25|11|2022

El plan B del plan V: Vidal no descarta ir por la vicepresidencia

22 de septiembre de 2022

22 de septiembre de 2022

La exgobernadora recogió el guante de las declaraciones de Macri y se alista para competir por figurar en la boleta presidencial del PRO. Gira hasta fin de año.

En silencio, sin estar en la primera plana de los medios, la diputada María Eugenia Vidal construye su candidatura presidencial con una gira federal, que ya la llevó a diez provincias argentinas. Con un esquema de viajes cada 15 días, la exgobernadora bonaerense se siente una de las protagonistas de la interna amarilla. “El candidato a presidente puedo ser yo o puede ser Mauricio (Macri)”, manifestó Vidal en una entrevista en Radio con Vos el lunes. Horas antes, el exmandatario volvió a referirse a ella como una de las candidatas que tiene el espacio junto a la titular del PRO, Patricia Bullrich, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Es una tríada o un cuarteto sujeto a modificaciones, no sólo por si el expresidente deja de jugar al misterio y sale a la cancha para un segundo tiempo, también porque el entorno de la diputada no descarta sumarse a una boleta, pero para el cargo de vicepresidenta. El plan B de quien sonó como el plan V de Cambiemos para 2019. En mayo, al anotarse en la prematura carrera, la misma Vidal se había puesto a disposición de lo que necesite la coalición opositora para regresar al poder. "En 2023 veo a Juntos por el Cambio como un gran equipo. Si hay que ponerse la 10 de (Lionel) Messi, lo voy a hacer", expresó la exgobernadora, antes de completar: "Pero si me tengo que poner la 5, también lo voy a hacer, y si se necesita arquero, arquero. Aguatera también. Y si hay que ser hinchada, soy hinchada". 

 

La decisión de ampliar sus opciones se debe a la percepción de que no sólo tiene "mucho hilo en el carretel" sino que, además, quiere ser una jugadora en el plantel de JxC que este disponible para entrar a la cancha cuando se lo necesite. Aunque con algunas condiciones: una de ellas, por ejemplo, es que sólo aceptaría ser vice de Macri o Larreta; no así de Bullrich ni de una figura ajena al PRO, como el radical Facundo Manes

 

Esta semana, Vidal se incluyó una dicotomía con Macri y la frase no fue menor, porque marca su regreso de lleno en la campaña que este martes la llevó a Catamarca en un calendario que tendrá visitas hasta fin de año en las provincias que aún no pisó. A diferencia de sus rivales internos, la exgobernadora no hace visitas fugaces al territorio: se queda dos o tres días en cada lugar para recorrer la capital provincial y otras ciudades más pequeñas, donde mantiene reuniones con representantes de las economías locales. A diferencia de Larreta, Vidal tiene la ventaja de no tener responsabilidades de gestión y por eso tiene más tiempo para recorrer el país.

 

La mesa chica de Vidal mira encuestas y diseña una campaña anticipada con la mira puesta en 2023. Según los sondeos, la exgobernadora mide mejor en el interior del país y por eso la construcción de una candidatura se piensa desde las provincias hacía en AMBA y no al revés. La razón detrás de dejar para lo último la zona de mayor población del país esconde la necesidad de tomar distancia de lo que fueron los comicios en 2021.

 

Las elecciones 2021, que marcaron el regreso de Vidal a la arena electoral, no tuvieron el desenlace que ella quería. Sin decirlo abiertamente, después del conteo de votos, la exgobernadora viró de un perfil más moderado a uno más combativo que mantiene hasta ahora. El giro halcón respondió, sobre todo después de las PASO, a una preferencia en el electorado por los discursos más duros. "Los moderados gobiernan, no ganan elecciones", repetían como mantra en la Ciudad en ese entonces.

 

Esa impronta más halconizada, muy similar a su perfil en tiempos de gobernadora bonaerense, generó el acercamiento con el expresidente de quien estaba distanciado por diferencias durante la gestión de ambos en la era Cambiemos. “Para él, hoy en día, es la que mejor representa la idea de dirigente moderno que tiene”, sostienen cerca de Macri. “De verdad cree que es la figura con mejores condiciones para el cargo”, agrega uno de los exfuncionarios bonaerenses que más tiempo pasa con Vidal. En la mesa chica de la diputada apuestan todas sus fichas a una recomposición en la relación con toda la plana de Juntos por el Cambio (JxC) pero también en su consideración dentro de la mesa nacional.

 

La intención detrás de este objetivo es buscar consolidar los apoyos internos para cuando comience el calendario electoral y así ser un factor de poder dentro de la coalición sobre todo en las definiciones de nombres. “Se aceleraron los tiempos en cuanto a la discusión electoral, pero no así el de las definiciones”, suele responder Vidal cuando le consultan hasta cuándo seguirá la danza del nombres en el PRO.