En medio de la tensa indefinición, ya hay varios nombres anotados en la carrera para suceder al intendente capitalino. Primero, en octubre del año pasado, aparecieron pintadas que proponían al exdiputado radical José Cano. "No tuve nada que ver, ni se me consultó. No es esa mi intención", sostuvo el ahora secretario de Coordinación Operativa del Congreso, cuando fue consultado por Letra P. Pocas semanas después sí oficializó su precandidatura el legislador provincial José María Canelada, que no puede aspirar a otro periodo. Tiene el apoyo de la línea interna radical que responde a la exsenadora Silvia Elías de Pérez.

 

Como si se hubiera tratado de una acción coordinada, en el funcionariato y la estructura alfarista rápidamente brotaron candidaturas para contrapesar la avanzada radical. El primero en anotarse fue el secretario de Ingresos Municipales, Claudio Viña. El hombre de múltiples funciones de Fuerza Republicana, el partido que creó Antonio Bussi -ya fallecido y condenado por crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura cívico militar- se corrió hace unos años del bussismo y creó Nueva Fuerza, un sello con el que se alió al alfarismo. Picó en punta en su intención de suceder a su jefe, pero en algunos sectores de la oposición descreen que le dé la nafta para esa carrera, porque adolece de una estructura que respalde sus pretensiones.

 

También se sumó al lote de candidateables el legislador provincial y exsecretario de Gobierno municipal, Walter Berarducci, un "todoterreno" del alfarismo en la Cámara, autor de proyectos polémicos, como una propuesta de ley para que se reconozca el derecho a la sepultura del "niño no nacido" tras una interrupción voluntaria del embarazo. La iniciativa no prosperó. Con relaciones en el peronismo, es un jugador importante en la estructura de Alfaro, aunque también carece de volumen para aspirar a ser intendente, al menos, por ahora. También se anotó en la carrera Alfredo Toscano, secretario de Obras Públicas municipal, exlegislador provincial y miembro del círculo más íntimo del intendente. Por su militancia en el peronismo supo construir un red de vínculos en circuitos electorales claves en San Miguel de Tucumán para coronar en la intendencia. Quizás por eso, en julio del año pasado, cuando se produjo una polémica en Tucumán por las vacaciones de Toscano en Miami, que se conocieron por fotos en las redes sociales, Alfaro bancó a su funcionario y lo sostuvo, aun cuando el suceso repercutió en el PJS.

 

El último en anotarse como candidateable fue el concejal de la capital tucumana Agustín Romano Norri, integrante de una tradicional familia boina blanca vinculada desde hace décadas con el centenario partido. Durante años fue una espada alfarista adentro y afuera del Concejo Deliberante, pero su apoyo a la candidatura a gobernador de su correligionario Roberto Sánchez lo dejó en una posición incómoda, aunque mantiene diálogo con el círculo de poder alfarista. En esta batería de potenciales aspirantes falta una opción, quizás la más importante. No se oficializó, pero suena fuerte en los pasillos de la sede del municipio y en la tropa de punteros que han comenzado a caminar los barrios con su nombre. Su aparición haría desaparecer de un plumazo al resto. Se trata de la senadora nacional Beatriz Ávila, esposa de Alfaro, que llegó al Congreso por la renuncia del intendente, quien encabezó la nómina en las elecciones legislativas de 2021, pero declinó antes de asumir para que la banca fuera ocupada por la exdiputada.

 

Con todo, la sucesión de Alfaro estará supeditada a la negociación sobre la fórmula que presentará JxC para tratar de derrotar el peronismo provincial en mayo. Es un secreto a voces que el aún jefe municipal jugará un pleno a retener la intendencia para sí. Perder ese espacio pondría en riesgo la continuidad del alfarismo, cuya estructura se sostiene en uno de los presupuestos más importante de la provincia.

 

Inés Liendo, la salteña designada interventora del del Instituto Nacional de la Agricultura Familiar, Campesina e Indígena.
milei anuncio que se separo de fatima florez

También te puede interesar