22|9|2022

Planes bajo la lupa: Zabaleta convoca a intendentes y sube la tensión con el Evita

09 de agosto de 2022

09 de agosto de 2022

El viernes reunirá a la tropa del FdT y de Juntos del conurbano bonaerense. Tijeretazo a Pérsico. Territoriales se frotan las manos. Guiño de Massa a CFK.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) El próximo viernes, intendentes e intendentas del conurbano bonaerense se sentarán cara a cara con el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, para trabajar en la articulación de la auditoria a los planes Potenciar Trabajo anunciada por el superministro Sergio Massa, que comenzará a mediados de mes. En una repartición loteada donde conviven diversas tribus, los encuentros pautados son leídos como un gesto a las jefaturas territoriales que hacen crecer la tensión con el Movimiento Evita, que controla la mayor parte del reparto de la ayuda social. La organización liderada por Emilio Pérsico mira con desconfianza la movida y cree que va en línea con la intención de la vicepresidenta, Cristina Kirchner, de recortarle poder.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Según supo este medio, los encuentros se concretarán el próximo viernes en dos reuniones, una con los intendentes e intendentas de la Primera sección electoral y otra con las autoridades de distritos de la Tercera. El motivo, según manifestaron a Letra P fuentes del Ministerio de Desarrollo Social, es contarles cómo se realizará la auditoria y articular la locación y la logística de los encuentros donde representantes de universidades nacionales llevarán adelante las encuestas. Zabaleta estará acompañado por el viceministro, Gustavo Aguilera, y el titular de la Unidad Ejecutora del Programa Potenciar Trabajo, Pablo País, quien, pese a estar bajo la órbita de la Secretaría de Economía Popular que conduce Pérsico, responde al ministro.

 

El ascenso que la organización de Pérsico logró con la llegada de Alberto Fernández a la Casa Rosada, que la convirtió en su fuerza territorial en los albores de su gestión, se tradujo más temprano que tarde en una disputa con la tropa intendentista, que advirtió desde el vamos el avance de la organización en los territorios, con intenciones de plantar candidaturas incluso en distritos gobernados por el oficialismo. Con casi tres cuartos de gestión frentetodista adentro y tras la guerra de Todos contra Todos, los intendentes salieron a reclamar el manejo de los planes. La demanda la hizo pública el jefe de Gabinete bonaerense y aliado de Máximo Kirchner, Martín Insaurralde, pero también incluye a jefes comunales de la oposición, como Néstor Grindetti (Lanús).

 

“El titular del programa es Emilio (Pérsico). En las resoluciones de la auditoría no figuran los municipios, ni las provincias. No sé qué tienen que hacer los intendentes en este tema”, disparó en diálogo con Letra P un funcionario del ministerio que responde a Pérsico. Y advirtió: “De las reuniones por la Secretaría dicen que va a participar París, pero él tiene firma conjunta con Alejandro Gramajo, así que sólo no puede firmar nada”. Fuentes del Evita dicen estar tranquilos con la auditoría y por lo bajo señalan a sus adversarios: “Si en algún lugar se va a encontrar gente que no da ninguna contraprestación por el plan es en aquellas unidades de gestión que están a cargo de las intendencias”.

 

En estricto off de record, una fuente cercana a Zabaleta reconoce que la convocatoria a los intendentes e intendentas tiene, además de la articulación, un correlato político. “Es hacer un gesto a CFK y a La Cámpora, que quieren sacarle todo al Evita; así se los incluye y se gana tiempo”, afirmó a este medio. Al mismo tiempo, destaca que la intención del ministro es terminar su gestión habiendo reducido la cantidad de planes sociales: “Quiere llevarlos de 1,2 millón a 800 mil”.

 

En el Evita creen que la intención es darle más poder al intendentismo. Según la fuente que se consulte, en el entorno de Zabaleta comparten esa mirada o la descartan: “Estamos trabajando en la recopilación de información para poder ordenar los planes sociales, puede ocurrir en el proceso de ordenamiento que algunas cosas cambien, pero esta reunión no es inherente a esa cuestión”, dijo alguien cercano al ministro.

 

Explican que el objetivo de la auditoría que llevarán adelante las universidades nacionales, empezando por la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA) y la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), es recopilar información para tener un mapeo con las diversas situaciones. Reconocen que la idea de Zabaleta es disminuir la cantidad de planes en función del crecimiento en la generación de empleo. Advierten, no obstante, la complejidad de dar de baja un plan. Citan como ejemplo que, a veces, no es la persona la que no quiere dar la contraprestación por la ayuda que recibe, sino que la unidad de gestión de la que forma parte no la convoca; en ese caso, quitar el beneficio sería injusto.

 

Hace tiempo que Desarrollo Social trabaja en el ordenamiento de los planes; en diciembre de 2021 fue habilitado el pase de unidad de gestión y comenzaron a tomarse denuncias. A mediados de julio se firmaron convenios para que las universidades auditen los planes. La iniciativa recobró fuerza con la llegada de Massa al Gabinete, que incluyó el tema en su primera tanda de anuncios.

 

“Eso estuvo buenísimo porque nos refuerza la política”, dicen cerca de Zabaleta.  El gesto de Massa tampoco había caído del todo bien en las tropas del Evita, que vio también en ese caso un guiño del titular de Economía a la vicepresidenta. En aquel momento que “quien no cumpla” con los requisitos y compromisos que impone cada programa “recibirá la suspensión del plan”.

 

Las auditorías podrían ponerse en marcha a fines de este mes. Serán encuentros que se llevarán adelante en predios municipales, provinciales o entidades, adonde se convocará a beneficiarios del plan a través de la App Mi Argentina, entre otras herramientas de comunicación. Hasta allí deberán concurrir para ser encuestados por estudiantes universitarios, quienes completarán un formulario web en tiempo real con una treintena de preguntas que recogerá información sociodemográfica de cada persona y datos sobre las actividades que realiza dentro y fuera del programa. Se les preguntará sobre su situación habitacional y socioeducativa y sobre la unidad de gestión a la que reportan.