21|11|2022

¿Qué hay detrás del paro de siete días de los trabajadores de peajes de Aubasa?

21 de septiembre de 2022

21 de septiembre de 2022

El negocio del corte de pasto en la Autovía 2 y la pelea por tomar el control de la firma. El extraño pedido de aumento de tarifas de Facundo Moyano y Cañabate.

Luego de una semana de paro de los trabajadores de los peajes de la Autopista La Plata-Buenos Aires y el Sistema Vial Integrado del Atlántico (SVIA), este miércoles se levantó la medida de fuerza que afectaba a los corredores administrado por Autopistas de Buenos Aires S.A. (AUBASA) y ya se cobra peaje. Así lo confirmaron voceros de la empresa al portal 0221.com.ar, quienes indicaron que el personal tomó su tarea habitual.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La novedad se da apenas un día después del fracaso en las negociaciones para llegar a un acuerdo. Los representantes del Sindicato Único de Trabajadores de los Peajes (SUTPA) se habían reunido una vez más con las autoridades de la firma y el Ministerio de Trabajo de la Nación para tratar de destrabar la situación, pero no había sido posible. Este miércoles se solucionó.

 

La medida de fuerza había comenzado el miércoles de la semana pasada y desde ese momento estuvieron levantadas las barreras de todos los peajes de la Autopista La Plata-Buenos Aires y el SVIA, lo que generó pérdidas a la Provincia por unos 140 millones de pesos, a razón de 20 millones de pesos por día.

 

El gremio viene advirtiendo que la incorporación del sistema Telepase dejará aproximadamente a mil trabajadores sin funciones. Denuncian que desde la empresa ya les anticiparon que no los pueden reubicar, porque no hay otra tarea que puedan hacer. Además, apuntan al titular de la administración, al massista Ricardo Lissalde, a quien acusan de amenazas y acoso laboral.

 

Al frente de esta protesta estuvieron Florencia Cañabate, secretaria general de Sindicato Único de Trabajadores de Peajes y Autopistas (SUTPA), y Facundo Moyano, miembro fundador del gremio, exdiputado nacional e hijo del sindicalista camionero, Hugo Moyano.

 

Moyano había apuntado contra la Provincia tras el encuentro del último martes y, en una extraña posición para un sindicalista, había reclamado un fuerte aumento de las tarifas. “Acá está aniquilando una actividad, no solo destrozan una empresa sino también destrozan la actividad. El problema de fondo es que tienen una tarifa insignificante, porque hacen populismo barato con la tarifa”, había dicho ante la prensa al terminar el encuentro con las autoridades de la empresa y la cartera de Trabajo.

El hijo del líder camionero Hugo Moyano sostuvo que las autoridades bonaerenses “le están subsidiando las vacaciones a los porteños, cobrando dos mangos por kilómetro transitado” y reclamó una revisión de los cuadros tarifarios de los peajes en las autopistas provinciales.

 

El planteo fue tomado como algo “inédito” por algunos dirigentes, teniendo en cuenta que los usuarios de la autopista también son trabajadores. “Es como si los petroleros le reclamaran a YPF que cobre más la nafta, o que Luz y Fuerza le pidiera a EDELAP que aumente la tarifa de luz porque la cobran barato”, graficó una fuente del sector.

 

Pérdidas millonarias

Cada jornada de protesta generó una pérdida de 20 millones de pesos, el monto de recaudación diaria aproximada entre todas las cabinas de peajes que explota Aubasa. En principio, el sindicato no acató la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo. Según un informe de la radio pública bonaerense, “por la medida de fuerza, la Provincia tuvo una caída de la recaudación de casi 100 millones de pesos” en los primeros cinco días de protesta.

 

Cañabate entró como cajera en Autopistas del Oeste, en 2007, y dos años más tarde fue elegida delegada. La reeligieron durante cinco mandatos hasta que se incorporó en la comisión directiva del sindicato. A fines de 2021, asumió la conducción nacional del gremio luego de ser electa con lista única.

 

Cañabate es crítica del gobierno que encabeza Alberto Fernández. “Un gobierno peronista no se aleja del trabajador y creo que este gobierno sí está alejado del trabajador”, destacó en una entrevista con el portal Infobae.

 

Por su parte, alejado del Frente de Todos, Moyano vivió la llegada de Cañabate al frente del gremio como una victoria después de las críticas que recibió de la secretaria de Legal y Técnica Vilma Ibarra, cuando en junio de 2021 subió una foto de una discusión con pares sindicales sobre el rol de la mujer y esta le contestó que faltaban mujeres.

 

Ahora redobló la apuesta. “Hola @VilmaIbarraL así debatimos la democracia sindical y la participación de la mujer en el sindicalismo. Nos gustaría escuchar tu mirada de esto y de un gabinete de 20 ministros con solo dos mujeres”, escribió en Twitter tras la entrada en vigencia de la nueva conducción.

 

Las acciones del menor de los Moyano en el mundo gremial están en baja. Tras impulsar un proyecto de democratización y renovación sindical, sintió el frío de la intemperie política y sindical. Fueron muy pocos los dirigentes que se mostraron en sintonía con el joven dirigente.

 

La protesta tendría, en rigor, otro trasfondo: el negocio del corte de pasto en la Autovía 2, con el que se querría quedar el gremio, además de otros servicios que antes se licitaban. Más aún, tomar el control de la empresa.