26|11|2022

Cuando el mundo tira para abajo

22 de septiembre de 2022

22 de septiembre de 2022

Escala el conflicto en el este europeo, la economía global se estremece aun más y sufren los mercados emergentes, como Argentina.

La pandemia dejó groggy al mundo y, ni bien comenzó a vislumbrarse la recuperación sanitaria y económica, la guerra en Ucrania generó un torbellino de inflación y amenaza de recesión a nivel global.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

En las últimas semanas, ese conflicto, que comenzó el 24 de febrero, deparó una exitosa contraofensiva del país invadido, ayudado por las grandes potencias de Occidente. Ante la pérdida de territorios que había ocupado, Vladímir Putin provocó zozobra con tres decisiones: organizar referendos de anexión a Rusia en el este y el sur de Ucrania, decretar una movilización de 300.000 reservistas para lanzar una ofensiva ampliada que está generando protestas sociales y sugerir una conflagración nuclear. "No es un bluff", advirtió.

 

Todo está concatenado. La doctrina de seguridad de Rusia permite el recurso al arsenal atómico cuando el territorio del país está bajo ataque. Así, la anexión de zonas rusoparlantes de Ucrania sentaría las bases para ello. Joe Biden quiere sacar a Rusia del Consejo de Seguridad, la OTAN advirtió que ese país podría resultar arrasado y hasta China, aliada de Moscú, salió a reclamar un cese del fuego y un alto a los planes de anexión. Si no hay guerra nuclear –es impensable que la haya–, sí puede haber una escalada convencional aun mayor, con secuelas más graves que las conocidas para la economía internacional y, sobre todo, para eslabones especialmente débiles como la Argentina.

 

Por lo pronto, la zozobra se tradujo en una devaluación de las principales monedas emergentes y en una suba de la cotización internacional del trigo, que llegó a su máximo nivel en tres meses. Sin embargo, como las perspectivas de recesión internacional son mayores, el petróleo volvió a perforar a la baja los 90 dólares por barril.

 

¿Pan más caro y menor atractivo para las inversiones en Vaca Muerta que Alberto Fernández volvió a buscar este miércoles en Houston? ¿Será que cuando llueve sopa, Argentina tiene un tenedor en la mano? Calma: todo dependerá de cuánto dure la nueva locura de los locos con carnet.

 

Sobre llovido, la Fed

Entre una inflación anual superior al 8% y una recesión, la Reserva Federal, el banco central de Estados Unidos, prefiere la segunda opción. Así, la entidad que lidera Jerome Powell reforzó la tendencia a la suba de la tasa de interés, que elevó en 75 puntos básicos más.

 

Con eso, el rendimiento de los Bonos del Tesoro alcanzó un nivel sin precedentes en 11 años, lo que hace que el dinero se haga más caro en ese país; que el crédito, el empleo, el consumo y la actividad sufran y que los capitales "vuelen a la calidad", abandonando aceleradamente los mercados emergentes, como el argentino.